SD Huesca

sd huesca

Nacho Ambriz pide a sus jugadores que disfruten y jueguen "con alegría y atrevimiento"

El entrenador del Huesca afirma que el trabajo del "día a día" y el "compromiso"  le hace estar convencido de que va a servir para mejorar

Nacho Ambriz, durante la rueda de prensa de este jueves.
Nacho Ambriz, durante la rueda de prensa de este jueves.
PABLO SEGURA

HUESCA.- El entrenador del Huesca, Nacho Ambriz, pide a sus jugadores “que disfruten jugando a fútbol”. Considera que los últimos resultados, con un punto sumado de doce posibles en los cuatro partidos precedentes, invitan a la tranquilidad porque “si juegas con dudas y temores, no funciona”. Es su propia experiencia la que dicta esta sensaciones y por eso, en vísperas del encuentro ante el Sanse, “necesitamos jugar con alegría, soltarnos otra vez, cada uno de los muchachos tiene cosas individuales que las tiene que poner al servicio del equipo, pero necesito que volvamos a jugar con alegría y con ese atrevimiento que se necesita en el fútbol”.

El técnico mexicano, con la mala racha que lleva el Huesca, apunta hacia los matices. “Voy entendiendo dónde estamos fallando, que no estamos coordinados en ciertos movimientos, que buscamos que la pelota llegue rápido a los costados y llega pero no tenemos mucha gente en el área...”, aspectos que han sido trabajados durante la semana a través del video o del juego en los entrenamientos.

También ha recordado lo que le pasó en su último equipo, “donde me fueron las cosas muy bien, aunque los primeros meses me fue mal. Es cierto que en el fútbol no hay calma, pero yo sí la tengo que tener. He hablado con los jugadores, les he ido mostrando movimientos y cómo nos meneábamos al principio. Esos pequeños detalles los han ido entendiendo y corrigiendo, muchas veces a través del juego y otras analíticamente. Yo siempre preparo al equipo para ir a ganar, para jugar al tú por tú a quien sea, y luego los resultados… Esto es fútbol y el equipo tiene que ir mejorando”.

Como el mismo Ambriz dice, le gusta platicar, y el miércoles mismo ha desvelado que tuvo una charla con los capitanes, “porque me gusta convivir con ellos”, para conocer su opinión y ofrecer la suya ya que entiende que “eso siempre va a ayudar al grupo”.

El técnico pide a la afición “mucha confianza porque esto va cambiar”. Y ha recordado una vez más el reto que se planteó para dejar su país y venir a Huesca y al fútbol español, un sueño y una ilusión que no le hizo dudar cuando se podía haber quedado tranquilamente en Mexico y sin ningún problema por lo que había ganado. “Pero el fútbol es mi pasión, a lo que me dedico, a lo que siempre he sacado el mejor provecho. Hay veces que te va bien y otras mal y como muchos entrenadores la maleta siempre tiene que estar preparada para cualquier cosa. Que no me espanta, pero sí que me ocupa, soy un tipo que me critico mucho, que trato de buscar soluciones a esto, platico con el jugador, con mi cuerpo técnico, con mi director deportivo. En todas esas partes trato de tener todos los radares abiertos. Es cierto que cuando los resultados no van bien, todos estamos preocupados. O como al principio, que sacamos dos resultados favorables y todos nos ilusionamos. Después en esta liga hay equipos que se atascan y de repente salen. La única forma que he conocido como entrenador y jugador es el trabajo, el compromiso de los jugadores y tener buen ambiente entre nosotros para hacer las cosas mejor cada día”.

Está convencido de que este viernes el Huesca va a ganar por “el día a día” que vive con el equipo. “Tienen una gran disposición, están abiertos, no están contentos porque quisieran tener más puntos y no llevar cuatro partidos sin ganar cuando un equipo va a aspirar a ascender, pero ellos están conscientes y eso me abre porque los veo en el entrenamiento, la exigencia que les pongo y que lo van entendiendo cada vez mejor. Como les digo, hablamos el mismo idioma pero a lo mejor una palabra no me entienden y me tengo que poner a corregir ciertas cosas. Pero el día a día me da. Cuando siento que en un equipo ya no hay buen ambiente y feeling soy muy franco. Al grupo lo veo bien, tiene un compromiso, sabe y ustedes conocen que hubo entrenadores que tuvieron su atasco y después salieron y tenían mayor conocimiento de lo que es la liga. Pero que hoy saque esos pretextos, ya no vale. Es cuestión de trabajo, de la dedicación que le tengo a esto y de preparar al equipo lo mejor posible para sacar el partido”.

El Sanse va a ser un rival diferente a lo que se ha encontrado el Huesca en las seis jornadas ya disputadas. “Es un equipo que juega sin presión, con un entrenador joven y que está haciendo las cosas muy bien, al que tuve la fortuna de verlo como jugador cuando estuve acá y hoy encontrármelo de míster y seguro que va a ser un gran entrenador, no me cabe duda. Se le ve una idea de unos chicos que van alegres, que juegan con un desparpajo que saben que se están preparando para llegar a Primera División. Y eso hace que sea un equipo que te complica, me gustan muchos conceptos que manejan, que lo hacen muy bien, como el primer equipo. Y nosotros tenemos que estar sabiendo que necesitamos ganar”.

Etiquetas