SD Huesca

OPINIÓN

Que nos esperen, que se preparen

Que nos esperen, que se preparen
Que nos esperen, que se preparen
LOF

Así terminó Pacheta una de sus frases el día de su presentación. Un mensaje directo para los equipos que nos podían dar por descendidos, y un mensaje indirecto para los aficionados que ya lo hacían. Pero este viernes, de forma tajante, dejó claro que no lo dijo sólo por convencernos, sino que tiene la convicción de que la S.D. Huesca luchará por la permanencia hasta el último día.

Este viernes el Huesca de Pacheta dio un paso más. Siguió adaptando su propuesta a los jugadores que tiene, algo coherente pero tan difícil de ver muchas veces en según qué técnicos.

Mantuvo la defensa de 5 con los 3 centrales y los 2 carrileros, pero el dibujo cambió. Reforzó el centro del campo con Mikel Rico, dejando todo el protagonismo en banda tanto a Galán como a Maffeo. Por fin vimos a Okazaki y Rafa Mir en un mismo once, y evidenciaron que juntos son mejores; el murciano hace mejor al japonés y, sobre todo, Okazaki hace mejor a Rafa Mir.

Éste volvió cuando más lo necesitaba el equipo. En casa de Ronaldo -ahora presidente del Valladolid y quizás el mejor "9" de la historia-, le hizo el mejor homenaje posible marcando de todas las maneras: de cabeza tras centro lateral, definiendo tras bajar un balón del cielo y conducirlo hasta la red y con un último tanto que podría haber firmado el mismísimo Ronaldo, después de un golpeo perfecto pegado al palo (una maravilla). Sin duda, la permanencia pasa por Mir y porque mantenga este nivel de aquí al final. Si lo mantiene, que no es fácil, estoy seguro que no estará muy lejos de alguna de las listas de Luis Enrique. Aunque eso son palabras mayores.

Así que aunque pueda parecer que vimos un Huesca similar al de la pasada jornada ante el Villarreal, la realidad es que cambiaron tantos matices que vimos otro equipo distinto. Y eso es lo bueno, que el Huesca de Pacheta sigue evolucionando para llegar a encontrar su mejor versión.

Por ejemplo, el viernes tuvimos mucha presencia en área contraria; robamos mucho más que contra el Villarreal; esos robos casi siempre se daban en campo contrario, cerca de la portería rival, donde de verdad hacen daño; y encontramos con facilidad a nuestros carrileros, claves en la victoria.

Es cierto que el Valladolid no está pasando por su mejor momento -2 puntos de 12 posibles y 11 goles en contra en sus últimos 4 partidos-, pero la realidad es que vimos a un Huesca superior de principio a fin, superando a su rival en todas las facetas del juego. Y eso, en Primera, ya sabemos lo difícil que es.

Y ahora llega el Madrid, el mejor visitante de la liga. Pero ya no es momento de mirar a quién tienes enfrente, sino de ganar venga quien venga. El Alcoraz tiene que empezar a ser un fortín porque, hasta el día de hoy, hemos obtenido los mismos puntos en casa que fuera. Y para aspirar a la salvación una de las claves será hacernos fuertes en nuestro feudo.

El sábado, el Madrid. Que nos esperen, que se preparen.

Etiquetas