SD Huesca

sd huesca

El Huesca B no tiene opción ante un Lleida superior (1-3)

Primera derrota del filial azulgrana en casa y ante un rival directo

Sandoval marcó el gol del Huesca en el descuento.
Sandoval marcó el gol del Huesca en el descuento.
SD Huesca

SD Huesca B: Valera, Val, Hugo Anglada, Euse, Edu Adell (Mora, 44), Tomeo (Ronald, 46), Carrasco (Taboada, 61), Sandoval, Esteban Aparicio, Abizanda (Manu Molina, 46) y Miguel Fernández (Sastre, 46).

Lleida Esportiu: Víctor, Gaixas, Figueras (Yasser, 79), Moha (Toni Vicente, 84), Modest, David López, Monterde (Solano, 84), Quim Araujo, Mejía (Pedro Inglés, 84), Álvaro y Febas (Jabbie. 68)

ÁRBITRO: García Rubio (Castellano-Manchego). Amonestó a Tomeo y Taboada por el Huesca y a Gaixas y Figueras por el Lleida.

GOLES: 0-1 Minuto 30: Febas. 0-2 Minuto 41: Mejía. 0-3 Minuto 72: David López. 1-3 Minuto 92: Sandoval.

INCIDENCIAS: Encuentro disputado en Grañén, con buena entrada y presencia de seguidores del Lleida.

HUESCA.- El Huesca B fue presa fácil del Lleida, que encarriló la victoria en una primera parte en la que fue superior en todo y lo remató sin excesivos problemas en la segunda. Es la primera derrota del filial azulgrana en casa, que se vio superado desde el inicio, ante un rival directo en la lucha por la permanencia.

El Lleida rompió el partido en el primer tiempo. El equipo celeste (de blanco en esta ocasión) fue claro dominador del partido en este periodo inicial. El conjunto catalán dejó aparcados todos los problemas extradeportivos y se centró en el juego.

Se encontró el Lleida con un Huesca bastante mermado ante las bajas de Carlos Kevin por sanción, de Manu Rico y Barba con el primer equipo y de Fuentes y Barri lesionados.

Ante todo eso, Dani Aso mantuvo el esquema defensivo más habitual y fue de medio campo hacia arriba donde tuvo que hacer el rearme, situando a Sandoval como enlace de una tripleta ofensiva con Miguel Fernández, Aparicio y Abizanda.

Pero el Lleida exhibió calidad, dinamismo y mordiente y literalmente se comió al Huesca de medio campo hacia adelante. Le dio velocidad al balón y ya a los seis minutos tuvo una triple ocasión con Moha, Mejía y Monterde, salvada al final por un oportuno despeje de la defensa antes del remate.

El choque en esos minutos iniciales estuvo más abierto porque el Huesca, en una contra por la izquierda, se cobró su oportunidad con un centro de Edu Adell que Val remató flojo a las manos del portero.

El Lleida, con la defensa adelantada, se mostró más vertical en sus acciones ofensivas y llevó el mando en ataque ante un Huesca que trataba de hacerse fuerte en defensa ante la avalancha que se le venía encima.

Antes del primer gol, el equipo de Gabri estuvo muy cerca de adelantarse. Mejía remató fuera por poco desde la frontal, un centro-chut despejado por Valera no lo terminó de concretar Moha, Febas probó desde fuera y al filo de la media hora llegó el 0-1 tras un balón rebotado que le llegó a Febas y lo culminó enviando a la red una buena jugada colectiva de ataque.

El Huesca se quedó noquedado y diez minutos después, a la salida de un córner, el cuero fue rechazado por la defensa y tal como le vino Mejía clavó el esférico en la escuadra. Era el 0-2. Y para colmo de males, antes de llegar al descanso, Edu Adell se rompió en un lance él mismo y tuvo que ser sustituido por Mora, defensa de perfil más defensivo.

Dani Aso aprovechó el descanso para tratar de reactivar el equipo con un triple cambio. Se quedaron en la caseta Tomeo, Abizanda y Miguel Fernández y entraron en juego Ronald, Sastre y Manu Molina. Este último se vio acompañado por la derecha por Val, que dio un paso adelante desde el flanco derecho.

El conjunto oscense tuvo un arranque esperanzador, se adueñó del balón y empujó al Lleida hacia su área. Cierto es que costaba, y de hecho el equipo catalán se mostraba cómodo y expeditivo en defensa.

Una buena subida de Val por la derecha con balón interceptado a córner por la zaga fue un primer aviso de las intenciones dominantes del filial.

Después entró en juego el juvenil Taboada, debutante en el equipo, por un Carrasco que tampoco estuvo ayer en su mejor versión y que se fue un tanto renqueante.

En una nueva tentativa, un centro de Manu Molina, también desde la derecha, Sandoval tiró pero el balón fue despedido a córner.

Y en el 72, en una de las escasas apariciones del Lleida en ataque en este periodo, Moha volvió a hacer estragos con una gran jugada para ganar la línea de fondo y hacer un pase mortal que no desaprovechó David López en el punto de penalti para controlar y fusilar a Valera. Era el 0-3 con el que el Lleida dejaba el choque definitivamente visto para sentencia.

Los últimos veinte minutos fueron de caras largas, sin remedio y con el gol del honor ya en el descuento tras un centro de Manu Molina que Sandoval remató a placer.

Etiquetas