SD Huesca

SEGUNDA DIVISIÓN

La hemorragia de El Alcoraz

El Huesca se ha dejado escapar en su estadio la friolera de 15 puntos en los ocho partidos

Xisco Muñoz, este sábado, durante el entrenamiento, que fue de recuperación tras el encuentro de este viernes.
Xisco Muñoz, este sábado, durante el entrenamiento, que fue de recuperación tras el encuentro de este viernes.
Rafael Gobantes

La tozuda realidad a la que se enfrenta el Huesca es que las sensaciones, por juego y resultados, carecen de cualquier signo que invite al optimismo. David Ferreiro, en su comparecencia tras el partido con el Leganés, no se anduvo por las ramas. “Ahora mismo no podemos engañar a nadie, es la realidad. Se está viendo en el terreno de juego y sabemos que lo vamos a pasar mal esta temporada”.

El gallego, uno de los capitanes del equipo y el que más partidos acumula en la plantilla actual tras superar los dos centenares, lo pudo decir más alto pero no más claro y apuntó lo que urge en estos momentos. “Tenemos que dar un giro radical, ganar los próximos partidos, volver a ser fuertes en El Alcoraz, que es algo que echamos de menos, y no podemos pedir más a la gente, nos están dando y nosotros todo lo contrario”.

Gaich y Pitta, en la sesión preparatoria, siguen teniendo escasa presencia en el área.
Gaich y Pitta, en la sesión preparatoria, siguen teniendo escasa presencia en el área.
Rafael Gobantes

En efecto, y como él mismo dijo, es el momento más difícil que está viviendo en el Huesca desde que hace seis años aterrizó en el conjunto azulgrana. Y el más complicado de la travesía que ha permitido a la entidad oscense jugar un playoff de ascenso y dos ascensos a Primera División.

El que más fe tiene en enderezar el rumbo y revertir la situación es el entrenador, Xisco Muñoz. Además de admitir las carencias ofensivas que tiene el equipo, se mostró convencido de que “hay capacidad”, además de que “el equipo va creciendo, encontrando situaciones de juego que me gustan”.

Avisó, lo mismo que Ferreiro, de que “estamos en una situación difícil, lo está siendo y lo va a ser hasta el final”. Es más, aseveró, “me preocupa todo, y yo el primero. Debemos ser un equipo, trabajar en equipo y yo soy el primero que tiene que mejorar y ofrecer soluciones”. Por ello apeló a ser “un equipo completo los noventa minutos” y avisó de “los altibajos que tenemos y que nos perjudican”.

La sangría en El Alcoraz

La sangría de puntos en El Alcoraz en el actual curso liguero no se recuerda desde la época de los sufrimientos, antes del descenso a Segunda B en la campaña 12-13. El Huesca solo ha sido capaz de sumar 9 puntos ante su público, seis de ellos en las dos primeras jornadas, en las que entró como un tiro en la competición tras ganar a Eibar y Cartagena (2-0), todavía en pleno verano agosteño. Más de dos meses y medio después la deriva se traduce en tres derrotas (Oviedo, Tenerife y Leganés) y otros tres empates (Fuenlabrada, Málaga y Amorebieta). Excesivo peso esos 15 puntos perdidos (un bagaje de 9 de 24 en 8 partidos) con el factor campo a favor para un equipo con máximas aspiraciones.

Unos registros negativos en los que se aprecia lo poco que tienen que hacer los rivales para hacer daño. El Oviedo ganó con dos tiros a puerta, el Tenerife con tres, los mismos que el Leganés el viernes, el Fuenlabrada empató con 6 tiros sobre el marco de Andrés (el equipo que más se ha prodigado), el Málaga con dos y el Amorebieta ni necesitó tirar porque el gol fue en propia puerta.

El fiasco ofensivo: entre Pitta y Gaich, 12 tiros

La apuesta ofensiva con los fichajes de Pitta y Gaich está siendo un fiasco en toda regla. Además de no haberse afianzado ninguno como titulares, las oportunidades que están teniendo las están dejando escapar. El único que se ha asomado de cara al gol ha sido Pitta con las dos dianas que marcó en Anoeta y que ahora, tras lo que se está viendo, parece un espejismo.

Es significativo que entre Pitta y Gaich sumen 12 tiros a puerta (8 y 4 respectivamente, el paraguayo con dos dianas), lo cual da una idea de su escaso protagonismo en el área. En esta faceta, Dani Escriche encabeza el “ranking” con 18, le siguen Nwakali (13), Ferreiro y Seoane (11, el madrileño con 5 goles), Florian (10) y MikelRico (9).

Xisco ha probado con los tres delanteros que tiene en los tres partidos que ha dirigido. Ante el Amorebieta fue Gaich (Pitta le sustituyó en el 53 y Escriche jugó los últimos 10 minutos), en Ponferrada el que jugó de inicio fue Pitta (en el 55 entró Escriche y Gaich salió en el 88 por Mosquera en el ataque a la desesperada a por el empate) y el viernes fue el turno de Escriche como ariete (cediendo su puesto a Gaich en el 54 y después entró Pitta por Ferreiro en el 80). Con el nuevo entrenador, por tanto, Pitta ha jugado 128 minutos, Escriche 99 y Gaich 91.

El único futbolista que no se ha estrenado con Xisco, además del guardameta San Román y los lesionados Joaquín e Insua, es Lombardo, que anteriormente había participado en 7 partidos, con una titularidad (en Burgos).

Tres canteranos han estado en el banquillo en estos encuentros con el manacorí: Abizanda, Hugo Anglada y Carlos Kevin. El propio Xisco ya avanzó el viernes en la previa que no los conocía bien e incluso que en el viaje a Ponferrada aprovechó para ver el partido del Huesca B ante el Europa para ir teniendo referencias. Pero concluyó con que “hay que poner el foco donde hay que ponerlo”.

Es evidente que ahora no les haría ningún favor a los chavales, a quien les invita a que cada entrenamiento al que vayan con el primer equipo sea como el mejor partido de su vida. Trabajar y madurar para esperar la recompensa.

Seis puntos con los equipos que van por detrás

Tampoco es muy halagüeño observar que el Huesca solo ha sumado seis puntos contra los rivales que le preceden en la clasificación. Victoria ante la Real Sociedad B y empates con Amorebieta y Fuenlabrada en casa y en La Romareda contra el Zaragoza. Un bagaje de 6 de 21 puntos posibles tras perder contra Leganés, Burgos y Lugo. Queda pendiente el partido con el Alcorcón, colista, que será el que despedirá el año y que ya va por el tercer entrenador.

Las señales de solidez, con Mosquera y Salvador

Con Mosquera -innegociable para Xisco en los tres partidos- y Cristian Salvador en la medular, el Huesca ha ofrecido señales de la solidez defensiva que quiere el técnico. Fue lo más positivo del partido ante el Leganés, pero solo en el primer tiempo. Ambos, además, jugaron condicionados por las tarjetas que vieron en los seis primeros minutos.

En el segundo periodo, el técnico decidió el relevo temprano de Salvador por esa amonestación y el peligro que apreció de que viese una segunda cartulina y por eso introdujo a Seoane, según explicó.

Ignasi Miquel pidió el cambio por precaución

No parece peligrar la presencia de Ignasi Miquel en el partido de este sábado en Anduva. El central pidió el cambio porque tenía calambres y optó por evitar riesgos y una lesión que le fuese a frenar en la cita contra el Mirandés. 

Etiquetas