Huesca

ARQUETAS SANTOS JUSTO Y PASTOR

Las arquetas de los santos Justo y Pastor de San Pedro el Viejo de Huesca recuperan su esplendor

Se ha desarrollado en los últimos meses un doble proceso de restauración

Las arquetas de los santos Justo y Pastor de San Pedro el Viejo de Huesca recuperan su esplendor
Las arquetas de los santos Justo y Pastor de San Pedro el Viejo de Huesca recuperan su esplendor
P.S.

HUESCA.- El Museo Diocesano de Huesca acogió en el salón del Tanto Monta la conferencia y exposición "Las arquetas de San Justo y San Pastor: Una historia a la luz de su restauración", que abordó el proceso seguido para su estudio y recuperar su esplendor. El acto, organizado por la Asociación Obreros de San Pedro el Viejo y el Museo, contó con la presencia de la historiadora del arte Selena Sánchez y las restauradoras Patricia Uceda, Raquel Carcas y Verónica Ligero, quienes han desarrollado el trabajo, sufragado por la Diócesis de Alcalá de Henares, localidad originaria y donde ejecutaron a los conocidos como Santos Niños.

Las reliquias de los mártires llegaron a la provincia con San Urbez, quien las depositó en el valle de Nocito antes de que se trasladaran en 1499 a San Pedro el Viejo. "En ese momento surge una gran devoción en la ciudad y se fabrican las arquetas en el siglo XVI", recordó Toño Turmo, miembro de la asociación organizadora.

Según señaló Selena Sánchez, "las arquetas sufrieron varias intervenciones en los siglos XVII y XVIII y en 2018, tras un traslado a la Diócesis de Alcalá de Henares, se plantea la posibilidad de volver a actuar sobre ellas, sin tocar las reliquias que contienen en su interior".

Todo el proceso se ha desarrollado a través de una doble vía: la restauración de las arquetas y su estudio histórico-artístico. "Esto nos ha permitido resolver algunos enigmas de su diseño. En el siglo XVII, cuando se produjo la primera restauración -citó Sánchez-, las arquetas eran poco suntuosas y por ello se decidió cubrirlas con terciopelo e incorporar una placa de plata".

El dato más interesante que, según la historiadora del arte, ha aportado la investigación se encuentra en esa misma placa donde aparece el escudo actual de la ciudad de Huesca, un elemento que ya había sido estudiado por investigadores como Carlos Garcés y Pilar Fontana.

Sin embargo, la presente restauración ha permitido descubrir otro detalle: "Debajo del escudo, había otro perteneciente a la duquesa de Híjar, con la que hasta el momento no encontramos ninguna vinculación a San Pedro el Viejo". Todo estaba cubierto por el escudo de la catedral, la triple corona papal, por lo que, tal y como señala, "intuimos que las placas de plata originales nunca estuvieron en las arquetas. El consejo de aquel momento las quitó y cubrió el escudo de la duquesa para que pareciera que eran ellos quienes habían pagado la restauración".

En la conferencia, además de explicar todos estos detalles, se pudieron contemplar las arquetas, que permanecen guardadas en un camarín al que normalmente no se puede acceder. Según Turmo, la restauración ha permitido la mejora de dos elementos con un gran valor artístico que aumentan el patrimonio de Huesca. Selena Sánchez, por su parte, continúa estudiando en los archivos municipales para tratar de esclarecer las incógnitas que guardan las arquetas.

Etiquetas