SD Huesca

segunda división

La afición azulgrana arropa al Huesca en el entrenamiento de puertas abiertas

Ni el frío ni la niebla han impedido que más de 500 aficionados oscenses presenciaran la sesión en El Alcoraz 

La afición azulgrana no perdió detalle del entrenamiento de la SD Huesca en El Alcoraz.
La afición azulgrana no perdió detalle del entrenamiento de la SD Huesca en El Alcoraz.
Pablo Segura

Más de 500 aficionados han seguido de cerca el entrenamiento de puertas abiertas de la SD Huesca en El Alcoraz. Los azulgranas se han dado un baño de masas en la víspera del Día de Reyes y han completado una sesión de más de dos horas de duración arropados por la afición.

El frío y la niebla no han sido un impedimento para que los más pequeños disfrutasen de cerca del entrenamiento del primer equipo en el feudo azulgrana. La mascota del club, Dragonés ha acompañado en las gradas a los aficionados, que han celebrado goles y paradas como si de un partido de liga se tratase.

Kevin Carlos, pendiente de solucionar los últimos flecos de su salida al filial del Betis, y Euse Monzó, cuya cesión al Sanse se ha hecho oficial a lo largo de la mañana, han sido las únicas ausencias azulgranas de un entrenamiento en el que sí a participado Juan Villar.

El Cuco ha programado un entrenamiento en el que el balón ha sido el gran protagonista. La sesión ha comenzado con distintos ejercicios físicos y de conducción de balón, que han dado paso a otros de centros y finalización. Enzo Lombardo y Hugo Anglada han completado la última parte del entrenamiento con trabajo específico y la plantilla ha terminado afinando la puntería con disparos a la portería defendida por Andrés, San Román y Sanz.

Al final de la sesión, la plantilla al completo se ha acercado a saludar a los asistentes, con quienes se han fotografiado, han firmado autógrafos y han charlado. Algunos afortunados han conseguido bufandas, fotografías e incluso camisetas y sudaderas de los jugadores, que no han dudado en permanecer sobre el césped hasta que el último niño ha conseguido su firma.

Una gran mañana repleta de alegría e ilusión que ha dejado patente el gran respaldo de la afición oscense a los suyos.

Los azulgranas regresan mañana al Pirámide para seguir preparando el trascendental choque del lunes ante el Albacete (21 horas), en el que será el primer partido de 2023 y que dará el pistoletazo de salida a la segunda vuelta.

Etiquetas