SD Huesca

SD HUESCA

Pulido, feliz por la estabilidad que le da el Huesca, pide al equipo "ser más valientes"

En "el día después" de su renovación, el capitán azulgrana reclama "recuperar las sensaciones" del arranque liguero para revertir la situación

Pulido, en una acción ante el Fuenlabrada, en el que cumplió 150 partidos con el Huesca.
Pulido, en una acción ante el Fuenlabrada, en el que cumplió 150 partidos con el Huesca.
PABLO SEGURA

HUESCA.- Feliz por rubricar su continuidad en el Huesca, en plena “resaca” por su renovación Jorge Pulido ha atendido este miércoles a los medios para exponer sus sensaciones personales, en las que plasma su satisfacción por estar en el club y en la ciudad, y la situación de un equipo que debe “recuperar las sensaciones” que tuvo en el arranque liguero, para lo cual ha reclamado “ser más valientes con balón”.

“Estoy a gusto y contengo aquí, ya no solo con el club sino en la ciudad. Como he dicho siempre, es difícil encontrar esa estabilidad en esta profesión, que te lleva de allá para acá, eso se valora bastante a la hora de continuar”, ha señalado el primer capitán del Huesca.

Ha admitido que ha vivido “uno de los veranos más difíciles de mi carrera” y que, pese a tener todavía pendiente un año de contrato, la propuesta del Almería de Rubi le planteó “una situación complicada”, tanto que “es verdad que hubo un momento donde me veía más fuera que dentro”. Sin embargo, “las aguas volvieron a su cauce y tuve la oportunidad de continuar aquí, que es lo que queríamos el club y yo”.

Ha asegurado Pulido que “en ningún momento” tuvo un sentimiento de menosprecio por parte de la entidad. “En el fútbol hay que mirar también muchas cosas. Es verdad que estoy a gusto aquí pero me llegó un buen ofertón y evidentemente había que valorarlo. Me quedaba un año y es verdad que luego el club da un paso al frente y llegamos a un acuerdo”.

Este nuevo contrato que amplía su vinculación hasta 2023 e incluye opción para otras dos temporadas colma las aspiraciones del central, que ha recordado que cuando llegó a Huesca procedente de Bélgica perdió dinero, de ahí que no ha dado prioridad al aspecto económico en esta negociación sino que ha primado su estabilidad a futuro. “Un futbolista cuando le queda un año de contrato, o lo termina o es una situación complicada. Hemos visto jugadores que han tenido lesiones y te puedes quedar sin equipo. Yo pedía continuidad en cuanto a tiempo, no había una exigencia en lo económico. El club me ha dado eso, es un año más fijo, más luego uno más uno variable que dependerá de mi rendimiento. El club ha dado un paso al frente y es de agradecer, espero dar mi máximo nivel para devolver ese agradecimiento”.

Una renovación que llega también tras una cifra redonda, los 150 partidos cumplidos el pasado domingo, y que le acercan a los otros dos jugadores de la plantilla con los que comparte galones, David Ferreiro y Mikel Rico. “Son instituciones en el club, grandes jugadores que han dado mucho a este club y ojalá yo pueda seguir sumando muchos partido más”.

También ha recordado, dentro de ese centenar y medio de encuentros, que el del ascenso en Lugo y la posterior celebración en Huesca han dejado una huella imborrable. “Evidentemente, Lugo es historia del club y además pude hacer gol y conseguir ese ansiado ascenso que veníamos persiguiendo ese año y que era un sueño para todos”.

En una entrevista a los medios del club, el propio Pulido recuerda su debut con el Huesca en Soria, ante el Numancia, tras ser expulsado Carlos David, y las palabras de su padre que le dijo que lo había visto bien y que podría tener sus oportunidades, así como otros momentos como el mazazo que supuso la derrota en Santander con el Rácing ya descendido, que parecía dejar al Huesca fuera de la pelea por subir a Primera, ascenso que se consumó justo cinco días más tarde al ganar al Numancia. Y el momento de mayor frustración el partido ante el Valencia de la campaña pasada, que con todo a favor para mantenerse en Primera, el Huesca no lo certificó.

Con la temporada en marcha, y sin apenas tregua, también ha analizado Pulido el momento del equipo. “Es una situación agridulce”, ha dicho, para razonar que “empezamos los dos primeros partidos como un tiro, con unas sensaciones muy buenas. Luego fuimos a las Palmas y en los primeros 15 minutos nos pasaron por encima y en casa, quizás por esa sensación de Las Palmas, nos creó un poco de controversia y no estuvimos bien contra el Oviedo. Y en Lugo no jugué, no tuve esa sensación”.

En su opinión, “hay que recuperar la sensación de esos dos primeros partidos, esa presión tras pérdida y jugar bien al fútbol”, todo lo que faltó ante el Fuenlabrada, que a Pulido le dejó un poso de amargura que no ha ocultado. “Es el partido con el que yo me he ido más jodido a casa. Al día siguiente así estaba, y fíjate que renové y muchos me miraban con una cara de culo que no podían con ella. Me fui con malas sensaciones porque creo que pudimos dar mucho más de lo que dimos. Hay que ser un poco más valientes con balón, ese juego alegre que teníamos en los dos primeros partidos y tirar para adelante. Por eso me fui jodido. Porque puedes perder o ganar, muchas veces el fútbol depende de lo que hacemos y de que entre o no la pelota. Y con un partido como el de Fuenlabrada yo por lo menos no me puedo ir contento a casa”.

El propio Ambriz habló de falta de confianza, algo que ha admitido Pulido. “Vi al equipo un poco agarrotado, veníamos de encajar goles en los últimos tres partidos y a lo mejor esa falta de confianza o ese guardar un poco tu portería no te llevaba a tomar decisiones un poco más arriesgadas, que es quizás lo que nos faltó un poco. Debemos recuperar sensaciones, liberarnos, soltarnos, jugar como creo que podemos jugar y hemos demostrado en los dos primeros partidos, no estar atenazados, ser valientes y echarle narices, que es lo que tenemos que hacer. Al final el resultado se puede dar o no, pero si me fui jodido a casa fue porque podemos dar mucho más y tirar más adelante. Hay que ser valientes y ponerlo todo en el campo”.

Jorge Pulido ve complicado plantearse “objetivos de subir o no subir” y ha apuntado que “ojalá podamos hacer lo que hicimos los dos años anteriores en Segunda, pero que no se equivoque nadie que esto es muy complicado. Vemos equipos como Las Palmas o Zaragoza, grandes conjuntos que llevan peleando por subir muchos años y es complicado. Hay que adaptarse la gente que ha venido al final de pretemporada, a coger esa idea de juego e ir poco a poco. El partido más importante es el que viene el viernes y es donde nos jugamos todo. Y a partir de ahí veremos lo que nos depara esta liga, pero es verdad que hay que tener ilusión, ambición, ganas y trabajar para lograr los mejores resultados posibles”.

En cuanto al partido de este viernes contra la Real Sociedad B, ha avisado, tras verlo en su último encuentro, que “el Zaragoza hizo un gran partido pero ellos juegan bien al fútbol. Esa juventud que tienen es un arma de doble filo, te pueden hacer un gran partido pero tenemos que usar nuestras armas, que llevamos más tiempo en esto y sabemos de qué va la cosa. Hay que poner toda la carne en el asador, no hay que esperar mucho más. Esto es largo pero ya ha empezado y aquí los puntos son oro. También es verdad que podemos dar mucho más pero el domingo mantuvimos la portería a cero, que era una tarea pendiente y ojalá nos de confianza para llegar el viernes y hacer un gran partido”.

Etiquetas