SD Huesca

JORNADA 35

El Huesca vuela a Cádiz a por puntos salvadores

El equipo azulgrana peleará por una victoria necesaria para no perder comba y mantener intactas sus posibilidades de permanencia

La expedición del Huesca viajó ayer a Cádiz vía aérea desde el aeropuerto Huesca-Pirineos.
La expedición del Huesca viajó este viernes a Cádiz vía aérea desde el aeropuerto Huesca-Pirineos.
SDH

La visita del Huesca al Ramón de Carranza se presenta como una buena oportunidad para dar otro paso al frente en la lucha por la permanencia. Con un Cádiz ya salvado y que tradicionalmente se le ha hecho “antipático” al conjunto oscense, el reto es volver a sumar de tres con el impulso que supuso la victoria ante la Real Sociedad el pasado fin de semana.

No hay motivos para pensar en grandes novedades en la formación azulgrana. Con las bajas de Pulido y Seoane por sanción y de Pablo Insua por lesión, las miradas estarán puestas en la composición de la defensa.

Para ello, y si nos atenemos a las posiciones naturales, cabe pensar en el trío formado por Vavro, Siovas y Gastón Silva para ocupar esas tres posiciones de la línea de retaguardia. Aunque las dudas pueden aparecer por ser Siovas y Gastón Silva del mismo perfil como centrales zurdos. Si el técnico decide prescindir de uno de ellos (Gastón Silva), tendría que acoplar a esa posición en el centro de la zaga a algún centrocampista (Mosquera o Doumbia). Por no pensar en un cambio de sistema, con cuatro defensas, lo cual dejaría a Vavro y Siovas en el centro y quedarían en los laterales Maffeo y Javi Galán.

El resto del equipo no apunta a variantes. Mosquera volverá a la titularidad, lo más normal es que Mikel Rico se mantenga, lo mismo que Ferreiro, Sandro y Rafa Mir.

Ganar y contemplar que los tres puntos le permitan salir del descenso o al menos no perder comba en ese objetivo cuando el calendario se estrecha y quedan cuatro jornadas para zanjar la temporada.

El ánimo de los azulgranas se ha visto fortalecido por el valioso y meritorio triunfo sobre la Real Sociedad que han devuelto de lleno a la pelea por la salvación a los oscenses.

El Cádiz, lo mismo que el Getafe, y con estilos muy parejos, es ese tipo de equipos que tradicionalmente se le han atragantado a los azulgranas. En el Ramón de Carranza el Huesca no ha pasado de los empates (dos) y cuando ha perdido lo ha hecho por la mínima.

Que no se adelante el conjunto de Álvaro Cervera se antoja como una de las claves. El Huesca ya sabe que va a encontrarse con un rival al que le gusta “esperar” y dejarse dominar. Vive de su trabajo defensivo y de su letalidad en las transiciones. Pacheta lo ve, y así lo dijo este viernes, como el mejor especialista de la liga en el contragolpe. O, lo que viene a ser lo mismo, en vivir del error del contrario para darle un zarpazo.

Y otra cuestión es ver con qué Cádiz se encuentra el Huesca. Si un rival relajado, que viene de celebrar la permanencia, o un equipo que precisamente por esa liberación está más suelto y con ganas de dar disgustos y mostrar un buen nivel competitivo.

Los gaditanos, que llevan dos encuentros sin ganar en casa (0-0 ante el Celta y 0-3 contra el Real Madrid), han sumado cuatro puntos de los seis últimos en dos salidas consecutivas (1-1 en Valladolid y 0-1 en Granada), lo que les ha dado ese amplio margen y la salvación.

En el Cádiz causan baja el defensa Juan Cala, que va a ser operado de una lesión en la rodilla, y los centrocampistas Álex Fernández y Salvi, lesionados, aunque Cervera recupera para el lateral izquierdo al uruguayo Luis Alfonso Espino.

Etiquetas