SD Huesca

sd huesca

Ambriz: "Si hay un responsable, soy yo"

El técnico del Huesca apunta a los errores propios y a la falta de fluidez y pide calma y trabajo

Nacho Ambriz, durante el partido ante el Tenerife.
Nacho Ambriz, durante el partido ante el Tenerife.
Rafael Gobantes

HUESCA.- El entrenador del Huesca, Nacho Ambriz, ha admitido que la derrota sufrida ante el Tenerife había sido muy dura y ha asumido la responsablidad de la misma. “Es una pena ante nuestra gente, porque había una muy buena entrada, y venía ilusionada de ver a su equipo por lo que habíamos hecho en el partido anterior y ganando. Tuvimos la posibilidad de ir por delante pero nos empataron muy rápido. Estamos cometiendo errores que nos están costando los partidos”.

El Tenerife, al igual que antes Lugo, Oviedo y Las Palmas han dado la sensación de haberle cogido al Huesca el “truco” tras las dos victorias iniciales. “Pareciera que sí. Se ordenan bien atrás y nosotros estamos cometiendo errores que están siendo de mucho peso, y no solo es de ahora. No queda más que trabajar. El jugador también es consciente de que esos errores que están costando los partidos. En casa ya llevamos dos derrotas y no me está agradando”.

Como tampoco haber sufrido cuatro derrotas en ocho encuentros, algo impensable para el propio Ambriz. “Son demasiadas. No tenía planeado perder cuatro de ocho partidos, dos en casa y dos fuera. No es nada grato ni para nosotros ni para la afición, ni por supuesto para mí que siempre lucho para preparar el partido para ganarlo. Después hay matices del partido pero no estaba en mi presupuesto perder tantos partidos”.

Cuando se le preguntó por los dos cambios en el descanso, el técnico ha argumentado que “estábamos perdiendo mucho el medio campo al final de la primera parte, sentía que estábamos muy abiertos entre Kelechi y Seoane y si recuerdas el empate es producto de la gente que nos penetra por el centro. Y con Pedro (Mosquera) quise dar más orden porque Juan Carlos estaba participando poco. Son cambios más tácticos. Después te puedes equivocar y si hay un responsable soy yo”.

Con este panorama, ha indicido que más que preocuparle, “me ocupa todo, son noches largas donde piensas en las cosas que haces bien y mal. Pensé que habíamos recuperado la confianza con el buen triunfo que sacamos en Anoeta y después del gol del empate el equipo volvió a tener dudas y otra vez lagunas que no debemos tener si queremos competir para estar en los puestos de arriba. Pero ahora es necesaria la calma porque tenemos que mejorar y poner todos un poco más de nuestra parte”.

Ha incidido Ambriz en una combinación de factores y de errores propios en las derrotas. “No voy a quitar mérito a los adversarios, que también hacen su trabajo, pero también son errores de concentración. Nos ha pasado a poco de terminar el primer tiempo y luego otra vez en la salida. El equipo no ha logrado mantener ese equilibrio emocional, que parte mucho de la cabeza. No quiero culpar a nadie, si hay algún culpable soy yo de que las cosas no salieron bien”.

Con la entrada de Gaich tampoco hubo mayores ocasiones, y a su modo de ver “tampoco estuvimos precisos, nos fuimos al vestuario en el descanso con el mazazo del gol del empate. En la segunda parte otro error en una salida. No está fluyendo la pelota o cuando llega donde queremos no estamos generando. Al meter a Gaich para hacer más peligro con dos delanteros centros la pelota no llegó donde tiene que llegar. Es una ocupación mía de que esto tiene que fluir”.

Y tampoco se ha querido escudar en si tiene suficientes herramientas o no. “Siento que no, lo que necesitamos es trabajo. Hay muchas cosas, siempre preparo el partido para ganarlo con las buenas herramientas que tengo. Aparte, no soy un tipo de quejarme. Me gusta trabajar, que el jugador entienda lo que yo busco dentro de la cancha, pero hay momentos que lo hacemos. Pero en otros tenemos lagunas en 90 minutos”.

En cuanto a la situación de Seoane, “es un chico que trabaja, que se prepara, es el que toma la batuta del equipo para sacar la pelota construida. Hoy cometemos un error que nos cuesta el partido y después no puedo culpar a un solo jugador. Reitero, si alguien tiene que ser culpable, soy yo el primero y después a la noche analizaré todo profundamente para ver donde realmente el equipo no está fluyendo como quisiera o como al principio nos pasó, que fluía todo bien. Es mi trabajo y a mí me corresponde hacerlo. Existe un trabajo y una dedicación que le tengo a esto y este equipo tiene que fluir bien.”.

Etiquetas