Huesca

ALTOARAGÓN ECONÓMICO

Marta Gastón Menal: "Estabilidad y competitividad brotan de la paz social y del empuje de las empresas"

La consejera de Economía del Gobierno de Aragón apuesta por un "Corredor del Conocimiento" cimentado en Walqa y Plhus

Marta Gastón: "El emprendimiento femenino asienta población con mayor firmeza en el medio rural"
Marta Gastón: "El emprendimiento femenino asienta población con mayor firmeza en el medio rural"
G.A.

HUESCA.- "Echando la vista atrás...". Al estilo Fray Luis de León, Marta Gastón Menal, consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, desmenuza los que considera principales logros en una legislatura que principió en "los años más duros de la crisis" y llega al ocaso con incertidumbres porque los vientos de cola amainan y amenazan tornarse de cara. Viene con las notas de su primera comparecencia parlamentaria, señalados los sectores estratégicos. Y aprecia "que Aragón puede sacar pecho respecto a la situación actual, por lo que espera económicamente en el futuro a corto y medio plazo".

Esta es su sentencia desde los fundamentos de cuatro años.

-Esto es fruto de políticas y de un trabajo incesante, apoyándonos en el diálogo social que ha aportado estabilidad y que acompaña a un factor competitivo que es la paz social, pero esta situación es posible sobre todo por el empuje de nuestras empresas. Las que han resistido han hecho más fuerte a Aragón y dan lecciones para futuras crisis que vendrán, cuanto más tarde mejor, aplicando estrategias inteligentes como la búsqueda de mercados en el exterior con esos pasos en la internacionalización valientes en años de crisis.

Considera, entonces, que ha mejorado el peso específico de la economía aragonesa.

-Aragón está mejor que otras comunidades, con expectativas firmes, proyectos que verán los inicios de su producción, facturación y empleo en el corto-medio plazo. Hemos avanzado mucho en solidez. Nos decían que había una gran brecha entre el crecimiento medio de España y el de Aragón. Y el de Aragón pasó a estar por encima del de España y de la UE y se puso en la cabeza de las comunidades con el mismo escenario, los mismos vientos y mismas posibilidades.

La primera vista, indefectiblemente, es al empleo.

-El crecimiento ha venido acompañado de empleo, pero queda mucho por hacer en materia de retención o retorno con un empleo de calidad, seguridad y salud laboral, convenciendo al grueso de las empresas de que no sólo consiste en tener un salario digno, sino también una formación continua en una sociedad en la que la evolución, sobre todo la digital, lleva una velocidad de vértigo. Hemos mirado el dinero público con lupa y las ayudas a la contratación vienen ligadas a la contratación indefinida, el concreto el 98 % del total.

Entre la caída de salarios y la subida del IPC, la pérdida del poder adquisitivo es evidente.

-En cuatro años, ha descendido un 24,78 % el paro. Y la provincia de Huesca siempre ha estado mejor que Aragón, por debajo del 10 % en la última EPA a pesar de que este año la nieve no ha acompañado. Es cierto que ha habido descenso del poder adquisitivo. Pero, cuando entramos, no sólo hablábamos de gente en paro, sino de dificultades de reinserción de colectivos más vulnerables, porque las desigualdades habían aumentado. Identificamos las condiciones en julio de 2015 para ver cuánto estaba en nuestra mano para dar un vuelco en las políticas de empleo, mejorando en lo cuantitativo y lo cualitativo. Pero la mayor preocupación era la gente que se quedaba colgada.

¿Y cómo se fraguó semejante encaje de bolillos con tantas necesidades patentes?

-En septiembre ya estábamos firmando una declaración con los agentes sociales, y con ellos, dentro del diálogo, la escucha y el consenso, impulsamos convocatorias para el empleo en el medio rural, para que la mujer tuviera un papel más relevante porque había gran brecha también de género y, a partir del genérico de 2017-2020, identificamos colectivos vulnerables como el plan de parados de larga duración. Muchos venían de la construcción y no tenían cualificación y formación para las necesidades de las empresas. Las estadísticas prueban el éxito, porque las expectativas eran que el 20 % pudieran entrar de nuevo y hace unas semanas el balance nos daba el 40 %. Otro colectivo vulnerable era el de mayores de 55 años, y también el de las mujeres, por lo que hemos puesto en marcha el plan Preparadas para el Empleo, porque todas las personas han de tener igualdad de oportunidades. Creemos que funcionará con el trabajo de autorización, orientación, formación y cualificación.

