SD Huesca

FÚTBOL / SD HUESCA

José Luis Toa cierra su cuarta etapa en el Huesca con “orgullo y gratitud”

El club le ha comunicado que no cuenta con él para la próxima campaña

José Luis Toa ha puesto fin a su quinta etapa en el Huesca después de tres ascensos del B y el descenso del juvenil.
José Luis Toa ha puesto fin a su quinta etapa en el Huesca después de tres ascensos del B y el descenso del juvenil.
Pablo Segura

Ha sido, es y será siempre del Huesca. Es el inconfundible ADN azulgrana de José Luis Toa, el laluecino que ha cerrado hace unas semanas su cuarta etapa en el club azulgrana tras comunicarle el club que no contaba con sus servicios para la próxima temporada. En el recuerdo reciente, la puesta en marcha del filial, Huesca B, con el que encadenó los tres primeros ascensos desde Segunda Regional a Tercera División, y el último curso con el descenso in extremis del División de Honor Juvenil.

De ideas claras, de talento y gol en su época de futbolista y de carácter como entrenador, siempre honesto, Toa no regatea la pregunta si su adiós es con ira o sin ira. “Sin ira siempre. Nunca me voy a ir del Huesca con ira. He estado en el Huesca en cuatro etapas, me siento tremendamente orgulloso de haber defendido este escudo, tanto como de jugador como en las categorías inferiores aproximadamente durante 370 partidos. Al Huesca siempre le estaré agradecido. Por encima de las decisiones que hayan tomado las directivas en estas etapas, está la afición y los socios. Orgulloso y satisfecho de haber disfrutado en esta última etapa y conseguir lo que se ha conseguido, de que un filial que partió de cero esté en la posición en la que se encuentra y en una liga casi profesional como es la Segunda B”, afirma.

“Estoy tremendamente orgulloso de haber defendido este escudo como jugador y entrenador durante 370 partidos”.

Por su recorrido azulgrana, y como buen conocedor de la casa, quiere recalcar “como ex jugador, ex trabajador del club, como aficionado y con el sentimiento que tengo por el Huesca, estoy muy agradecido con dos personas como son Petón y Lasaosa porque han sido los artífices de que este club esté en una situación que hace quince años no la hubiéramos pensado nadie. Son las dos personas que han hecho posible que estemos disfrutando del fútbol profesional, que era algo impensable”.

¿Razones para su desvinculación? “Me dijeron que no continuaba, sin ningún motivo en concreto. Supongo que será porque no se ha conseguido el objetivo de la permanencia en la División de Honor Juvenil. Pero en ese sentido pienso que la memoria es un poco corta. Porque se han conseguido otras cosas desde un inicio difícil. Cuando se creó el Huesca B, los dos primeros años fueron muy duros para conseguir jugadores, porque era muy difícil que vinieran a Segunda Regional, luego en Primera Regional fue un poco más llevadero, y me gustaría recalcar mi agradecimiento a todos los futbolistas que aceptaron venir, y una vez en Preferente fue diferente porque se aportaron jugadores del Almudévar que nos hicieron ser un equipo tremendamente competitivo. Pero los dos primeros años fueron muy duros y tal vez eso se ha valorado poco”.

Se desprende de sus palabras que ese descenso del equipo juvenil le ha pasado factura o ha sido la puntilla y asume su responsabilidad. “No me voy a esconder nunca y me voy a sentir responsable porque sé la función del entrenador. Puedo entender que digan que a lo mejor no se le ha sacado rendimiento a la plantilla. Pero había dos o tres condiciones que no se han cumplido. Principalmente la de poder entrenar en un campo completo un día a la semana”.

