SD Huesca

ENTRENADOR

La libreta de Nacho Ambriz

El técnico del Huesca tiene tres premisas para sus equipos: orden, intensidad y posesión

Nacho Ambriz se estrenará este curso como primer entrenador en Europa.
Nacho Ambriz se estrenará este curso como primer entrenador en Europa.
Efe

“El orden, la intensidad y la posesión”. Son los tres aspectos “vitales” que quiere Nacho Ambriz para sus equipos. Así lo declaraba en una entrevista que concedió a Libertad Digital el pasado mes de febrero, en la que habla, y mucho, sobre cómo le gusta que sean sus equipos y sobre cómo trabaja.

El “sello” Ambriz se tiene que notar, comenta el nuevo entrenador del Huesca, en que el conjunto sea “ordenado, que juegue con la intensidad con la que entrena y también con esa movilidad y posesión” que él demanda. De hecho, afirma que si deben “hacer 100 pases para hacer un gol”, lo harán.

El mexicano manifestaba asimismo que su sistema de juego favorito es el 4-2-3-1, “que luego se puede modificar rápidamente”. De hecho, en la entrevista indicaba que, cuando su equipo tiene la pelota, pasa a un 3-4-2-1, que hace que sean “más profundos adelantando a los laterales y cerrando en defensa con tres”, lo cual les permite encerrar al rival en su campo.

El técnico lo tiene claro cuando tiene que preparar un encuentro. “Nos centramos más en nosotros mismos. Busco fomentar nuestras cualidades. Es cierto que al jugador le explicamos cómo queremos jugar en función también de los rivales, pero nos centramos más en nosotros”. No obstante, también se habla del rival en “un informe explicativo” que entrega a los jugadores sobre todo el trabajo de la semana para que entiendan por qué el cuerpo técnico ha hecho unos ejercicios u otros durante la semana.

Dinámica de la semana

Otro aspecto que revelaba en esa entrevista Ambriz es la rutina semanal de entrenamientos. El mexicano explicaba que da descanso a sus futbolistas el día siguiente del partido. En caso de haber jugado el sábado, el equipo retoma el trabajo el lunes, “con trabajo de regeneración con el preparador físico” y con “algún juego con más intensidad de un área a la otra”. Mientras, el cuerpo técnico se reúne para definir cómo quiere que el equipo juegue el siguiente choque.

El martes toca fuerza y “espacios reducidos con contenido táctico y técnico” y miércoles y jueves mantiene “la misma dinámica, sobre todo con espacios reducidos”, algo que aprendió en Europa. El viernes hay “más fútbol” y el sábado, táctica y rondos.

Su relación con su segundo entrenador, por un lado, y con los medios, por otro, son dos temas que también trata en la entrevista. Sobre su ayudante, manifestaba que su experiencia le dice “que hay que confiar y delegar”. “He aprendido a ver que desde fuera muchas veces se ven mejor las cosas. Además creo que es muy positivo que la gente que tienes cerca y que te acompaña siempre pueda ir creciendo junto a ti. En mi caso me gusta que sean activos, que participen y que estén muy implicados en los ejercicios diarios y, cómo no, dentro de la cancha”. Y en cuanto a los medios de comunicación, aseguraba que no es “un tipo que hable mucho”. Sí lo hace en rueda de prensa, que son momentos en los que “sí hay una buena relación”. Lo que tiene claro es que siempre intenta “ser tranquilo y cauteloso” durante las comparecencias.

Ambriz también señalaba que cada vez hay menos delanteros centro y extremos, lo cual lleva a que los equipos busquen “poblar más el centro del campo para tener superioridad ahí” y, además, en las bandas ahora juegan volantes, la mayoría a pierna cambiada, explicaba el mexicano. 

Etiquetas