SD Huesca

COLABORACIÓN

Está en nuestra mano

Está en nuestra mano
Está en nuestra mano
P.S.

HUESCA.- Como bien dijo Pacheta en rueda de prensa, parafraseando a José Antonio Camacho, "cuando no puedas ganar, empata". Este sábado en El Alcoraz vimos a la S.D. Huesca más consistente de todo lo que llevamos de temporada. Se dejó la portería a 0 después de 6 partidos encajando y el equipo mostró por fin la solidez que necesita un equipo recién ascendido y que tiene como único objetivo la permanencia.

Este Huesca empieza a parecerse a lo que Pacheta quiere: un equipo capaz de disputarle el balón a cualquiera, pero con la capacidad de sufrir cuando no lo tiene, tal y como se demostró el sábado contra todo un equipazo como es el Villarreal. Porque puede parecer fácil cerrarle la puerta a un equipo como el Submarino Amarillo, pero hasta esta jornada sólo lo habían hecho el Barça, el Atlético de Simeone, el Cádiz de Cervera, el Elche y el Sevilla; algo que explica esa dificultad a la que me refiero.

El problema es que este Huesca está inmerso en una contrarreloj en la que todo lo que no sea ganar es un paso atrás en lo que a conseguir la permanencia se refiere. Y aquí viene el otro análisis, el de Unai Emery, que dijo: "Los empates suman cuando van acompañados de victoria". Y es por ello por lo que el partido del próximo viernes contra el Valladolid es una final en la que la victoria es el único resultado válido. Más aún sabiendo que el Real Madrid y el Sevilla son los próximos enfrentamientos.

Si queremos ganar en Pucela habrá que poner fin a los 366 minutos que llevamos sin hacer un gol (desde que Seoane marcara el 2-1 en la derrota de Balaídos), lo que demuestra que la carencia de gol es la gran asignatura pendiente.

Hubo un tramo de competición en que la falta de acierto era el problema. Pero, desde hace unas jornadas, a ello se le ha sumado la dificultad que tiene el equipo para generar. Y aquí es donde Pacheta y su cuerpo técnico tendrán que incidir esta semana para que en Zorrilla veamos a un Huesca diferente de mitad del campo para adelante. Porque si algo se puede mejorar desde la llegada del nuevo técnico es la poca presencia en área contraria. Todo sería más fácil con algún refuerzo que mitigara estas carencias que tiene el equipo, pero da la sensación que no habrá muchos movimientos de aquí al cierre de mercado.

El tiempo corre en nuestra contra, pero el próximo viernes está en nuestra mano meter todavía el miedo a más de uno en el cuerpo.

Etiquetas