Huesca

SEGURIDAD CIUDADANA

Poda selectiva para minimizar riesgos en el pinar del Parque Miguel Servet de Huesca

La Mesa de Contratación ha propuesto a una empresa para las tareas en esta parte del parque

Poda selectiva para minimizar riesgos en el pinar del Parque Miguel Servet de Huesca
Poda selectiva para minimizar riesgos en el pinar del Parque Miguel Servet de Huesca
D.A.

HUESCA.- Para tratar de minimizar los problemas que durante años lleva provocando la inestabilidad de los árboles del pinar del parque Miguel Servet, el Ayuntamiento ha sacado a contratación trabajos de poda de seguridad y limpieza, por un coste de 55.000 euros.

Esta parte del espacio verde es la más antigua y está conformada por pino carrasco con alturas que van desde los 19 a los 14 metros. Estas características, además de la elevada densidad de la plantación en la zona, provoca que los días de viento caigan ramas e, incluso, ejemplares, lo que obliga a cerrar el acceso en toda esta parte del parque por motivos de seguridad.

Conviene recordar que esta zona estuvo cerrada durante varias semanas entre el invierno y la primavera del año pasado por el riesgo que presentaban algunos árboles. Entonces se procedió a una tala de 15 ejemplares que presentaban riesgo de caída: 9 pinos carrascos, 4 cipreses y 2 cedros atlánticos. Unos ejemplares cuya sustitución no está prevista inicialmente, ya que la "enorme densidad" de árboles en la zona lo desaconseja.

Antes de la revisión profunda que se realizó en 2018, un año antes se llevó a cabo una primera inspección y la tala de algún ejemplar. Ocurrió a finales de agosto tras la caída de un árbol, que también llevó al Consistorio a cerrar este espacio.

En el informe elaborado por el área municipal para la contratación de los trabajos también se menciona que las condiciones de las copas de los pinos se convierten en el "dormidero ideal" para aves gregarias, los estorninos, lo cual genera un importante problema de excrementos y la consiguiente repercusión negativa en la salubridad del espacio.

Para prevenir el riesgo de caída incontrolada de ramas e incluso árboles, que podrían causar daños a personas y bienes, y la utilización de las copas como dormidero de grandes poblaciones de estorninos, se plantea una poda selectiva de los ejemplares. Descargando las copas de todos los elementos muertos o secos se persigue reducir la densidad y el peso de estas partes de los árboles, aumentar la penetración de luz y de aire en su interior y hacer que el árbol ofrezca menos resistencia al viento.

Dado que se trata de unos trabajos específicos y no habituales y la necesidad de personal especializado para trabajos de altura, además de la necesidad de materia, Medio Ambiente recomendó la externalización.

La propuesta que realizó la Mesa de Contratación el pasado viernes es adjudicar el contrato a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Javier Pérez Cortes, Ebro Jardín y Marina Cortes.

Etiquetas