Huesca

NUEVAS TENDENCIAS

La buena leche de la empresa friki

Esta escultura se extiende en las empresas más aventureras en un homenaje a la creatividad

La buena leche de la empresa friki
La buena leche de la empresa friki
P.S.

HUESCA.- "Se buscan hombres para viaje peligroso. Salario bajo, frío extremo, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honores y reconocimiento en caso de éxito". El anuncio de sir Ernest Shackleton en The Times en 1914 prometía un auténtico infierno en la Antártida y, sin embargo, cinco mil voluntarios quisieron alistarse. La travesía resultó, efectivamente, demoledora y la combinación de liderazgo y supervivencia dejó grandes lecciones para la historia. Una, que "somos uno, viviremos y moriremos juntos".

En verdad, es un precedente fantástico de la filosofía friki que aloja otro precedente en la película Freaks de Tod Browning en 1932, y que realmente queda "inaugurada" con el estreno de la Guerra de las Galaxias. Un punto de arranque hoy celebrado cada 25 de mayo con el Día Mundial del Orgullo Friki.

Las prácticas "friki" en las empresas son un homenaje a la creatividad y a la comunión de voluntades. No importa que piensen que somos estrafalarios, extravagantes, extraños. Que nos vean pintorescos u obsesivos con las aficiones. Se trata de imaginar, de idear, de observar y de huir de todo complejo. De probar para errar... hasta acertar.

El tradicional flujo de la necesidad del mercado que ha de ser respondida con un producto o servicio está cambiando. Hoy, las "empresas friki" son aquellas que crean tendencias, y no sólo para la comercialización o para la prestación. También para la interiorización y exportación de una cultura que crea una atmósfera sana, tolerante con el error, intransigente con la abulia. Transgresora porque el riesgo se antepone a la planificación... o esa es la sensación que se da. Pasional, sin miedos. Que dinamiza los presupuestos, que pasan de anuales a semestrales, o trimestrales, o incluso mensuales. Que trata de tú a tú al jefe, con respeto pero sin barreras.

En nuestro territorio, tenemos preclaros ejemplos de la buena evolución de "empresas frikis", una de las más visibles Eboca, que presume de tamaña condición, de tal ADN. En la empresa de Raúl Benito, los trabajadores autogestionan los tiempos de descanso de forma libre... y responsable. Pueden invitar a café a quien deseen. Expresan su estado de ánimo de forma discreta a través de una app. Se felicitan, se jalean, juegan en la formación y gozan de la coautoría en "El Libro de los Momentos de Brillar". Así se aplauden, así se inspiran.

Más allá de las vacas gigantes de Luzán o el Capitán Cafeína o de las series de vasos conmemorativas del Canfranc, Ordesa o el Huesca, el ritmo de este pequeño "país de nunca jamás -o no-" se mueve en otras tendencias como la "Holocracia" organizativa.

Ricardo Lop, de Aceros de Hispania en Castelserás, se emplea a fondo en la táctica de, "ave que vuela, a la cazuela". Porque "los periódicos son una fuente inagotable de oportunidades", ha puesto una espada en manos del Cid Charlton Heston, ha intermediado entre Trump y Kim Jong un y enviado aceite de Teruel para los Santos Óleos de Benedicto XVI. Y quiso mediar en el marasmo electoral de 2016 retando a los candidatos a presidente del Gobierno a sacar la Excalibur del río de Castelserás.

Ricardo Buil, en centralderservas.com, aporta nutricionista y experto en yoga o mindfulness para el bienestar de los trabajadores. Quiere la versión beta de sus compañeros y flexibiliza sus condiciones y sus permisos.

Lo friki ha venido para quedarse. Acabada Big Band, en el entorno vemos profesiones de calienta-camas, ojeadores del blanco del grano de arroz, oledores de alientos y plañideros. Todo extravagante, todo cotidiano. O casil

Etiquetas