SD Huesca

SD HUESCA

El Huesca B suma un punto en su visita al Ebro con Valera como salvador

Tras un primer tiempo de alternativas y ocasiones, en el segundo fue el meta azulgrana el que sostuvo al equipo para acabar con la puerta a cero

El meta Valera, protagonista con sus buenas intervenciones.
El meta Valera, protagonista con sus buenas intervenciones.
SD Huesca

Ebro: Edu Loscos, Guti, Meseguer, Abel Suárez, Altube, Nando Quesada, Miguel Díaz, Nahuel, Raúl Sola, Chárlez (Jorge Pérez, 72) y Ballesteros.

SD Huesca B: Valera, Val, Hugo Anglada, Euse, Edu Adell, Ronald (Tomeo, 62) (Barba, 73), Carrasco (Sastre, 62), Manu Rico, Aparicio (Miguel, 46), Carlos Kevin y Abizanda (Sandoval, 46).

ÁRBITRO: Mate Rincón (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a Ballesteros por el Ebro y a Edu Adell y Carlos Kevin por el Huesca B.

INCIDENCIAS: Matinal desapacible, con viento, lluvia y frío y aceptable entrada en El Carmen.

HUESCA.- El Huesca B sumó un nuevo empate (y van ocho) y sigue sin ganar a domicilio tras un partido en el que el Ebro, tras un primer tiempo igualado en juego y ocasiones, creó más peligro en el segundo pero se encontró con la fortaleza defensiva oscense y sobre todo con Valera, que desbarató el peligro de su rival, sobre todo en acciones a balón parado y aprovechando la fuerza del viento a favor. Visto lo visto, no es mal punto.

Sin dominador claro y con alternativas se desarrolló el primer tiempo. Los dos equipos se repartieron las ocasiones a lo largo de este periodo, pero la falta de acierto para concretarlas llevó el empate inicial al descanso. Tras los minutos de tanteo, fue el Ebro el primero en asomarse en el área del Huesca con una buena llegada del carrilero diestro Sola, que entró en el área por su banda y tiró cruzado el balón en una buena oportunidad.

Pero el ataque del Huesca no se hizo esperar. La primera réplica la dio Esteban Aparicio desde muy lejos con un tiro desviado, sin acercarse a la portería de Loscos. Pero apenas un minuto después llegó la primera ocasión clara de los azulgranas (de verde aguamarina en este partido) con dos recortes de Abizanda y una gran diagonal desde la derecha para que, ya en el área y entrando por la izquierda, Aparicio remató y Loscos rechazó el cuero a córner. El Huesca puso una marcha más en esos momentos, animado como estaba, y Carlos Kevin tuvo una primera aparición en el área donde, rodeado de defensas, se dio la media vuelta en una baldosa para tirar alto. El mismo ariete, se cobró otra oportunidad en el mismo minuto con un taconazo que se le marchó fuera por los pelos. Y hasta aquí fue el peligro del Huesca en esta primera fase porque luego fue el Ebro el que en sus salidas tuvo también la posibilidad de tomar la delantera en el marcador.

Altube la tuvo al plantarse solo ante Valera pero su vaselina se fue fuera tras dar en la parte de arriba del larguero. Y en una contra Chárlez también encaró a Valera pero el meta tuvo una buena salida forzando a escorarse al jugador arlequinado, que retrasó a Miguel Díaz con dos intentos seguidos fallidos, el primero despejado por la zaga y el segundo directamente fuera. Y poco antes del descanso, una nueva situación peligrosa del Ebro con un centro chut de Jorge Adán desde la derecha sin nadie que le acompañara al remate.

En el descanso Dani Aso cambió las bandas, con la entrada de Sandoval y Miguel, pero a lo largo de este periodo fue el Ebro el que más tuvo el balón y se prodigó en ataque en mayor medida. Los zaragozanos tenían en el aire a favor y buscaron desde el balón parado casi siempre la manera de hacer saltar por los aires la igualdad del marcador.

Valera fue en última instancia el que impidió todos los intentos de su rival a base de poner manos y puños para despejar los envíos sobre su portería. El primero de ellos le llegó desde la izquierda, por medio de Nahuel.

El Huesca tenía muchas dificultades para controlar el partido y el balón y escasamente se asomó en campo contrario. Lo hizo por vez primera en una contra que inició Sandoval por el costado derecho, con Carlos Kevin a la carrera por el centro, pero el pase del extremo fue interceptado por un jugador del Ebro.

Los arlequinados no aprovecharon una salida fallida de Valera con el balón en la que Altube y Chárlez se hicieron el mismo lío que el arquero azulgrana.

Valera volvió a aparecer con una doble mano para despejar sendos centros desde la línea de fondo. Y para darle otro aire al centro del campo, Dani Aso incorporó al juego a Sastre y Tomeo, aunque este último apenas duró diez minutos porque sufrió un golpe fortuito que le obligó a dejar el partido, entrando Barba en su lugar.

El último cuarto de hora, con siete minutos de añadido, fue de un acoso insistente del Ebro, que se cobró varios saques de esquina en los que apuró al límite la resistencia del Huesca, pero sobre todo de Valera, que una y otra vez siguió despejando los envenenados lanzamientos, casi todos buscando el gol olímpico amparados en el aire de cara.

El Huesca. no obstante, tuvo dos oportunidades muy buenas. La primera, en un balón colgado por Barba al área que Miguel cabeceó flojo a las manos de Loscos, en inmejorable posición, y la segunda en la última jugada del partido cuando Manu Rico soltó un latigazo desde fuera del área que Loscos despejó con apuros a córner. Y ahí se acabó el choque porque el árbitro ya no permitió que se lanzara desde la esquina entre las protestas oscenses.

Etiquetas