SD Huesca

FÚTBOL/ SEGUNDA DIVISIÓN

El Huesca cierra una triste campaña como local

Los azulgranas han sumado en El Alcoraz 30 puntos de los 63 posibles

El Huesca cerró sus partidos en casa con una victoria ante la Real Sociedad B.
El Huesca cerró sus partidos en casa con una victoria ante la Real Sociedad B.
Javier Navarro

El Huesca cerró este sábado sus partidos en El Alcoraz por esta temporada, a falta de la visita a Valladolid, y se puede hacer un balance de los números azulgranas en casa. Y la conclusión es que el equipo ha completado una liga decepcionante en su feudo, que ha sido una de las claves para que el equipo termine muy alejado de sus objetivos a principio de temporada.

Seguramente el dato más demoledor es que, de los 63 puntos en juego en los 21 partidos de casa del Huesca, solo han sumado 30, menos de la mitad, una sangría de puntos con la que es imposible aspirar a ascender o a jugar el playoff.

Los azulgranas han ganado siete de esos 21 partidos en casa, han empatado nueve y han perdido cinco. Cierto es que la cifra de derrotas es positiva, y de hecho el equipo ha estado desde finales de enero hasta mayo sin perder en casa, pero cuando eres un equipo que aspira a subir esa racha tiene bastante poco mérito, sobre todo porque no es lo mismo no perder que ganar.

En cuanto a los datos repartidos entre los dos técnicos que ha tenido el equipo, en casa son muy similares. Con Nacho Ambriz el Huesca jugó en casa seis partidos, de los que ganó un tercio, dos, empató otro tercio, otros dos, y perdió los dos restantes. Con Xisco han jugado los otros quince encuentros, de los que ha ganado un tercio, cinco, ha empatado siete y ha perdido tres. Cierto es que el equipo ha sido más sólido, mirando el número de derrotas, con el balear, pero ofensivamente el nivel ha sido similar atendiendo a los partidos ganados.

Y otra dato estadístico preocupante es el del número de victorias en casa. Es bien sabido que cada temporada, y más en una competición tan dura e igualada como la Segunda División, el hacerse fuerte en casa es fundamental. Pues bien, en las diez temporadas que el Huesca ha estado en Segunda en los últimos tiempos, su peor marca de victorias en casa es precisamente siete. Ocurrió en la temporada 2009-10, la segunda del club en la categoría, en la siguiente, en la 2012-13, la del descenso a Segunda B, y la 2015-16.

En las tres últimas temporadas, la primera en la que se jugó un playoff y las dos que terminaron en ascenso, se habían superado las diez victorias en casa, y en la temporada de Michel en el banquillo se llegó a la nada despreciable cifra de quince triunfos como local, tres cuartas partes de todos los partidos en El Alcoraz.

Haciendo un resumen cronológico de los choques de casa, el equipo comenzó la temporada de manera inmejorable con dos victorias de postín, ante el Eibar, uno de los equipos que lucha por ascender, y el Cartagena. Desde ahí llegó un punto de inflexión negativo con derrota ante el Oviedo, empate con el Fuenlabrada, derrota con el Tenerife y empate con el Málaga.

Ya con Xisco en el banquillo el equipo se estrenó en casa con un empate ante el Amorebieta, perdió con el Leganés y empató con el Ibiza. La primera victoria llegó ante el Valladolid, pero después otra mala racha con derrota ante el Girona, empate con el Alcorcón y derrota con la Ponferradina.

Y es desde ese partido cuando ha llegado la mejor racha, pero a medias, porque el equipo no ha perdido pero ha ganado cuatro de los ocho últimos encuentros, una suma claramente insuficiente para un equipo que quiere estar arriba. Se ganó a Mirandés, Lugo, Burgos y Real Sociedad B, y se empató con Las Palmas, Almería, Zaragoza y Sporting de Gijón.

Etiquetas