SD Huesca

OPINIÓN

Luis Costa: "Pacheta no encontró en el banquillo las herramientas necesarias"

El sábado se dejó pasar "una oportunidad histórica" ante el Real Madrid

Luis Costa: "Pacheta no encontró en el banquillo las herramientas necesarias"
Luis Costa: "Pacheta no encontró en el banquillo las herramientas necesarias"
P.S.

HUESCA.- Sigo con la sensación de que el sábado se dejó escapar una oportunidad histórica para hincarle el diente a todo un Real Madrid, seguir sumando puntos y confianza en esta contrarreloj hacia la permanencia y reafirmar ese crecimiento ya no solo en sensaciones, sino también en números del equipo de Pacheta.

Los de Chamartín aterrizaron en Huesca con bajas importantes y con un Zidane más cuestionado que nunca. Y es que, esta temporada, los blancos han perdido con equipos como el Cádiz, Alavés o Levante (todos en Valdebebas), empatado con Osasuna o Elche (como visitantes) e incluso perdido en Copa del Rey contra un Alcoyano que terminó con tan sólo 10 jugadores sobre el césped.

Pacheta repitió el once que nos maravilló en Valladolid. Y con él supimos sufrir en la primera mitad, hacer daño en el inicio de la segunda con dos palos -Mir y Mikel Rico- e incluso adelantarnos con un golazo de Javi Galán en el minuto 48. Pero, ¿qué pasó después?

Lo fácil sería decir que el balón parado nos condenó. Encajamos los goles en dos jugadas evitables: la primera porque nunca puede acabar dentro un balón caído del cielo y rematado dentro del área pequeña; y la segunda, en una falta lateral en la que Siovas, hasta entonces inmaculado, rompía el fuera de juego primero y se olvidó de su marca después. Pero, reitero, aunque estas jugadas de estrategia culminaron la remontada, lo cierto es que el Real Madrid estuvo por darle la vuelta antes.

Y lo que nos llevó a ello fue que Pacheta no encontró en el banquillo las herramientas necesarias para dotar a los suyos de oxígeno y de nuevos argumentos para defender el resultado. El equipo, y sobre todo el centro del campo, pedía a gritos los cambios. Unos cambios que le obligaron a modificar el dibujo y también el partido, que pasó a ser de ida y vuelta. Y cuando esto sucede contra equipos de la talla del Real Madrid, ya sabéis cómo suele terminar la historia.

Así que, inevitablemente, Pacheta tuvo que jugar a un juego que no nos beneficiaba. Sin embargo, creo que si en el banquillo hubiera tenido ese mediocentro defensivo tan reclamado en los últimos mercados, el resultado hubiera sido otro. Puede que el partido hubiera seguido el plan previsto y, quizás, hubiéramos seguido muy cerca de los puestos que dan la permanencia. Pero eso ya nunca lo sabremos.

Ahora lo que toca es recuperar a los mayores efectivos posibles para ir al Sánchez Pizjuán. Y no pensar en otra cosa que no sea puntuar ante un Sevilla que vendrá de una guerra el miércoles en Copa. Aunque, para guerra, y más dura si cabe, la que tienen que encontrarse el sábado en Liga.

Etiquetas