Huesca

MERCADO INMOBILIARIO

La compra de viviendas en la provincia de Huesca, aún a la mitad de los años precrisis

Las adquisiciones llevan 4 años creciendo pero son un 53 % inferiores a 2007

La compra de viviendas en la provincia de Huesca, aún a la mitad de los años precrisis
La compra de viviendas en la provincia de Huesca, aún a la mitad de los años precrisis
D.A.

HUESCA.- La venta de viviendas lleva cuatro años repuntando en la provincia, superado ya el mínimo registrado en 2014, pero la cifra de operaciones al cierre del pasado año 2018, con un total de 2.477, todavía no alcanza la mitad de las compras que se hacían antes del estallido de la burbuja.

Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) sobre transmisiones de derechos sobre la propiedad, el 2018 fue el quinto año consecutivo con un incremento en la compra de viviendas y, además, el ejercicio con un mayor volumen de estas operaciones desde que comenzó la crisis.

Respecto al año anterior, las 2.477 compras de 2018 suponen un incremento del 2,86 %. Y en comparación con el mínimo de 2014 (1.633 adquisiciones), la subida es del 51,68 %.

Pese a este notable repunte desde mínimos, las compras de viviendas actuales no llegan ni siquiera a la mitad de las que se registraron en el último año de la burbuja.

Según los datos de Estadística, en 2007 se vendieron 5.246 viviendas en la provincia, a razón de algo más de 14 adquisiciones cada día. Las operaciones durante todo 2018 (2.477) suponen una caída del 52,78 por ciento respecto a las cifras del último año de la burbuja inmobiliaria.

Por otra parte, analizando los datos de Estadística, se aprecian dos etapas muy diferentes desde que comenzó la crisis.

Una inicial, de 2008 a 2014, de fuertes bajadas interanuales, con la excepción del periodo 2011-2012.

El mercado inmobiliario comenzó a recuperarse en 2014, tras marcar un mínimo de 1.633 viviendas vendidas. Desde ese año hasta hoy, las adquisiciones de domicilios no han parado de crecer año tras año, especialmente en los ejercicios 2016 (con un incremento porcentual del 23,05 % respecto al año anterior) y 2017 (con otro aumento del 17,08 % en comparación con el año previo).

Por mitades, en la primera parte de la crisis (2008 a 2013) se experimentó una fuerte caída en el número de adquisiciones de viviendas, que pasaron de las 3.973 del año inicial de este periodo a las 1.931, un desplome del 51,40 % en términos porcentuales.

La segunda mitad de la crisis, la situación se invirtió notablemente pero no lo suficiente como para alcanzar las cifras de la época previa al pinchazo del ladrillo. En estos años (2013 a 2018), las compras de viviendas se incrementaron un 28,27 %, desde las 1.931 operaciones de 2013 hasta las 2.477 del último ejercicio.

DESPLOME DE LAS COMPRAS DE VIVIENDA NUEVA

La crisis y el pinchazo de la burbuja han pasado una gran factura a los datos de compraventa de todos los tipos de vivienda (nueva y usada; libre y de protección), con caídas de dos dígitos porcentuales entre las cifras de 2007 y 2018.

La palma se la lleva el segmento de vivienda nueva, que ha pasado de representar en torno a la mitad de compras en el último año de "boom" del ladrillo y primeros de la crisis a suponer apenas una de cada nueve operaciones de compra sobre viviendas.

En concreto, el número de operaciones sobre vivienda nueva se ha desplomado un 87,47 % desde 2007 (cuando se adquirieron 2.306) hasta 2018 (con tan sólo 289 compras).

Si bien este sector soportó unas caídas cercanas a la media total en los primeros años de crisis, desde 2014 se agravaron las bajadas, marcando un mínimo en 2015 con apenas 218 compras.

Dos causas parecen estar detrás de esta evolución. Por una parte, la parálisis casi total de la construcción de vivienda nueva tras el pinchazo de la burbuja. Por otra, el carácter más económico de la vivienda usada, ligado a la bajada generalizada de sueldos y la precarización de las condiciones laborales.

De modo paralelo a este desplome en las cifras de vivienda nueva, las compras de segunda mano alcanzaron el año pasado su registro más alto desde que estalló la crisis. Con 2.188 adquisiciones (un aumento del 4,79 % respecto a 2017), los datos de 2018 son "sólo" un 25,58 % inferiores a los de 2007.

Las compras de vivienda usada llegaron a su mínimo en 2012, con 1.088 operaciones registradas por el INE.

En la primera mitad de la crisis (entre los años 2008 y 2013), la caída en estas operaciones alcanzó el 43,03 %, pero en el segundo periodo (de 2013 a hoy) el número de compraventas de viviendas de segunda mano casi se duplicó (un 96,06 % más), pasando de 1.116 a 2.188.

En cuanto al régimen, las diferencias entre vivienda libre y protegida no son tan marcadas como las que hay entre usada y nueva.

Las compras de vivienda libre siguen estando un 54,91 % por debajo de las de 2007, aunque desde el año 2013 han crecido un 44,59 %, hasta llegar a las 2.127 operaciones del ejercicio pasado. Este sector, tras el mínimo de 2014, acumula cuatro años de subidas.

Y las ventas de vivienda protegida (350 en 2018) son un 33,84 % inferiores a las de 2007 y la caída ha sido similar en las dos mitades de la crisis.

Etiquetas