SD Huesca

SEGUNDA DIVISIÓN

San Andrés, otro día en la oficina

El portero tuvo buena parte de culpa de la última victoria del Huesca con sus paradas

Plata dejó en 340 minutos la racha de Andrés sin encajar.
Plata dejó en 340 minutos la racha de Andrés sin encajar.
Rafael Gobantes

El Huesca volvió a ganar en El Alcoraz este viernes, algo que no conseguía desde la segunda jornada de liga, y lo hizo con una buena actuación ante un rival como un Real Valladolid que también hizo méritos para sumar, pero que se topó con un rival ordenado y, especialmente, con San Andrés. El portero azulgrana volvió a dar puntos al cuadro oscense con sus intervenciones salvadoras.

Y eso que la racha de imbatibilidad de Andrés Fernández acabó. El murciano no encajaba desde la jornada 15, también en casa, ante el Leganés, que venció por 0-2. El segundo lo marcó Borja Garcés en el minuto 3. El Huesca acumuló 340 minutos sin recibir gol en liga hasta que anotó Gonzalo Plata el 2-1. Son 430 minutos contando con el partido de Copa del Rey frente al Cayón, en el que jugó Miguel San Román bajo palos.

Andrés es uno de los porteros que más paradas hace en Segunda División. Por el momento es el segundo con 64, solo superado por las 68 de Mar Martínez (68), aunque el grueso de la jornada 19 aún debe disputarse entre este domingo y lunes.

Frente a los pucelanos, fueron ocho las apariciones del murciano para evitar el gol rival. Y es que, pese a que el Huesca ha mejorado sus prestaciones en defensa en las últimas semanas, el pasado viernes vio cómo el Valladolid disparaba en 25 ocasiones, de las cuales diez fueron entre los tres palos y dos acabaron en la red.

En la primera parte, Andrés ya evitó que el Valladolid recortara distancias. Con 2-0, el meta azulgrana atrapó tres remates de Luis Pérez, Joaquín y Óscar Plano en diez minutos y, poco antes del descanso, realizó su mejor intervención, una doble parada en un mano a mano con Aguado y en el rechace con Weissman, uno de los mejores puntas de la categoría. Y en la segunda volvió a aparecer en un par de ocasiones. Logró despejar un remate a bocajarro de Plano pero nada pudo hacer en el rechace ante Plata y, cuando se cumplía el 90, privó a Sergio León de hacer el 3-2 con el pie en otro tiro en el área pequeña. Al final, le fue imposible detener el lanzamiento de Kike Pérez a la escuadra, pero el murciano ya había hecho suficiente y buena parte de culpa tiene de que el Huesca ganara el viernes.

Desde los errores que cometió en la quinta jornada en la derrota por 3-2 en Lugo, el guardameta ha dado muchos puntos con sus paradas, en choques que el Huesca ha ganado (0-2 a la Real Sociedad B, 1-3 al Girona o 0-1 al Mirandés) o empatado (0-0 con el Zaragoza, 1-1 ante la Ponferradina o 0-0 con el Almería).

“Agradecido por el cariño”

Después del partido contra el Valladolid, Andrés destacó el “cariño” que recibe por parte de la afición del Huesca. “Estoy muy agradecido por el cariño que tengo aquí, en la ciudad se nota incluso cuando voy al Mercadona e intento hacerlo lo mejor posible día a día para devolver todo ese cariño”.

Asimismo, admitió que “cuanto menos trabaje el portero, es mejor porque quiere decir que el equipo ha estado muy bien”, pero recordó que su “labor es esa, estar preparado para lo que pueda venir”. Y tanto que lo estuvo ante el Valladolid, pese a que quedó cortada la racha del equipo de tres porterías a cero seguidas. 

Etiquetas