SD Huesca

JUDO

Raúl Clemente, ilusionado con las opciones de Sergio Ibáñez en judo

El binefarense ha preparado al zaragozano para los Juegos Paralímpicos de Tokio

Raúl Clemente, a la derecha, con los representantes aragoneses, con Ibánez segundo por la izquierda.
Raúl Clemente, a la derecha, con los representantes aragoneses, con Ibánez segundo por la izquierda.
FAJYDA

El binefarense Raúl Clemente, director deportivo de la Federación Aragonesa de Judo, ha estado trabajando en Madrid durante las últimas semanas con el judoca zaragozano Sergio Ibáñez, que va a competir en los Juegos Paralímpicos con opciones incluso de colgarse una medalla.

“Tal y como es la normativa de los juegos, y lo que marcaba el Comité Paralímpico Español, teníamos que concentrarnos en una burbuja o en un CAR o en un Centro de Tecnificación quince días antes de viajar a Japón, y hemos estado entrenando en Madrid. Ha servido como una puesta a punto más específica y hemos trabajado la táctica, la técnica y también lo psicológico. Se trataba de afinar”.

Clemente señalaba que Ibáñez llega a la cita paralímpica en su mejor momento tras estas semanas de trabajo. “Ahora es cuando mejor le he visto, fuerte, motivado, cometiendo pocos errores. Está claro que una vez en competición influye mucho el sorteo y si tienes un mal combate en una eliminatoria te puedes quedar fuera. Pero está entre los cuatro o cinco favoritos. Esperemos que tenga un buen día y le salga una buena competición. Hay posibilidades de medalla”.

Ibáñez compite con el Judo Zaragoza y participará en la categoría de -66 kilos. Tiene 22 años y una discapacidad visual, la única adaptación en la disciplina del judo que compite en los Paralímpicos.

El técnico se mostraba muy satisfecho del trabajo realizado. “Estoy contento de formar parte de su evolución, siendo una pieza clave, que le da confianza. Hemos compartido todo el proceso de clasificación y está muy ilusionado”. La pena, que no le podrá acompañar porque no formará parte del cuerpo técnico del equipo español. “No pasa nada, pero está claro que me da pena. Tengo confianza plena en el cuerpo técnico que viaja y estoy seguro de que lo que haga no cambiaría si estuviera yo en Tokio”.

El proceso para llegar a los juegos no ha sido fácil. “Hay un circuito internacional de pruebas, la Copa del Mundo, y según vas puntuando subes o bajas puestos en el ranking mundial. Al final entran los doce mejores, más o menos, y se tienen en cuenta las puntuaciones de los dos últimos años. No es fácil y hay que trabajárselo mucho. Sergio ha sido segundo del Mundial, tercero del Europeo, y ha subido a muchos podios en Copas del Mundo. La prueba definitiva fue en Inglaterra hace pocas semanas, y ahí fue segundo y confirmó su plaza. Lo tenía casi seguro antes de la pandemia, pero luego cambió todo y ha tenido que seguir trabajando un año más para conseguir ese billete”.

Precisamente la covid trastocó toda la preparación, pero por suerte al final el objetivo se ha logrado. “Al principio fue un descontrol, porque ya teníamos las fechas para viajar a Tokio y hubo que cambiar todo. Pero nos pudimos recuperar”.

Sobre el trabajo en Madrid, elogios. “En Madrid trabajar ha sido muy fácil, hemos podido entrenar más, y la burbuja en ciertos momentos ha sido dura de llevar porque estábamos encerrados y los contactos eran mínimos. Las medidas han sido severas, que nos relacionáramos con el mínimo de gente”.

Retomar el pulso en la federación

Y junto a esa labor de técnico, el ex judoca y Campeón de España se dedica, como director deportivo de la Federación Aragonesa, y también como responsable del nuevo aula de tecnificación, a la gestión. “Ahora vamos retomando poco a poco la actividad, manteniendo los protocolos. De momento ha habido ya entrenamientos conjuntos y competición al final de la pasada temporada, y ahora vamos a retomar todo este curso”.

Dentro de esta nueva temporada, destaca el proyecto que se pone en marcha en Binéfar. “Iniciamos el proyecto del Aula de Tecnificación en Binéfar. Se trata de compaginar estudio y entrenamiento. Los judocas que se integren en el proyecto tendrán convalidada la asignatura de Educación Física y podrán entrenar más. Es lo más parecido a un Centro de Alto Rendimiento”.

Y en cuanto a toda la labor de la federación, ganas de empezar. “Los deportistas confiaban en que se iba a reanudar todo, pero sobre todo al principio era una confianza a ciegas. Sobre todo a los más jóvenes, sin una competición como objetivo, les cuesta mucho entrenar. Ahora ya hay un calendario de pruebas, una Copa de España. Todo el mundo quiere empezar porque saben todo lo que les aporta el judo y hay muchas ganas. Está claro que debemos ir con cuidado, pero también con ganas. Queremos volver a la normalidad en el día a día”. 

Etiquetas