Huesca

MOVILIDAD

El auge de los patinetes eléctricos llega a Huesca

Cada vez son más los usuarios que eligen este medio para moverse por la ciudad, aunque no existe una regulación para ello

El auge de los patinetes eléctricos llega a Huesca
El auge de los patinetes eléctricos llega a Huesca
P.S.

HUESCA.- El patinete ha dejado de ser un actividad infantil para triunfar entre los adultos". Así confirma Daniel Sauras, responsable de la zona "roller" en Decathlon Huesca, el creciente éxito de este producto en la capital oscense. Por su parte, Samuel Escámez, presidente de "Huesca en bici", señala el hecho de que mucha gente que podría utilizar bici se está pasando al patinete.

Mirella Casado es usuaria de este medio de transporte desde marzo del año pasado. Siempre se movía por Huesca andando o en bici, pero la localización de su empresa en el centro motivó su decisión de adquirir un patinete. "Existen pocos sitios para dejar la bicicleta sumado al riesgo de que se la lleven en la calle", explica.

Hay varios factores que han propiciado el incremento del número de patinetes que circulan por la localidad. Tal y como señala Sauras, "la peatonalización del centro ha ayudado a su venta, ya que los coches no pueden pasar y resulta complicado llevar la bicicleta por esa zona".

Sin embargo, este aspecto genera también inconvenientes derivados del uso de determinados patinetes eléctricos. Escámez apunta a la ilegalidad de algunos modelos, como los libres de potencia. "Estos vehículos son los que verdaderamente generan problemas. Hemos llegado a ver algunos que circulaban a 60 o incluso a 90 kilómetros por hora, velocidad que alcanza una moto o una scooter, no un patinete".

La inexistencia de una regulación como tal en la ciudad es unos de los aspectos por los que Rui Peixto, responsable de la tienda "BiciFactor" en la capital oscense, decidió no sumarse al "boom" de los patinetes eléctricos. "Legalmente, están generando muchas dudas. Además, no se trata de un producto estable en el mercado y en caso de que haya algún problema técnico, no existe ningún lugar aquí donde poder repararlos", subraya.

El Ayuntamiento de Huesca no cuenta todavía con un código regulador al respecto y, por ello, desde la asociación ciclista apuntan a la posible necesidad en un futuro de una ordenanza, como ha ocurrido ya en otras ciudades, "para decidir cuáles van por la calzada y cuáles por el carril bici, sin considerar, por supuesto, la posibilidad de circular por la acera. Hay que respetar el espacio para los peatones y convivir, y más en Huesca, que lo que más se hace es caminar", señalan.

Sin embargo, este aspecto unido a la ausencia de una ordenanza municipal, genera confusión por ambas partes, tal y como confirma Mirella Casado. "Cuando adquirí el patinete -señala- llamé a la Policía Local desde donde me informaron de que debía circular por el carril bici y cuando no hubiera, debía hacerlo con muchísimo cuidado por la acera, ya que allí la prioridad la tienen siempre los peatones".

Por otra parte, la carencia de una regulación que recoja su uso, hace que no se precise de un seguro para su utilización. "Además, el patinete es pequeño, rápido y ecológico", apunta el responsable de la tienda. Todo ello se presenta como puntos positivos para el usuario además de su tamaño reducido que facilita su transporte y almacenaje. Desde la tienda de deportes confirman que muchos clientes que han adquirido en los últimos meses un patinete se lo llevan incluso a sus despachos, ya que pueden dejarlos debajo de la mesa sin que se vean o en cualquier sitio debido a su escaso volumen. Esta característica la destacaba también la usuaria oscense que afirma que puede entrar con el patinete a cualquier lugar: "Lo pliego y no ocupa nada de espacio".

Así mismo, el tamaño de Huesca también beneficia la proliferación de estos nuevos medios de transporte. "En otras ciudades, muchos habitantes optan principalmente por la moto para desplazarse, pero Huesca, al ser pequeña y tener todo el centro peatonalizado, da lugar a que se prefiera este tipo de medios", confirma Daniel Sauras.

A LA ESPERA DE REGULACIÓN

Sin embargo, también se han dado condiciones desfavorables que afectan a los patinetes, especialmente a los eléctricos, como por ejemplo la mala publicidad con la que han contado en los últimos meses debido a la ausencia de un código regulador para su uso o a los accidentes que se han producido, como el ocurrido el pasado mes de agosto en Esplugues de Llobregat (Barcelona) en el que falleció una mujer de 92 años tras ser arrollada por un vehículo de este tipo.

Los patinetes eléctricos están considerados como vehículos de movilidad personal (VMP). Según la Dirección General de Tráfico (DGT), se trata de un formato híbrido que no puede considerarse ni peatón ni vehículo. La regulación de los patinetes eléctricos está prevista para mediados de este año. Sin embargo, debido a los incidentes que se han producido, los ayuntamientos de ciudades como Barcelona, Madrid y Sevilla se han visto obligados a desarrollar ordenanzas con las que reglar estas nuevas formas de movilidad.

Con respecto a las ventas, desde Decathlon afirman el éxito del patinete eléctrico "por ser un material novedoso y más barato que la bici eléctrica", pero también señalan el aumento en la adquisición de patinetes normales (manuales) para adultos.

"BOOM" EN LAS VENTAS

Las tiendas de deportes no son las únicas que se han sumado al "boom" de los patinetes en Huesca. "Home Gallery", un establecimiento especializado en electrónica, también ha incorporado este producto a su catálogo. "En septiembre comenzamos a vender patinetes eléctricos en Huesca. La gente ha empezado a verlos por todos los sitios y se convirtieron en un regalo muy recurrente estas navidades", apunta Fernando Badía, dependiente de esta tienda.

Con relación a estos últimos, desde "Huesca en Bici" señalan que los manuales "han existido desde hace 100 años y nunca han supuesto un problema. El inconveniente lo generan los patinetes eléctricos libres de potencia".

Según Escámez, hasta el momento no ha sido "exagerada" su presencia en Huesca, pero considera que su futura proliferación hay que controlarla, sobre todo porque se trata de vehículos peligrosos y complicados. "Por ahora, cabemos todos en el carril bici. Pero debemos considerar que es un lugar por el que hay que ir despacio, los patinetes pequeños que no tienen mucha potencia circulan como una bici y para nosotros no suponen ningún conflicto", reitera.

Con respecto a los precios medios, un patinete eléctrico oscila en torno a los 500 euros, el patinete manual de adulto sobre los 100 y el infantil puede adquirirse desde 20 hasta 80 euros.

Etiquetas