SD Huesca

JORNADA 34

El Huesca, más vivo que nunca

La prestigiosa victoria ante la Real Sociedad llegó con el mejor partido de la temporada

Los jugadores del Huesca celebran el gol de la victoria ante la Real Sociedad.
Los jugadores del Huesca celebran el gol de la victoria ante la Real Sociedad.
Pablo Segura

Este Huesca está más vivo que nunca. La victoria frente a la Real Sociedad ha vuelto a ilusionar a todos los oscenses, después de que su equipo completara su mejor partido de la temporada. Así lo aseguraron tras el choque Pacheta y Álvaro Fernández, aunque a buen seguro no serán los únicos que lo piensen.

El técnico burgalés matizó que es el mejor encuentro del conjunto azulgrana desde su llegada, pero el portero fue más allá y lo calificó como el mejor de todo el curso. Y es que delante estaba el quinto clasificado, campeón de la Copa del Rey del 2020 hace unas semanas y con un plantel repleto de jugadores internacionales.

Ante un rival así, el Huesca fue mejor en la primera parte, con una muy buena presión que permitió recuperar diez balones en campo contrario en esos 45 minutos, en los que tuvieron siete remates, dos de ellos a portería, por tan solo los tres del equipo txuri urdin, dos entre palos.

El equipo local consiguió anular a futbolistas como Mikel Oyarzabal o Aleksander Isak, que en la única que tuvo obligó a Álvaro a sacar una buena mano. Y es que cuerpo técnico y plantilla siguen creyendo en la permanencia. Pacheta siempre ha insistido en que el Huesca va a luchar hasta el final y que lo importante era estar fuera del descenso el 23 de mayo, después de la última jornada.

Quedan 12 puntos en juego y el conjunto oscense podría tener la ‘suerte’ de enfrentarse a contrincantes con poco o nada en juego. De los dos siguientes rivales, el Cádiz tiene una buena renta respecto al descenso y el Athletic está virtualmente salvado y lejos de posiciones europeas.

Dos puntos ganados con un gol en la recta final

Y, por primera vez esta temporada, el Huesca anotó un gol en los minutos finales que supuso puntos. El gol de Sandro (o Aritz Elustondo en propia puerta, que fue lo que apuntó Mateu Lahoz en el acta arbitral) es el segundo más tardío en todo el curso del cuadro oscense. Fue en el minuto 87, mientras que Rafa Mir hizo en el 88, de penalti, el 3-1 contra el Elche en El Alcoraz, cuando, por lo tanto, los de Pacheta ya estaban por delante.

Otros goles en la recta final fueron los de Shinji Okazaki en Granada para el 1-3 (minuto 82 y el partido acabó 3-3), el de Jaime Seoane en Vigo (minuto 83, aunque el Huesca perdía 2-1 con esa diana) o del propio Sandro en Éibar (en el 81, pero luego los armeros empataron).

Por una vez, fue el Huesca el que arañó algo, en esta ocasión dos puntos que son de oro, con un gol en los últimos compases de un encuentro. Y es que los azulgranas han encajado doce goles más tarde del minuto 80 esta campaña y unos cuantos han costado puntos. Especialmente dolorosos fueron los dos recibidos en Granada, obras de Jorge Molina (minuto 88) y Germán Sánchez (90), que igualaron un 1-3 en contra. También marcó dos el Athletic en Bilbao: Kenan Kodro de penalti (86) y Unai Núñez (91) para ganar 2-0.

El Huesca vio volar un empate en El Alcoraz contra el Madrid con el 2-1 de Raphael Varane en el 84 y una victoria en Ipurúa ante el Eibar con el 1-1 de Pape Diop en el 83, dos después del 0-1 de Sandro. Y el más reciente, el de Rodrigo Battaglia en Vitoria que le dio el triunfo al Alavés (1-0, minuto 85) en la primera de las tres derrotas consecutivas que sufrieron los azulgranas antes de su victoria de este sábado.

Etiquetas