SD Huesca

SD HUESCA

Un gol madrugador lastra al Huesca B, que se aleja aún más de la permanencia (1-0)

El filial azulgrana, tras perder en Lleida, se queda a cinco puntos de la salvación con seis en juego

Aparicio, en una jugada de ataque del Huesca B en Lleida.
Aparicio, en una jugada de ataque del Huesca B en Lleida.
SD Huesca

Lleida Esportiu: Ramón Vila, Neeskens (Arnau Caixas, 81), Figueras (Fall, 65), Joanet, Moha (Alpha, 77), Yasser, Nani, Toribio (Mejía, 66), David López, Monterde y Febas (Danylo, 81).

SDHuesca B: Tiago, Peteiro, Nacho Pastor, Euse Monzón, Edu Adell (Barba, 56), Ronald (David García, 62), Fuentes (Jordi Cano, 46), Sandoval, Manu Molina (Aparicio, 56), Manu Rico y Carlos Kevin.

ÁRBITRO: Ruiz Rabanel (Vasco). Amonestó a Yasser, Neeskens, Alpha y Monterde por el Lleida.

GOLES: 1-0 Minuto 5: Febas.

HUESCA.- Se le escapa la permanecia al Huesca B. Con seis puntos en disputa son cinco los que le separan de Cerdanyola, Brea y Badalona, que están en la “pomada”, y cuatro del Andratx. Un finísimo hilo de esperanza en el que también pueden jugar a favor los duelos directos.

El gol del Lleida a los 5 minutos fue decisivo porque el filial azulgrana no tuvo capacidad para remontar y sus opciones fueron más bien escasas y llegaron sobre todo en la segunda parte, pero justo es decirlo muy en cuentagotas. No fue un buen encuentro de los azulgranas, que quedaron a merced del oficio de los catalanes, que con estos tres puntos aumentan las posibilidades de playoff.

El primer tiempo, y ya el resto del partido, quedó condicionado por el gol tempranero que le permitió al Lleida adelantarse en el marcador. A los cinco minutos, y después de una falta a favor, se produjo una contra del equipo catalán con un balón largo que llegó a Febas, con la defensa oscense adelantada, para plantarse solo ante Tiago y batirle en su salida.

Un gol que suponía empezar otro partido, pero con el marcador en contra. Dani Aso había dispuesto un once con una defensa en la que Peteiro y Edu Adell estaban en los laterales y Nacho Pastor y Euse en el eje, por delante Ronald, con Manu Rico,Fuentes y Sandoval en el trivote del centro del campo y Carlos Kevin en punta.

El Lleida hizo una buena presión y es un equipo al que le gusta manejar el balón. El Huesca tuvo muchas dificultades para encontrar líneas de pase en el medio campo y profundizar en ataque. Lo intentó más por el costado izquierdo con algunas subidas de Edu Adell y Sandoval. Pero faltaba fuelle y convicción porque el Lleida no perdió el orden defensivo.

Febas, un incordio, estuvo cerca de hacer el segundo con un tiro que despejó Tiago tras una acción por la derecha. El Huesca trató de reaccionar y lo hizo con un balón desde la derecha que se paseó sin remate y en un corner botado desde la izquierda con un tiro de Euse que se le fue alto.

Tiago se anticipó ante Moha tras una buena asistencia, Febas sacudió un latigazo desde fuera de área y el Lleida aún tuvo otra muy clara en una jugada de Moha desde la línea de fondo con un remate fallido de Joanet que se marchó alto sin tener oposición. Se cerraba así un primer tiempo pobre por parte azulgrana.

El segundo tiempo lo inició el Huesca B con la entrada de Jordi Cano por Fuentes. De las botas del extremo nació una buena jugada a poco de empezar este periodo con un centro que puso al área y que Figueras, anticipándose a Carlos Kevin, que ya se relamía, despejó a córner. Quiso dar más profundidad Dani Aso al equipo con otros dos cambios tempranos, dando paso a Barba y Aparicio por Edu Adell y Manu Molina.

Tenía el Huesca B el balón, estaba más en campo contrario pero era como amagar sin golpear. Se sumó David García por Ronald en otra vuelta de tuerca para acumular efectivos arriba. Jordi Cano, en una falta en el pico del área, tiró desviado. Y la mejor ocasión del filial llegó en el 76, un córner desde la izquierda que Carlos Kevin, entrando con poderío, remató al poste. Lo siguió intentando el Huesca y de nuevo surgió Aparicio con un centro a Carlos Kevin que finalmente abortó un defensa del Lleida enviando a córner.

Esta fue prácticamente la última aparición del Huesca B en el área local. Al menos, la de mayor peligro. El Lleida se hizo fuerte en defensa, no perdió el orden y supo gestionar esos instantes finales -con seis de añadido por el tiempo perdido- en los que el conjunto de Dani Aso hizo un ejercicio voluntarioso de ataque pero con nula efectividad. Lo que viene a ser más corazón que cabeza viendo cómo se iba consumiendo el partido y no había manera de hincarle el diente a un Lleida que veía en la victoria un premio con el que agarrarse a sus opciones de irrumpir en la lucha por el ascenso. Al Huesca B aún le dan, pero poco, las matemáticas.

El asunto ya no es solo ganar a Espanyol B y Cerdanyola sino también esperar lo que hagan los otros equipos que están en la pelea.

Etiquetas