SD Huesca

fútbol

El Huesca, en busca del equilibrio

Ante el Osasuna, recuperó la solidez defensiva pero le costó generar ocasiones de gol

sd Huesca- 0 Osasuna 0 20 - 3 - 21 foto pablo segura[[[DDA FOTOGRAFOS]]]
El Huesca volvió a dejar la portería a cero siete jornadas después.
Pablo Segura

El Huesca recuperó el pasado sábado ante Osasuna la solidez defensiva que había perdido en las jornadas anteriores pero, por el contrario, no tuvo esa mordiente mostrada en esos encuentros precedentes. El objetivo de Pacheta de cara al momento de la verdad, es decir, a las diez últimas jornadas de liga, debe ser encontrar un equilibrio para que su equipo sea capaz de generar peligro contra la meta rival y a su vez evitar que los contrincantes supongan una amenaza a la suya.

Contra los rojillos, el conjunto oscense dejó la portería a cero tras siete jornadas encajando. Es la quinta ocasión en la que los azulgranas se quedan sin recibir un gol, después de conseguirlo ante Elche, Atlético de Madrid, Deportivo Alavés y Villarreal. Sin embargo, aunque es cierto que el Huesca tuvo las oportunidades más claras, disparó tres veces entre los tres palos y solo en una de ellas tuvo que intervenir con algo de apuros Juan Pérez.

Las sensaciones que dejó el equipo en ataque fueron muy diferentes respecto a los duelos con Celta y Barcelona, en los que siempre daba impresión de peligro en sus acercamientos al área. De hecho, frente a los celestes, el Huesca fue más productivo que nunca desde la llegada de Pacheta: diecinueve tiros, siete de ellos a puerta. Pero en estos dos partidos, el conjunto oscense encajó cuatro goles en cada uno y fue víctima de más ocasiones.

El partido en el que se tienen que fijar los azulgranas es el de Valladolid. En Pucela, los efectivos comandados por Pacheta hicieron uno de sus partidos más completos para lograr su segundo triunfo de la temporada en liga (1-3). Rafa Mir materializó un triplete y el Huesca pudo haber marcado algún tanto más. No fue por ocasiones claras y en defensa se aplicó bien el equipo, que no concedió mucha opción a su rival y sólo encajó en el tiempo añadido. Fue el día en el que Pacheta encontró ese equilibrio perfecto.

El Huesca venía de dos choques, los dos primeros del burgalés en el banquillo, en los que se había mostrado como un bloque sólido a la hora de defender, tanto con Getafe como, sobre todo, con el Villarreal. Sin embargo, esos días no había sido capaz de hacer sudar a las zagas contrincantes.

En partidos así, el Huesca ha estado lejos de perder, pero también de ganar. Y cuando ha buscado mucho más la portería contraria pero no ha estado tan seguro atrás, tampoco ha obtenido buenos resultados. La excepción está en el duelo con el Granada, uno de los días que más desatado se vio al Huesca en ataque y se llevó los tres puntos.

La versión sólida la recuperó el equipo en su visita al Eibar. Solo hizo un tiro entre los tres palos, pero estuvo a punto de valer la victoria, ya que Sandro no falló. Sin embargo, en un choque en el que los azulgranas habían sufrido ante la intensidad rival aunque no habían concedido apenas ocasiones, el encuentro estuvo a punto de irse: los armeros empataron dos minutos después, en el 83, y poco después Álvaro evitó la derrota oscense. Ahí sí estuvieron cerca los tres puntos y también el cero en el casillero. Lo bueno es que el Huesca tiene dos semanas para prepararse, tanto táctica como mentalmente, para la fase decisiva de liga. l

Etiquetas