Huesca

OLA DE CALOR

La ola de calor trae 40 grados a varios puntos de la provincia

Salud Pública recuerda las principales medidas para evitar sus efectos

La ola de calor trae 40 grados a varios puntos de la provincia
La ola de calor trae 40 grados a varios puntos de la provincia
P.S.

HUESCA.- La ola de calor ha generado la activación de un aviso especial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) por temperaturas máximas en gran parte de la provincia, donde se rozarán los 40 grados durante la jornada de este miércoles.

En la capital altoaragonesa se estima que el mercurio alcance una máxima de 38 grados a las 16 horas de esta tarde, aunque durante todo el día, según las previsiones de la Aemet, las temperaturas se situarán por encima de los 30. Además, el índice ultravioleta máximo estará en 9, lo que supone una categoría de exposición calificada como muy alta. Para la jornada de este jueves ya se espera que los 40 grados se instalen en Huesca capital hasta el domingo. Por su parte, las temperaturas mínimas también serán elevadas a lo largo de estos días y rondarán los 22 grados e incluso los 25 durante el sábado 29.

El resto de la provincia tampoco se libra de ola de calor y en localidades como Zaidín o Fraga se alcanzarán máximas de 44 grados durante esta semana.

Desde la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón activaron ya el pasado 1 de junio el Plan de acción para la prevención de los efectos de las temperaturas extremas. Su objetivo es prever posibles problemas de salud de los ciudadanos y medir las consecuencias. Este plan de acción desarrolla una predicción de las temperaturas, ofrece información a la población, desarrolla una vigilancia de la mortalidad y morbilidad y, del mismo modo, coordina y alerta a los servicios sanitarios y sociales en caso necesario.

RECOMENDACIONES

En esta línea y de cara a los próximos días, recuerda las principales medidas para evitar que las altas temperaturas tengan un efecto directo en la salud. Entre las recomendaciones básicas y más importantes, están beber agua sin esperar a tener sed y evitar todo tipo de bebidas alcohólicas y comidas calientes o pesadas, eludir el ejercicio físico en las horas centrales del día y buscar lugares con sombra o refrigeración durante este episodio prolongado de calor. Del mismo modo, se aconseja el uso de ropa apropiada durante estos días; ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando las sintéticas. Con respecto a los rayos solares, que durante estos días alcanzarán un índice ultravioleta situado en el nivel 10 (grado de exposición muy alto), Salud Pública recomienda usar protección y utilizar gorra o sombrero en los momentos de exposición.

Desde este organismo indican que todos las personas son susceptibles de sufrir trastornos ante el exceso de calor aunque hay determinados colectivos que presentan un mayor riesgo y deben estar especialmente protegidos. Entre ellos, están las personas mayores de 65 años, los menores de 5 años de edad y sobre todo los bebés, al igual que las personas que lleven a cabo una actividad que requiere mucho esfuerzo físico. Por otra parte, se debe prestar una especial atención sobre individuos con enfermedades previas, especialmente las que sufren del corazón o de alta presión sanguínea así como los diagnosticados de problemas intestinales u obesidad. Por último, dentro de este grupo están las personas que toman algún tipo de medicación o aquellos que consumen una cantidad excesiva de alcohol.

MEDIDAS EN EL HOGAR

Otro de los elementos a los que se refieren desde Salud Pública es a la protección de los hogares durante los días que prevalezca la canícula. A lo largo del día, mantener las ventanas y persianas cerradas es esencial para proteger las viviendas del calor. Por la noche, es el momento idóneo para ventilar la casa, ya que son las horas cuando las temperaturas han descendido. Por otra parte, se refieren al uso de ventiladores como una solución para aliviar "hasta cierto punto" los efectos del calor, sin embargo, informan de que no implican un descenso de la temperatura. Para ello, tal y como señalan, puede ser necesario la utilización de aparatos de refrigeración.

Además, también advierten de los posibles síntomas que pueden aparecer por exceso de calor como calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento y temperatura corporal elevada. En estos casos, recomiendan buscar refugio a la sombra o en un lugar con aire acondicionado, hidratarse o tomar un baño con agua fresca. En caso de gravedad, se debe conseguir asistencia médica lo antes posible.

EFECTOS DEL CALOR EN LOS MEDICAMENTOS

Desde las farmacias aragonesas recuerdan que la ola de calor que se registra durante esta semana puede influir en los tratamientos farmacológicos, especialmente si son crónicos y si se trata de pacientes polimedicados o de edad avanzada. Del mismo modo, los farmacéuticos se refieren a que en caso de temperaturas externas elevadas, los medicamentos que deben conservarse entre los 2 y los 8 grados, deben utilizarse tan pronto como se hayan sacado del frigorífico.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Aragón ha emitido un comunicado donde estima otras recomendaciones importantes en caso de temperaturas elevadas como las que se van a registrar en los próximos días. Además de los medicamentos que requieren una conservación por debajo de los 8 grados, los farmacéuticos recuerdan la importancia de revisar las condiciones de conservación del grupo de fármacos que deben conservarse a una temperatura inferior a 25 o 30 grados, a pesar de que estos suelen presentar un límite de tolerancia superior y el rebasar estas temperaturas no tiene consecuencia sobre la estabilidad o calidad de los mismos.

Por su parte, algunas formas farmacéuticas como supositorios, óvulos o algunos tipos de cremas son también bastante sensibles a las elevaciones de temperaturas y su exposición al calor, aunque según señalan, en este caso el principio activo no es que aparece como sensible ante el calor.

Cuando los particulares llevan a cabo un transporte de sus medicamentos personales, deben tener en cuenta las mismas precauciones de conservación, por lo que es imprescindible utilizar una nevera portátil en el caso de que sea necesario.

En cualquier caso, matizan que el resto de medicamentos no deben estar expuestos mucho tiempo a temperaturas elevadas como las que frecuentemente se alcanzan en los maleteros o los habitáculos de los coches expuestos a pleno sol.

Así mismo, en las farmacias, los pacientes pueden consultar cómo deben utilizar los medicamentos en caso de canícula. Avisan de la importancia de revisar si los que se utilizan pueden alterar la adaptación del organismo al calor, y en el caso de que así sea, utilizarlos con mayor precaución.

Por otro lado, también recomiendan consultar al especialista para que evalúe la necesidad de estos tratamientos en términos de beneficio-riesgo individual y suprimir o sustituir los que no sean adecuados ni indispensables. Entre otros consejos, señalan evitar la prescripción de antinflamatorios en caso de deshidratación. Por último, matizan que a la hora de prescripción de un diurético, se debe verificar que la ingesta de líquidos y sodio están adaptadas.

Etiquetas