Resta el gran desafío de responder al hercúleo paro joven.

-Si no les ayudamos suficientemente para que vean un horizonte con expectativas, poco estamos contribuyendo a que la sociedad del futuro tenga mimbres de desarrollo económico. Empleo juvenil es el gran plan que estamos desarrollando y que, de la mano de los agentes sociales, pergeñamos para este fin. Tenemos que garantizarles que el entorno aragonés genere ese tipo de trabajos de nivel acorde a su formación. Y el Plan Aragonés de Empleabilidad Joven promueve medidas pioneras que la ministra acogió con agrado. Escuchando a los empresarios, nos decían que una de las cargas más importantes es la Seguridad Social, y se les cubre el coste siempre que cumplan unos requisitos para los contratos hasta 35 años, como el mínimo del contrato de dos años, horquillas salariales prefijadas por cualificación y continuidad en la formación. Son algunas de las 35 medidas que el Plan de Empleo Juvenil del Ministerio ha adoptado. En cuatro años atendiendo a empresarios, potenciales inversores, promotores y emprendedores, se ha impulsado la estabilidad por la paz social.

OPEL Y EJES ESTRATÉGICOS

Entrando en ejes estratégicos, Opel siempre sobrevuela en las vidas de los gobernantes.

-Ha sido el peor momento en cuatro años, fueron días tremendos porque el presidente Lambán y yo veíamos que la factoría de Figueruelas podía irse con una facilidad que no necesitaba que Opel dijera que se van, sino que, con no seguir trayendo modelos para producir, era una muerte silenciosa. No era un órdago, pasamos noches de insomnio por imaginar o visualizar qué iba a ser de Aragón sin nuestro sector de la automoción. Aprendimos las lecciones y hemos sido pioneros en constituir la Mesa de la Automoción, con Gobierno, Opel y el cluster de la automoción, con distintos actores que tienen que ver con el ámbito tecnológico, la universidad porque habrá que cualificar con el vehículo eléctrico que está a la vuelta de la esquina, en 2020, y lo que tenga que ver con la I+D. La Mesa debe ser garantía de tranquilidad y competitividad.

El peso de Opel vuelve la vista a otros ejes estratégicos.

-Desde una comunidad, no se pueden prometer panaceas, pero sí potenciar, promocionar, impulsar e incentivar activa y proactivamente, basándonos en qué somos, qué recursos tenemos y adónde podemos llegar con los pies en el suelo. Hemos potenciado la agroalimentación, pasar de un sector primario productor a un sector agroalimentario que tiene que acercarse cada vez más al ámbito empresarial y menos al agrícola, porque producen y transforman y tienen un gran peso y un gran potencial si le sumamos innovación e internacionalización. Permite además alianzas para que las empresas ganen tamaño, además de fórmulas como el cooperativismo. Además, se están potenciando las exportaciones, factor de fortaleza en Aragón. Dentro de este sector, queríamos que todo proyecto viable que ha pensado en Aragón tuviera alfombra roja para instalarse y para crecer. En 2017, se hizo pública la ubicación en Épila de Bonárea. El 17 de agosto de 2017, se conoció la elección de Pini para un centro base en Binéfar con subsedes en la zona para que aquí se produzca y el ganado no se lleve fuera.

¿Se está aprovechando suficientemente un recurso tal crucial como es la energía?

-El sector de las energías renovables estaba atascado judicialmente y no había siquiera empezado a desarrollar su actividad. Conseguimos, mediante normativa el 30 de agosto de 2016 desatascarlo y aportar seguridad jurídica. Hubo agilidad administrativa y fue una pasarela para posteriores subastas estatales. Tenemos 143 proyectos de eólica en tramitación y 56 de fotovoltaica. Si multiplicamos millón de inversión por megavatio, es una riqueza, desarrollo y empleo que habíamos estado desperdiciando. Ese sector era un propósito y ahora es una realidad.

En otro ámbito, Aragón es tierra de logística.

