SD Huesca

sd huesca

Ambriz ve al Huesca "con buena chispa" ante el partido de Girona

El técnico espera la evolución de los lesionados y confía en reafirmar la recuperación de la intensidad que vio en Zaragoza

Nacho Ambriz, durante la rueda de prensa previa al partido de Girona.
Nacho Ambriz, durante la rueda de prensa previa al partido de Girona.
Rafael Gobantes

HUESCA.- Nacho Ambriz va a esperar a última hora para despejar las interrogantes que arrojan las molestias de Pulido, Seoane y Ferreiro de cara al encuentro que el Huesca debe jugar en Girona este sábado. El técnico ha comentado que había preparado un “plan B” y que no veía buenas sensaciones de cara a repetir alineación en Montilivi, evitando asumir riesgos al tener otros dos partidos en una semana. Eso sí, ve al equipo “con buena chispa” después de haber recuperado en Zaragoza la intensidad que le había faltado en anteriores encuentros.

El análisis del técnico azulgrana iba a caballo entre su impresión de La Romareda y lo que le viene en Girona. “Nos hubiera gustado regresar con los tres puntos, que te da confianza para trabajar e ir a Girona y hacer otro muy buen partido de visitante. El ánimo está bien, hemos hecho hoy 22 minutos de fútbol y me gustó, el “plan A” y el “B” y el suplente ni te cuento porque lo hizo muy bien. Ha sido un entrenamiento de esos que te vas con las buenas sensaciones de que el equipo está confiado y que al que decida poner entrará para hacerlo de la mejor forma y que siga creciendo. El otro día crecimos en la intensidad, que la habíamos perdido en el último partido. Fue un derbi muy emocionante, de mucha pasión y ahora tenemos que recobrar el buen fútbol del principio para hacer un partido completo ante un equipo que también juega muy bien al fútbol”.

Admite el entrenador que en el centro del campo “no hemos encontrado las piezas, nos estamos incomodando entre nosotros para que haya mejor fluidez. El otro día creo que la hubo, con la molestia de Seoane, que por fortuna no ha sido fisura en el dedo, eso te termina de romper en la búsqueda de ese mejor entendimiento. Vamos a esperar cómo amanece el dedo. Si el medio campo no funciona difícilmente el equipo tanto ofensiva como defensivamente va a funcionar”.

Ambriz y Míchel son dos entrenadores que ven el fútbol del mismo modo y, al respecto, el entrenador del Huesca ha señalado que “ahora los dos equipos no estamos como quisiéramos, en la parte más alta, somos dos equipos que van a ir al tú por tú y a ver quién juega mejor. Sé que a Míchel le gusta también jugar al fútbol y poblar el medio campo de buenos peloteros y trato de ponerme en su cabeza, cómo pensará y cómo movería las piezas. No ha ganado y eso también genera incertidumbre. Al equipo lo noto con buena chispa, recobrando la intensidad y tenemos que ir a jugar con nuestras virtudes para sacar un buen resultado”.

Ve un buen bloque en el Girona, “no le están saliendo los resultados pero tú lo ves jugador por jugador y es un equipo que de medio campo para arriba tiene mucha movilidad, te juega mucho por dentro y los laterales están muy arriba. Y en la pelota parada son tipos muy capaces y muy altos y tenemos quee estar muy atentos a cualquier tipo de situaciones que nos presenten y preocuparnos por lo nuestro para hacer las cosas bien”.

Se ha referido también al rendimiento de Pitta (que ya ha visto puerta) y Gaich, sobre quienes ha pedido tiempo. “Es parte de una adaptación, vienes de otro fútbol diferente y qué más quisieras que a los dos meses estuvieran a un tope muy alto. Estamos en una liga my competitiva, muy fuerte, en la que no te regalan espacios o que las disputas son muy fuertes con los centrales. Y esa adaptación, que a veces cuesta seis meses, ellos han puesto mucho de su parte y tienen trabajo de definición después del entrenamiento con el que están pendientes Edgar y Sipi para mejorar sus condiciones y espero que poco a poco no nos vayamos a esos seis meses sino que lo más pronto posible estén en una mejor adaptación a lo que es la liga”.

También espera afinar más en el juego ofensivo para generar más ocasiones. “Nos falta movilidad y entender cuando tengo que romper, y no esperar a que te vengan al pie. A mí me gusta mucho la posesión de la pelota pero hay veces que somos lentos en la circulación y eso hace que el adversario se repliegue rápido y no sepamos ocupar esa rapidez para cuando entre a una zona. No me aferro tanto a la posesión, también le doy al equipo alternativas y si tenemos que brincar alguna línea que no sea para ver qué sale, lo practicamos para estar en dos toques en el medio campo del adversario y allí poder jugar”.

Etiquetas