SD Huesca

Un brindis por las aficiones del Zaragoza y SD Huesca

Cervezas Ámbar ha celebrado un acto con protagonistas del encuentro del próximo lunes y dos partidas de chapas que han terminado en tablas

Jugadores y técnicos brindan con Ámbar por las aficiones.
Jugadores y técnicos brindan con Ámbar por las aficiones.
Guillermo Mestre/Heraldo de Aragón

ZARAGOZA.- La firma cervecera Ámbar, patrocinadora de los dos primeros clubes aragoneses, Real Zaragoza y SD Huesca, ha reunido este miércoles a figuras representativas de uno y otro lado para brindar por el derbi del próximo lunes en el deseo de que sea una fiesta del fútbol aragonés.

Cervezas Ámbar organizó un encuentro promocional en su sede de la capital aragonesa, que por otra parte suele realizarse en las semanas de derbi. Un evento que reunió a los dos entrenadores, Juan Ignacio Martínez y Nacho Ambriz, que estuvieron acompañados por dos de los jugadores de las respectivas plantillas, los argentinos Julio Buffarini y Valentín Vada, además del consejero delegado del Huesca, Manolo Torres, y el vicepresidente del Zaragoza, Fernando Sainz de Varanda.

Una doble confrontación de fútbol-chapa (primero entre los entrenadores y después los jugadores) acaparó los focos de las numerosas cámaras congregadas. Con los buenos oficios del oscense Enrique Torguet, director de marketing de Ámbar, los dos técnicos fueron los primeros en aparecer en escena para medirse sobre el tapete con las chapas. Un singular deporte que ha sido elevado a la categoría profesional pero que no ha traspasado nuestras fronteras, o al menos no ha llegado a Mexico y Argentina por lo que dijeron los protagonistas.

Antes de la confrontación fueron encuestados Ambriz y Jim. El técnico mexicano del Huesca comentó que conocía Zaragoza y que le gustaba mucho su catedral (en alusión al Pilar), los de las chapas lo equiparó al “futbolito de los muñequitos” (al futbolín de toda la vida), dijo que se traería de Mexico al Huesca a jugadores como Hugo Sánchez y Rafa Márquez (justo lo que necesita el equipo) y recordó los numerosos derbis que ha vivido como jugador y entrenador “de mucha alta intensidad”.

En sus respuestas, JIM, sí que reconoció que de pequeño había jugado a las chapas en su barrio y con un garbancito como pelota, dijo que el Zaragoza había tenido extraordinarios futbolistas de la talla de Violeta, Belsué o Cuartero y los chavales que ahora están con la selección sub-21 “y que vienen el lunes”, aunque estas palabras son más una ilusión que una realidad. También se refirió a su etapa en el fútbol chino y kuwaití, “todo en la vida es aprendizaje y he tenido jugadores muy buenos, además de una gran experiencia cultural”.

Una vez en la cancha, y en el partido de cinco minutos que jugaron, ni uno ni otro ganaron a las chapas. Empate a cero.

Lo mismo sucedía después, en el duelo entre los argentinos Buffarini y Vada, quien dijo que en su país se jugaba al “metegol” (el futbolín). El cuestionario de Torguet fue más preciso sobre sus vivencias profesionales.

Tras su paso por Almería y Tenerife, Vada aseguró que había encontrado en el Zaragoza “una diferencia muy grande con respecto a la afición del Almería, ya que es muy caliente y lo vive con mucha pasión. Espero ganar 2-1 o 2-0”, vaticinó.

Buffarini, que ha apostado por ganar 1-0, apuntó que está viendo su aventura en España desde “el partido a partido” en una “liga muy competitiva, locales y visitantes juegan mucho al error y al equipo que más propone”. Y avanzó por sus experiencias que los derbis “son calientes”.

El colofón a este simpático acto, envuelto en concordia y cordialidad, lo puso Enrique Torguet. Después de ver que los contendientes no habían ganado a las chapas, proclamó que “el desempate será el lunes” y propuso “un brindis por las aficiones, para que se juegue con deportividad, que gane el mejor y para que sea de verdad una fiesta del fútbol aragonés”.

Etiquetas