Huesca

ENERGÍA

Fernando Palacín: "Aragón posee unas capacidades idóneas para fabricar hidrógeno"

El director gerente de la Fundación Hidrógeno analiza sus posibilidades como fuente de energía alternativa

Fernando Palacín: "Aragón posee unas capacidades idóneas para fabricar hidrógeno"
Fernando Palacín: "Aragón posee unas capacidades idóneas para fabricar hidrógeno"
F.H.

HUESCA.- El director gerente de la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, Fernando Palacín, analiza las posibilidades del hidrógeno como fuente de energía alternativa tanto en movilidad como en otros sectores.

¿Cómo puede ayudar el hidrógeno a la movilidad y a reducir las emisiones?

-El hidrógeno ofrece soluciones a la movilidad sostenible en dos aspectos: por un lado es un combustible que no produce emisiones en su fabricación. Por otro, los vehículos que lo utilizan tampoco producen emisiones cuando se conducen. El hidrógeno se puede producir con electricidad procedente de energía renovable como la eólica o la fotovoltaica.

¿Qué oportunidades ofrece este elemento químico al sector industrial y de la construcción?

-Desde el punto de vista industrial y empresarial, Aragón posee unas capacidades y potencialidades idóneas para desarrollar las tecnologías del hidrógeno. Estas tecnologías son maduras en el sector químico, pero deben adaptarse a otros como los de las energías renovables o la movilidad sostenible. Desde la Fundación, nuestro principal objetivo es ayudar y apoyar a nuestras empresas aragonesas para buscar sus oportunidades en el sector del hidrógeno energético, creando economía y puestos de trabajos cualificados.

¿Qué tiene que decir el hidrógeno frente a otras energías alternativas? En este sentido, ¿qué autonomía, ventajas y coste de mantenimiento ofrece?

-El coche de hidrógeno es un coche eléctrico en el que instalamos principalmente dos componentes adicionales: una pila de combustible y los depósitos de hidrógeno. Una pila de combustible es un equipo que produce electricidad a partir del hidrógeno almacenado en el depósito y del oxígeno contenido en el aire, con una única "emisión" que es agua. Por tanto, podríamos decir que la electricidad producida por la pila va recargando la batería del vehículo eléctrico cuando esta se va utilizando para conducirlo. De esta manera conseguimos una autonomía de más de 600 kilómetros y, lo más importante, un tiempo de recarga de entre 3 y 5 minutos, puesto que recargamos el depósito de hidrógeno y no la batería del coche.

¿Cuál es el salto de calidad que precisa el hidrógeno para irrumpir en el sector de la automoción?

-Principalmente es un tema de economía de escala. Actualmente el volumen de producción de vehículos eléctricos de hidrógeno es muy inferior al de otras tecnologías convencionales. El hecho de que la regulación y normativa que legisla la producción y almacenamiento de hidrógeno este enmarcada dentro del ámbito puramente industrial resulta una barrera para desplegar las tecnologías de hidrógeno en otros sectores como el de la movilidad sostenible en carretera, ferrocarril, logística, edificación… Desde la Fundación creemos que es necesario proporcionar la mejor formación práctica a quienes están llamados a ser los profesionales técnicos de estos sectores para un futuro cada vez más cercano.

¿Puede decirnos el número de matriculaciones de vehículos impulsados por hidrógeno en la provincia de Huesca?

-A día de hoy en España hay un único modelo comercial matriculado. Sí es verdad que en el caso de Huesca hay varios prototipos en los que ha estado involucrada la Fundación, y que están matriculados. Otro aspecto importante es dotar al sector de la automoción del necesario soporte en materia tanto de la técnica como de aspectos normativos, regulatorios, de homologación… Es una tecnología que poco a poco se va a ir extendiendo: algunos estudios de prospectiva a nivel europeo indican que, para la década de 2040 - 2050, los vehículos eléctricos de pila de combustible tendrán una presencia de hasta el 50% en los diferentes segmentos como turismos, furgonetas o autobuses.

¿Cuáles son las últimas tendencias relacionadas con la logística y el hidrógeno, en especial a las carretillas de pila de combustible de hidrógenos y al transporte de última milla que se analizaron recientemente en la jornada "El hidrógeno: el futuro de la logística"?

-La logística es uno de los sectores donde las aplicaciones del hidrógeno ya son una realidad comercial y competitiva. Las carretillas eléctricas de hidrógeno, frente a sus homólogas de baterías, ofrecen a las empresas del sector mejorar su productividad dado que reducen los tiempos muertos para recargar la carretilla y volver a disponer de la autonomía plena para operar.

¿Cuándo y dónde veremos una infraestructura integral de producción, almacenamiento y distribución con el hidrógeno?

-Por un lado, este despliegue irá muy ligado a cómo se vayan desarrollando los nuevos escenarios del mercado de la movilidad con la extensión de otras tecnologías como son el gas natural comprimido o licuado, la batería… Por otro lado, estará relacionado con el desarrollo del sector de las energías renovables que facilitarán la disponibilidad de electricidad verde competitiva.

¿Cuál es la posición en la que se encuentra el hidrógeno para reducir los efectos del cambio climático?

-El principal enfoque que ofrece el hidrógeno es su capacidad de almacenamiento energético de energía eléctrica de origen renovable. Teniendo en cuenta los grandes parques eólicos y fotovoltaicos que se están realizando, vamos a necesitar almacenar la energía producida si queremos maximizar la producción eléctrica renovable.

¿Cómo se sitúa Huesca en investigación del hidrógeno en el sector de la automoción?

-Aragón y Huesca tienen unos grandes escenarios naturales que hay que seguir cuidando y manteniendo, y en los que la aplicación de tecnologías limpias como el hidrógeno es clave para las necesidades de movilidad y energéticas.

¿Cuáles serían otros sectores donde el hidrógeno tendría aplicación?

-Además de la movilidad, el transporte y la edificación, el hidrógeno producido a partir de energías renovables y procesos de electrólisis podría ayudar a descarbonizar el sector del gas natural en Europa. Dado que es un gas combustible que cuando se utiliza en calderas o motores de combustión no produce emisiones de CO2, se está comenzando a inyectar hidrógeno verde en la infraestructura de gas natural para que el usuario final reciba en su casa una mezcla de gas natural descarbonizada con hidrógeno renovable.

Etiquetas