Huesca

SANIDAD

Los altoaragoneses presentaron 67 quejas al Defensor del Paciente

Las listas de espera fueron la cuestión con más reclamaciones presentadas

Los altoaragoneses presentaron 67 quejas al Defensor del Paciente
Los altoaragoneses presentaron 67 quejas al Defensor del Paciente
D.A.

HUESCA.- Los altoaragoneses presentaron 67 quejas el año pasado ante la Asociación Defensor del Paciente, según la memoria de 2018 de esta organización. En el conjunto de la comunidad autónoma, el número de quejas se incrementó un 10 %, hasta las 342, distribuyéndose por provincias en 252 en Zaragoza, 23 en Teruel y las ya apuntadas en el Alto Aragón.

De esas casi 350 quejas totales en Aragón, alrededor de 150 derivaron en una demanda judicial. La gran mayoría de las mismas se concentró en Zaragoza (120) y las cerca de 30 restantes se repartieron entre Huesca y Teruel.

La cuestión que suscitó más reclamaciones ante el Defensor del Paciente fue las listas de espera, que superaron en 2018 a las quejas por urgencias y traumatología, habitualmente las áreas por las que más casos se presentaban en los años pasados ante la asociación, explicó el abogado en Aragón del Defensor del Paciente, Ricardo Agóiz.

Al respecto, Agóiz apuntó que Aragón acumula 17.074 pacientes en lista de espera frente a los 20.000 del año anterior. La cifra de 2018 representa al 3 % de los españoles que aguardan a pasar por el quirófano, aunque la población aragonesa sobre el total nacional es ligeramente menor a ese porcentaje, el 2,8 %.

Aragón también se encuentra en la "parte media" en cuanto a la demora de las intervenciones quirúrgicas, con 80 días de espera media frente a los 147 de Canarias y los 145 de Cataluña, por un extremo, y los 47 de La Rioja o los 48 del País Vasco, por el otro. En el conjunto del país, la espera media se situó en 2018 en los 91 días, por lo que la comunidad se encuentra por debajo.

Las mayores demoras en Aragón se dan en traumatología, neurocirugía y cirugía general y están marcadas "por el déficit de profesionales". "En Aragón este mal endémico se acentúa, especialmente, a la hora de cubrir algunas plazas de centros periféricos fuera de Zaragoza -es el caso de Huesca-, pese a existir un plan de incentivos para plazas de difícil cobertura", sostiene la memoria anual del Defensor del Paciente.

TURNO DE TARDE Y PROHIBICIÓN DE CONCIERTOS

La asociación plantea "seis medidas de lucha" para reducir las listas de espera, que "evidentemente matan". En primer lugar, aboga por crear un turno de tarde en los hospitales "en las especialidades médicas que sean necesarias para mantener funcionando a pleno rendimiento todos los recursos hasta las 21 horas". Dicha medida permitiría, además, "contratar a los profesionales que actualmente obligamos a emigrar y también a suprimir las horas extra realizadas en dicho turno".

Otras medidas son prohibir los conciertos con los centros privados, que serían "innecesarios al poner a funcionar los centros públicos al 100 %", lo que se traduciría en un ahorro para las arcas públicas. En el mismo sentido se propone la incompatibilidad absoluta para que el personal de la sanidad pública trabaje en la privada.

El Defensor del Paciente también reclama fijar unas garantías y plazos para la atención, "similares en todo el Estado", para acabar con "las vergonzosas diferencias" entre autonomías.

Por otra parte, defiende que se asigne y se dé al paciente un código "en el momento de la decisión clínica de petición de prueba diagnóstica o intervención". Ese código permitirá "asegurar su entrada en lista de espera automáticamente".

La "democratización" del sistema y una transparencia "absoluta", con un acceso "sencillo" a todos los datos de actividad, calidad, gasto y adjudicaciones del Sistema Nacional de Salud, también contribuiría a reducir las listas de espera.

ESTABILIDAD, SALARIOS Y MIR ANTE LA FALTA DE MÉDICOS

Un problema secular de la provincia oscense, como vienen denunciando reiteradamente los colegios profesionales y los sindicatos sanitarios del Alto Aragón, es la falta de médicos. Esta problemática -que la Asociación Defensor del Paciente califica de "endémica", especialmente fuera de Zaragoza ciudad- se puede agravar en los próximos años por la falta de reemplazo para los numerosos facultativos que están cerca de la edad de jubilación.

En su informe anual, el Defensor del Paciente señala que Aragón es una de las comunidades más afectadas por el "alto porcentaje de médicos que está en edad de jubilarse y sin recambio", un problema "especialmente grave en el medio rural y en los hospitales comarcales".

Ante ello, la entidad considera como medidas "más acertadas" la estabilidad laboral, la retribución económica y el incremento de plazas MIR de especialidades deficitarias a través de Ofertas de Empleo Público (OPE). También baraja la posibilidad de retrasar la edad de jubilación para que los médicos de las especialidades más afectadas puedan seguir trabajando superado ese umbral.

Agóiz apuntó que no se trata "tanto de pagar más, sino de garantizar el trabajo y evitar que, tras el MIR y una formación extraordinaria, estos profesionales luego se vayan a otro país".

Garantizar un puesto para varios años tras salir del MIR sería matar dos pájaros de un tiro, ya que "se atajaría la fuga" de médicos formados y, al mismo tiempo, aliviaría la carestía de facultativos en las zonas periféricas, manifestó Agóiz.

Etiquetas