SD Huesca

La flauta de los pitufos

Mir Huesca
Rafa Mir, en un centro ante la defensa del Barcelona.
LALIGA

CUANDO la flauta de los seis pitufos ideada por el dibujante belga Peyo sonaba, se ponían en marcha los pequeños seres extraordinarios, capaces de apañárselas para evitar las perfidias de Gargamel. Cuando el Barcelona funciona bien con sus pequeñitos, la aldea del Camp Nou se convierte en un espacio mágico en el que los contrarios son sometidos por el ingenio para extraer los mejores rendimientos.

Particularmente, no me gustó la alineación. Por su dinamismo, considero innegociable a Seoane, como quedó demostrado tras su salida al campo. No implica que no haya de jugar Doumbia, en ausencia de Mosquera un referente por su potencia y su presencia en el eje del campo. También atisbo compañeros para Rafa Mir más idóneos que el voluntarioso Escriche, al que no se le puede reprobar nada en cuanto a entrega.

Pero, establecidas estas premisas, cuando Messi se desenvuelve como en el primer gol y Griezmann en el segundo, con un “arañicidio” en la escuadra derecha de Álvaro Fernández, la réplica se centra si acaso en una mayor o menor intensidad de la defensa, que en el caso del tercer tanto -el primero de Mingueza con la elástica blaugrana- se antoja otro error grosero del tenor de los del Celta. Primera acción fructífera del Barcelona a balón parado en toda la temporada, con los centrales del Huesca apoltronados en el sofá mientras el defensa saltaba.

No mereció semejante castigo el Huesca ayer en el Camp Nou, donde perdió por la mitad de hace dos años, flaco consuelo. Tuvo sus opciones como la de Rafa Mir que sacó pecho en vez de poner cabeza a puerta vacía, y posteriormente quiso un escorzo con los pies cuando una planchita le hubiera servido para bigolear a Ter Stegen, que no es algo al alcance de cualquiera.

Superado el trámite del campo culé -¡ojo, para que te marque el Barcelona 4-1 hay que jugar en Camp Barça, esto es, en Primera!-, ahora queda recibir al Osasuna. Sarasate no tocaba la flauta, sino el violín, así que corresponde desbaratar la composición de Arrasate, concentración defensiva y acierto atacante. Todo es posible.

Etiquetas