Huesca

NORMATIVA MUNICIPAL

El barrio San José de Huesca suspende la verbena por el Decreto de Espectáculos

La Asociación de Vecinos sostiene que no tiene capacidad suficiente para atender sus requisitos

El barrio San José de Huesca suspende la verbena por el Decreto de Espectáculos
El barrio San José de Huesca suspende la verbena por el Decreto de Espectáculos

HUESCA.- El barrio de San José se quedará sin verbena en sus próximas fiestas, en marzo, a causa del Decreto de Espectáculos Públicos y los condicionantes económicos y, sobre todo, de organización que impone para celebrar estos actos.

El presidente de la Asociación de Vecinos, Fernando Anoro, confirmó este miércoles este extremo, que fue acordado "sin necesidad siquiera de votación" tanto por la junta directiva de la entidad vecinal como por la asamblea de vecinos que se celebró en diciembre.

El barrio ha tomado esta drástica decisión por "la impotencia para llevar a cabo el trabajo" que impone el muy criticado Decreto de Espectáculos Públicos, aprobado inicialmente tras las cinco muertes del Madrid Arena (en Halloween de 2012) y modificado posteriormente para rebajar los requisitos y adecuarlos a la realidad de las fiestas de barrios.

Pese a estos cambios para flexibilizar sus requisitos, el Decreto, según señaló este miércoles Anoro -y otros representantes vecinales en meses anteriores-, sigue fijando condiciones inasumibles para actos como las verbenas de los barrios.

"La normativa es muy difícil de aplicar y está orientada a empresas, no está pensada para los barrios pequeños de ciudades pequeñas ni para los pueblos", reflexionó el presidente de la Asociación de Vecinos del barrio de San José, quien también criticó que "esas empresas, además, tienen más fácil eludir a la justicia si hay errores" en el cumplimiento de la ley porque "ningún presidente de barrio tiene capacidad económica suficiente para contratar un equipo de abogados si hay errores".

LOS JÓVENES, LOS GRANDES PERJUDICADOS

Con esta decisión de no organizar ningún acto a partir de las diez de la noche, San José perderá su "espectáculo central" de las fiestas, "el más valioso y el más dirigido a la ciudad entera, no sólo al barrio".

Los grandes perjudicados, apuntó Anoro, serán los jóvenes, "que se quedarán sin participación en las fiestas al no haber verbena". "La gente joven, una vez más, se queda al margen", lamentó el representante de San José, quien insistió en que la verbena es el acto que más juventud congrega. "El resto de actos se dirige al barrio, que mayoritariamente es de gente muy mayor y, por tanto, las fiestas serán de un carácter muy, muy familiar", agregó.

El presidente de San José también criticó que la Policía, "única y exclusivamente", se dedique a "ir a pillar la infracción y no a ayudar a evitar esa infracción".

Aunque la verbena se ha suprimido fundamentalmente por los aspectos organizativos que impone el Decreto, Anoro tampoco se olvidó de la repercusión económica de la normativa. Así, recordó que el año pasado el coste de seguridad para la verbena superó los mil euros.

LA VERBENA DE 2015 YA "SUFRIÓ" EL DECRETO

Cabe recordar que la verbena de San José ya "sufrió" el Decreto de Espectáculos Públicos en 2015. En esas fiestas, la entonces presidenta vecinal, Eugenia Gabás, denunció que más de 300 personas se quedaron sin poder entrar en la verbena "porque la seguridad privada, siguiendo indicaciones de la Policía (autonómica), prohibió el paso a los menores si no iban con sus padres y estos lo acreditaban documentalmente". Así fue como cientos de personas, declaró en su día Gabás, no pudieron entrar "porque los padres no llevaban la documentación" o los menores "iban con sus abuelos o tíos".

UNA NORMA QUE HA CAUSADO NUMEROSOS PROBLEMAS

Desde su entrada en vigor en 2013, el Decreto de Espectáculos Públicos ha ocasionado cuantiosos problemas en la organización de las fiestas de los barrios y de las localidades de menor tamaño, tantos que incluso la DPH, por unanimidad, pidió paralizar su aplicación en verano de 2017.

En Huesca ciudad, la Asociación de Santo Domingo y San Martín trasladó su verbena al Palacio de Congresos ya a los pocos meses de la entrada en vigor del Decreto.

Al año siguiente, ante la obligación de que las asociaciones vecinales asumieran los pagos de seguros y fianzas (unos 3.500 euros), el Ayuntamiento oscense tuvo que crear una comisión habilitada para sufragar estos gastos y permitir así la celebración de las fiestas de los barrios. Antes de esta decisión del Consistorio, varias asociaciones de vecinos habían anunciado la suspensión de sus fiestas por la imposibilidad de hacer frente a estos desembolsos.

También en 2017 hubo varios barrios que se plantearon suspender las fiestas por el incremento de hasta un 40 % en el coste del personal de seguridad (unos 140 euros por hora, señaló Osca XXI), ya que las verbenas debían contar con siete miembros de personal de seguridad. Finalmente, ninguna fiesta se llegó a suspender por culpa del Decreto.

La modificación de la norma, el año pasado, relajó los requisitos para estos actos y aunque los barrios reconocieron esta laxitud, insistieron en que las condiciones seguían sin ser acordes a la realidad de una verbena popular. También el año pasado, el Ayuntamiento elevó un 25 % las ayudas a las fiestas de barrios para contribuir a sufragar estos gastos adicionales.

Etiquetas