SD Huesca

delantera

Iris Arnas, una pieza clave en la medular

Es una de las jugadoras que más minutos ha disputado

Iris Arnas durante un partido disputado en San Jorge.
Iris Arnas durante un partido disputado en San Jorge.
C. Pascual

La zaragozana Iris Arnas (1996) empezó, como muchas otras futbolistas, jugando con chicos. Fue en los campos de la UD San José, y después pasaría por el actual Zaragoza CFF y el Oliver hasta recalar en la SD Huesca, donde lleva cuatro temporadas y se ha consolidado como una pieza fundamental tanto en el centro del campo como en el vestuario.

Consciente de ello, agradece “la confianza” al cuerpo técnico, especialmente en un año que ha sido todo un “reto” ya que se tenían que acostumbrar a la nueva categoría tras haber ascendido el curso anterior.

Aunque todavía le quedan muchos años de fútbol, lo cierto es que es una de las jugadoras con más experiencia dentro de una plantilla bastante joven. “Las que tenemos un poco más de edad asumimos ese rol e intentamos ayudar a las más jóvenes o a las que suben del filial, tanto dentro del campo como fuera”, explica Arnas.

Precisamente, piensa que el objetivo de la SD Huesca debería ser “seguir formando a jugadoras desde la base para que puedan aportar al primer equipo”. De esta manera, junto a otros fichajes se creará “un equipo fuerte que a largo plazo nos permita visualizar otros ascensos”.

Para ello, el Huesca aporta herramientas a nivel de preparación física o de nutrición que hacen que sea “el club más profesional” en el que Iris Arnas ha estado. No es baladí, y más en un momento de ‘boom’ del fútbol femenino que hay que aprovechar porque “cada vez más niñas se apuntan y hay más afición”.

Aunque le gusta jugar en San Jorge, su casa durante el año, reconoce que disputar el cruce de Copa de la Reina en El Alcoraz ante el RCD Espanyol fue especial: “Es como un premio para todo nuestro trabajo, y nos gusta que se nos recompense con poder jugar ahí al menos una vez al año”, explica la ‘4’ azulgrana.