Huesca

DESCENSO DE LAS TEMPERATURAS

El frente frío hace que se desplomen en Huesca los termómetros

El Plan de Emergencia de la capital altoaragose mantiene sin ser activado

El frente frío hace que se desplomen en Huesca los termómetros
El frente frío hace que se desplomen en Huesca los termómetros
P.S.

HUESCA.- La llegada de un frente frío ha traído esta semana a la ciudad de Huesca un descenso en las temperaturas. A pesar de las previsiones meteorológicas, el Ayuntamiento no ha activado hasta el momento el Plan de Emergencia Municipal de Vialidad Invernal (Pemuvi), el cual se mantiene desde el inicio del otoño hasta primavera y contempla labores extraordinarias para hacer frente a posibles nieves o heladas en la localidad.

"El Pemuvi está previsto pero no ha sido activado al no encontrarnos en alerta. Con los trabajos normales y cotidianos se solventan las heladas que han podido producirse", señala el Ayuntamiento.

El mecanismo de puesta en marcha viene determinado por las alertas meteorológicas y todos los medios están ya disponibles para movilizarse. Entre ellos, la Policía Local, los bomberos, Protección Civil y los Servicios Sociales y Sanitarios.

Entre los medios materiales disponibles y utilizados en el Pemuvi se encuentra un silo de sal localizado en el Polígono Sepes, del que se abastece el tractor repartidor.

VERTIDO DE SAL

Entre otras labores, los operarios del Ayuntamiento llevan a cabo periódicamente los trabajos de vertido de sal en las carreteras que comunican Huesca con barrios rurales como Banariés o Huerrios. "Unas tareas que se realizan al margen del Plan", según apuntan fuentes del Consistorio.

Donde más se sufre el frío invernal es al aire libre. Un ejemplo de ello serían los trabajadores que realizan su jornada laboral al descubierto. "Trabajar en la calle con estas temperaturas es muy sufrido. Por las mañanas intento buscar el sol y por las tardes, zonas donde haya calor".

Por este motivo, Victoria Latorre, vendedora de la Once se sitúa en el Coso Alto, junto al puesto de la castañera, Marimar Giménez, quien asegura ir vestida con varias capas para intentar estar más caliente. "Llevo tres pares de calcetines, tres jerséis y una camiseta térmica, la cazadora y el gorro", cuenta mientras coge el café que le han traído.

Otra de sus compañeras de la Once, Dolores Martín, denuncia el frío que sufren al inicio de la jornada laboral. "Las patrullas de limpieza riegan con agua las calles justo antes de que empecemos a trabajar. La humedad se te clava en el cuerpo".

También los hay como Manuel Alcalá y Diego Arranz, ambos albañiles desde hace años. "Al estar en movimiento y también tener la costumbre de trabajar a la intemperie, hace que notemos menos el frío", indican. Hay quienes prefieren el frío a la niebla o el aire. Alejandro Reche es repartidor de Correos y al desplazarse en moto e ir con un buen abrigo, lo que más dificulta su trabajo diario son esos fenómenos meteorológicos, tal y como señala.

Otra trabajadora que pasa varias horas en la calle es Vicén Lagunas, captadora de socios desde hace un año."Lo llevo muy mal, y más este invierno que ha habido un cambio tan repentino", explica.

Para afrontar el frío helador, todos coinciden en que el mejor remedio es tomar algo caliente y abrigarse bien.

ALBERGUE DE TRANSEÚNTES

Al igual que los trabajadores, quienes sufren de cerca la llegada del frío son las personas sin hogar. Uno de los lugares frecuentados por los transeúntes durante épocas de frío es el albergue municipal localizado en la Ronda Montearagón.

A pesar de la climatología de las últimas jornadas, no existe una ocupación completa en el mismo. "Se presupone una alta demanda, pero no es así. Durante estos días no hay un aumento significativo pero se refuerzan las plazas por si acaso", señalan desde el Ayuntamiento.

El albergue social de Huesca cuenta con una disponibilidad de 24 camas en sus instalaciones, una cantidad que queda ampliada en caso de emergencia. "En determinadas situaciones, se dispone de 8 camas más situadas en un piso contiguo que se ocupan cuando se necesitan", detallan. Además, dispone de servicio de lavado de ropa y duchas.

Hasta el momento, durante la temporada de frío que se extiende del 1 de diciembre al 28 de febrero, el albergue no ha sido ocupado en su totalidad.

Tal y como informan desde el Ayuntamiento, actualmente disponen de 13 camas libres, con unas de 6 a 10 personas cada día. "De modo que no está directamente relacionado el descenso de las temperaturas con el aumento de los transeúntes en el albergue", concluyen.

NUMEROSOS RESFRIADOS EN ESTA ÉPOCA

Durante estos días, se juntan los catarros, la bronquitis y los primeros cuadros gripales. "La gran cantidad de casos hace que sea la época con mayor afluencia en los centros de salud, lo cual se nota y mucho", según señala José María Borrell, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Huesca, quien además destaca que los peores días debido a la irrupción de la gripe aún no han llegado.

"Se multiplican sin embargo las enfermedades como los resfriados, llegando a colapsarse los servicios de urgencias y atención primaria, ya que se les junta mucho trabajo", apuntan.

Se trata generalmente de procesos víricos que requieren las medidas habituales de reposo y de bajar la fiebre. Aunque la molestia de los síntomas da lugar a que los enfermos vayan pasando por las consultas para recibir el diagnóstico, el cual corresponde a los profesionales, afirman desde el Colegio Oficial de Médicos de Huesca.

Entre los distintos niveles, la institución colegial indica que los adultos pueden superar los resfriados o gripes fácilmente, dentro del malestar que originan. Sin embargo, ha de prestarse especial atención a los enfermos crónicos, con cardiopatías o problemas respiratorios, los diabéiticos y también a los ancianos. Del mismo modo ocurre con los niños, quienes pueden presentar convulsiones febriles o episodios de deshidratación.

Etiquetas