SD Huesca

FÚTBOL / SEGUNDA DIVISIÓN

Una peña en Líbano se une a la familia azulgrana

La Peña Oscense Miguel de Cervantes-Marjayun es la número 31 del club oscense y cuenta con tres miembros

Logo de la Peña Oscense Miguel de Cervantes-Marjayun.
Logo de la Peña Oscense Miguel de Cervantes-Marjayun.
S.E.

La afición de la Sociedad Deportiva Huesca sigue creciendo fuera de nuestras fronteras y una de las más especiales de la familia azulgrana ya es una realidad. La Peña Oscense Miguel de Cervantes, Marjayun (Líbano) es la número 31 y nace gracias a integrantes del contingente militar BRILIB XXXV destinado en el país en misión de Naciones Unidas. Francisco Javier Cañiz Gil, comandante de la misión y presidente de la peña de recién creación formada por tres miembros, relata en la página web del club cómo surgió la iniciativa.

“La SD Huesca atendió enseguida a nuestra solicitud de colaboración para llevar a cabo donaciones de material deportivo/escolar a la población de Líbano, lo cual forma parte de las actividades cívico-militares que desarrollamos en dicho país en beneficio de nuestra misión. Nuestro pensamiento tras esa colaboración fue que no había mejor manera de expresar nuestro agradecimiento que dejar una huella permanente en Líbano con la fundación de una peña oficial”. Él, altoaragonés nacido en Jaca, y otros dos miembros del contingente nacidos en la capital oscense, Antonio Usieto y Federico García, reconocen que la afición azulgrana ha ido en aumento: “Se ha sumado más gente que le ha cogido simpatía al club a raíz de la colaboración”. Cañiz muestra su orgullo “por formar parte de una peña del Huesca y ser su presidente. Aunque vengan otros contingentes, podemos seguir colaborando y haciendo seguimiento, seguro que en todos hay algún aficionado de la SD Huesca”.

Los miembros del contingente, que forman la séptima peña internacional son “muy futboleros, juntarse para ver un partido de fútbol es un lujo del que afortunadamente podemos disfrutar ya que disponemos de televisión por cable y conexiones de internet”, destaca. Para los españoles desplazados allí, el fútbol es “una válvula de escape para amenizar el tiempo libre en una misión, un motivo para juntarse con los amigos alrededor de unas mesas y la televisión y pasar un rato distendido, desconectar un poco de las labores diarias y cómo no, tener un pequeño momento de vínculo con algo que también nos une a nuestro país”. Sin duda, la SD Huesca sentirá el apoyo de una nueva familia a más de 4.000 kilómetros.

Es la tercera peña que aparece en los últimos días, después de la mexicana Chingones Siempre Sin Reblar, con sede en Villahermosa, y de Karpy, con sede en Boltaña.

Etiquetas