“Como ex jugador, ex trabajador y aficionado, hay que estar agradecido a Petón y Lasaosa por haber llevado al Huesca al fútbol profesional”

Admite que cuando le propusieron coger el equipo juvenil se mostró un tanto reacio. “Me hubiese gustado seguir con el proyecto que se hizo del Huesca B. Cuando me dijeron que tenía que coger el División de Honor, al principio me sentí un poco reacio pero luego la ilusión fue tremenda porque era la posibilidad de volver a trabajar con gente joven. Me dijeron que era la joya de la corona y, sobre todo, que si necesitaba algo que lo pidiera. Pedí dos cosas, poder entrenar al menos un día en campo completo y cuando en septiembre vimos la confección de la plantilla, un delantero. Y eso a lo largo de la temporada no se ha cumplido. La pretemporada sí que la pudimos hacer en campo completo y a lo largo de la temporada habremos hecho 12 o 15 entrenamientos. Ha sido un déficit muy grande para poder conseguir objetivos. Competir en la máxima categoría nacional juvenil y no poder trabajar así te limita. No lo digo como excusa sino como una realidad por no poder preparar lo que queremos hacer el domingo y hacer muy buenos futbolistas para fútbol siete. Me ha dolido porque en todo el año no se ha solucionado. Ni el tema del campo ni fichar a un delantero. De los 20 equipos, fuimos el cuarto menos goleado, pero también el que menos ha marcado. Es complicado, y también se puede sacar más rendimiento a los jugadores, pero el gol no es lo más fácil de entrenar”.

En su reflexión de despedida, “lo único que puedo decir es que he intentado hacerlo lo mejor posible en los cuatro años que he estado. Por supuesto, habré cometido errores y ahora lo único que les deseo es que esta cantera de sus frutos de una vez por todas. Llevamos muchos años sin sacar jugadores de Huesca y de la provincia para el Huesca. Me cuesta entender y me niego a creer que en Huesca y la provincia no hayamos sido capaces en todos estos años de sacar un jugador para el Huesca. Con el rumbo que va a tomar esto, con las posibilidades que va dar la base del fútbol aragonés, se puedan conseguir esos objetivos”.

“Después del segundo ascenso hubo una persona que me dijo que si hubiera sido por él, no continuaría en el club. Eso sí que me dolió”

El comienzo de esta última etapa fue bueno pero poco a poco observó que se perdía la confianza. “Confianza la vi al principio cuando me trasladaron la posibilidad de coger el Huesca B, fue Agustín Lasaosa el que me llamó, para ver si quería iniciar este proyecto. Y lo cogí tremendamente ilusionado. A partir del segundo año, con el segundo ascenso, hubo una persona que me dijo que por él no continuaría. Se había hecho un buen trabajo y conseguido objetivos importantes, y en ese momento sí que me sentí dolido. Seguí un año más y se volvió a lograr otro ascenso, pero sabía que a la mínima que no se cumplieran objetivos esa persona iba a hacer lo posible para que no continuara en el club”.

Toa alude a la figura de Ramón Tejada, secretario técnico del club. “Yo creo que es injusto que cuando se están cumpliendo los objetivos haya un secretario técnico (y hablo del fútbol base, no del primer equipo, del que no entro ni salgo) que se quiera colgar las medallas... Que te ponga trabas cuando se consiguen objetivos, con tres ascensos consecutivos y creo que de buena manera y trabajando mucho en la confección de las plantillas con jugadores de aquí, sin aportar ningún futbolista de fuera.. Que te cuestione alguien que no ha aportado a ningún jugador de fuera, que para eso están los secretarios técnicos, para confeccionar y mejorar las plantillas... Y aquí los tres primeros años se ha hecho todo con jugadores de la zona, de Huesca y provincia. Que se quieran colgar medallas cuando las cosas van bien y cuando salen un poco peor el responsable sea el entrenador, eso no es lo más justo y duele”.

No sabe si el futuro le dará una quinta etapa en el club. “Siempre que me ha llamado la SD Huesca he estado dispuesto a trabajar en ella. La SD Huesca es mi equipo, el que más me ha llenado y le estoy tremendamente agradecido por el cariño que siempre he sentido por su afición y sus socios y por el escudo al que representa”.

Etiquetas