SD Huesca

SEGUNDA DIVISIÓN

Ferreiro, el bicentenario que siempre acaba jugando

El extremo gallego cumplió en el derbi de La Romareda su partido número doscientos con la camiseta azulgrana

Ferreiro, en el duelo ante el Barcelona de hace tres temporadas en El Alcoraz.
Ferreiro, en el duelo ante el Barcelona de hace tres temporadas en El Alcoraz.
Pablo Segura

Este lunes en La Romareda fue un día especial para el centrocampista orensano David Ferreiro, ya que cumplió doscientos partidos oficiales con la camiseta del Huesca. El gallego es una de las referencias del equipo y un jugador muy querido por la grada por su trabajo, su trabajo y tesón constantes, y todo presidido por una humildad y un saber estar que dejan poso.

El extremo llegó a Huesca procedente del Lugo en la temporada 2016-17, y desde entonces cumple ya seis campañas en el club del Alcoraz, cuatro de ellas en Segunda y dos en Primera División.

Y tanto en una categoría como en la otra, su constancia en el día a día y su buen rendimiento han hecho que cada temporada acabara haciéndose un hueco en el once titular o, al menos, jugando la mayoría de los partidos.

Han llegado a lo largo de estos años muchos jugadores en esos mismos puestos de extremo, pero al final ‘Ferre7’ se ha hecho con el puesto con trabajo. Y con 33 años, todavía le quedan varios años dando guerra, esperemos que también con la elástica azulgrana. De momento tiene contrato para esta temporada y la siguiente.

Y en estos seis cursos en el club Ferreiro ha tenido la gran suerte de vivir los mejores momentos de su historia, ya que puede presumir de haber ascendido dos veces a Primera, el único junto a Jorge Pulido.

Y aunque no es un delantero goleador, y se caracteriza más por sus centros, en esta trayectoria suma trece goles, tres de ellos en Primera División, otra cifra a destacar.

En su primera campaña, la 16-17, Ferreiro disputó 39 de los 42 partidos de liga, lo que quiere decir que no estuvo solo en tres de ellos, y fue titular en 31 de ellos. Al año siguiente mantuvo esa regularidad sobre el campo ya que disputó 38, todos menos cuatro, y salió de inicio en 27 encuentros.

En el estreno en Primera División, con una renovación importante en la plantilla, mantuvo su status de jugador con protagonismo y disputó 35 partidos, todos menos tres, y además formó parte de la alineación inicial en 23. En la 19-20, de vuelta a Segunda, jugó 37 partidos, con treinta como titular. El año pasado de nuevo en Primera, jugó todos los partidos de liga menos uno, un dato que habla muy bien de la fiabilidad del gallego, y de que con unos entrenadores y otros siempre acaba jugando. De esos 37 fue titular en 29.

Y esta campaña ha jugado ocho partidos, siete como titular y, precisamente este lunes pasado en La Romareda, desde el banquillo, tras haberse perdido la semana anterior el duelo ante el Tenerife por lesión.

De hecho, el que apenas haya sufrido lesiones en los últimos años también ha sido un factor que ha contribuido a sus ya doscientos partidos como azulgrana. Y está muy cerca de entrar en el podio de jugadores con más partidos de la historia reciente del club, ya que el tercero, Lluis Sastre, ha jugado 207. 

Etiquetas