SD Huesca

FÚTBOL/SEGUNDA DIVISIÓN

El Huesca 22-23 echa a andar con las pruebas médicas

Ayer y hoy la plantilla pasará el reconocimiento médico

Álvaro Fernández, del que todavía no se sabe su futuro, pero será lejos del Huesca, en las pruebas.
Álvaro Fernández, del que todavía no se sabe su futuro, pero será lejos del Huesca, en las pruebas.
SD Huesca

Día primero del nuevo proyecto azulgrana para la temporada 2022-23. El primer equipo azulgrana echó a andar ayer con los reconocimientos médicos, una tradición en el primer día de pretemporada. Once jugadores, los porteros Sanromán y Álvaro Fernández y los centrocampistas Cristian Salvador, Gerard Valentín, Joaquín, Patrick Soko y Enzo Lombardo, junto a los canteranos Hugo Anglada, Carlos Kevin, Euse Monzó y Manu Rico, pasaron por la Policlínica Altoaragón y la consulta del doctor Sarasa para ser sometidos a diferentes pruebas y exámenes. Allí estuvieron en manos, entre otros, de los doctores del club Moré y Escribano, así como del cardiólogo, el doctor Gallán.

El entrenador, Cuco Ziganda, también estuvo presente en este primer día de pruebas, en las que participaron también los servicios médicos del club azulgrana. Esta primera etapa de reconocimientos se prolongó durante toda la mañana, y hoy martes continuará con los jugadores de la primera plantilla que restan.

Sanrromán, en otra de las pruebas.
Sanrromán, en otra de las pruebas.
SD Huesca

Una vez terminados los exámenes, mañana miércoles, será el momento de vestirse de corto para el primer entrenamiento de la plantilla a las órdenes de Ziganda, que tendrá lugar en el IES Pirámide a lo largo de la mañana. Y acto seguido, esa misma tarde, viaje a Benasque para comenzar el stage de pretemporada del club, que se prolongará poco más de una semana.

El doctor Francisco Moré, director médico de la Policlínica Altoaragón y parte de los servicios médicos del club, explicaba en qué consisten estos exámenes a los que durante dos días se va someter a la plantilla, y que son ya una constante al inicio de cada temporada.

Estos reconocimientos consisten en un estudio analítico, la valoración de diferentes parámetros como el hemograma, la bioquímica, el hierro, el colesterol, las transaminasas, la función renal o un estudio inmunológico”.

También se sometió a los jugadores a un electrocardiograma y a una valoración morfológica del corazón, sobre todo para prevenir posibles lesiones cardiacas.

Se realiza un estudio morfológico completo y si hay dudas o posibles lesiones se realizarán pruebas añadidas como resonancias. También se valora el metabolismo, se realiza una aerometría, los datos de carbono, proteínas y grasas, de cara a fijar pautas nutricionales personalizadas, y un estudio del sistema neuromuscular.

Moré señalaba que estos estudios tan completos, que se realizan desde hace unos años, “sirven para que los jugadores tengan cada vez menos lesiones y se puedan controlar mejor. Se trata de controlar el estado funcional del jugador a todos los niveles”.

Etiquetas