-Es un sector transversal. Hemos unido plataformas logísticas, conectividad, infraestructuras de transporte, reivindicaciones para la competitividad como la formación, la tecnología, el empleo en logística, y todo bajo el paraguas de Aragón Logística que permite trabajar de forma más eficiente y que Aragón se posicione internacionalmente. Afortunadamente, antes de la crisis ya se diseñaron y pusieron en marcha las plataformas y nuestro trabajo ha sido optimizar, coordinar y hacer eficiente bajo el paraguas de la logística. Hemos creado Cátedra con la Universidad de Zaragoza para que, dentro del tejido empresarial, seleccione gente con talento para un campo que gana cada vez más fuerza. Todo ha venido de la colaboración público-privada, la única manera de ser competitivos, y China ha apostado por nosotros. Con acuerdos con comunidades, puertos y haciendo la comunidad Aragón Plataforma Logística, hacemos de la logística su espíritu: unir y, uniéndonos, optimizarnos.

LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

Estamos en tiempo de conocimiento, digitalización,...

-La Economía del Conocimiento es transversal a estos cuatro ejes estratégicos, no puede considerarse un sector aislado. Hay que concebirla como Innovación (la I+D+i aplicada a todos los sectores) y formación, sobre todo especializada. En Huesca hemos querido hacer un factor competitivo adicional para el Parque Tecnológico Walqa, y hemos trabajado desde el inicio, hemos escuchado a empresas que van creciendo y que tienen que encontrar en ese ecosistema de emprendimiento, de innovación y tecnología para generar el mejor de los entornos. Iremos poniendo herramientas dentro de nuestras posibilidades como la FP Dual, el Centro de Tecnologías Avanzadas o la formación en materia de Big Data con el máster que acabamos de arrancar y que tiene 3 solicitudes por plaza.

Da la sensación de que Walqa no lleva el ritmo deseado.

-Walqa se dejó de la mano. Llevamos meses trabajando con un buque insignia de la tecnología y de mano de la universidad no sólo para generar conocimiento sino empleabilidad, y ese factor que puede conducir al emprendimiento con startups y al empleo que demandan proyectos tecnológicos. Hace falta una "fábrica de programadores" Es un gran potencial y un gran factor de competitividad estando al lado de Plhus, que permite no especialización, sino diversificación. Plhus y Walqa, con sus infraestructuras, tienen que ser un auténtico corredor del conocimiento y generará un polo de atracción cuyas bases están ya sentadas. Para Huesca, incorpora un factor de competitividad.

La provincia de Huesca es un mosaico diversificado en su realidad y en su potencial.

-A realidades, recursos y posibilidades distintas, tiene que haber respuestas distintas. Debemos generar mejores entornos, pero hay una parte de la provincia básicamente turística y está muy bien, y sería impensable que una empresa generara ahí muchísimos puestos de manufactura. En proyectos como Pini, cada empresa sabe dónde se instala. Costa, en Fraga, contempla además de los lazos familiares el desarrollo. Esa zona tiene un carácter más emprendedor y no es casualidad que se ubiquen ahí. Proyectos llaman a proyectos. Huesca perdió hace 25 años empresas y no hubo ese carácter emprendedor para reponerlas. Esto no viene de hace cuatro años ni de la crisis. Somos lo que somos y hay que trabajar incesantemente para que sea una ubicación elegida por proyectos empresariales nuevos. Pero, si los que ya están crecen, es una garantía. No se van a deslocalizar. El crecimiento es tan importante como las nuevas inversiones o más. Hemos de aprovechar la cercanía a Zaragoza porque tenemos el polo de conocimiento y la infraestructura. Ese corredor del conocimiento debiera acabar siendo una realidad porque ahí está el futuro. Necesitamos, aparte de filosofía, teoría y sentar bases, motores que lo arrastren.

Consejera y presidenta de Aramón, ¿la unión de estaciones ha de ser la respuesta a la inquietud en la nieve?

-A los datos de empleo me remito, no son un bache casual. ¿Qué sería de nuestros valles si no existieran estos centros? Se está trabajando en la desestacionalización pero no sólo para el verano, sino una complementariedad para los meses en que los centros están abiertos. La unión de las estaciones tiene que ser el objetivo clave en el sector de la nieve. En Huesca se han dado firmes con Aramón, Candanchú y Astún, como el producto comercial único, pero la unión de los valles requiere la de las estaciones. El futuro son ellos.

Con este panorama que usted perfila y las infraestructuras, el dibujo es optimista.

-El panorama de crecimiento nos configura como una economía más fuerte y robusta, con solidez. Corresponde estar atentos, pero sobre todo buscar diversificación, apoyar al tejido empresarial, insistir en las exportaciones que son una fortaleza, potenciar la logística, reforzar lo agroalimentario y fomentar el conocimiento. Tenemos grandes fortalezas y oportunidades.

Etiquetas