Huesca

SEGUROS 2019

Antonio Mascaray: “El sector es un pilar fundamental de la economía, sigue creciendo con solvencia”

El presidente del Colegio de Mediadores de Seguros Titulados de la provincia de Huesca resalta la competitividad de estos profesionales que es imprescindible para el mejor asesoramiento al consumidor

Antonio Mascaray: “El sector es un pilar fundamental de la economía, sigue creciendo con solvencia”
Antonio Mascaray: “El sector es un pilar fundamental de la economía, sigue creciendo con solvencia”
CMSTE

Señor presidente, ¿Cuál es el estado actual de la salud del sector de los Seguros?

- El sector es un pilar fundamental de la economía, sigue creciendo y manteniendo una rentabilidad y solvencia contrastada, en una permanente adaptación a las exigencias de los mercados. La aparición de nuevos riegos y retos que necesitan aseguramiento (protección de datos, daños al medio ambiente, ataques cibernéticos, ..), sin dejar de evolucionar en la colaboración con lo público, en fórmulas de ahorro para complementar el sistema de pensiones futuras, mantener el nivel de atención de la salud, o la dependencia. Las primas superan el 5% del PIB.

¿La confluencia normativa Europea a esta altura de la "película" da sus frutos en igualdad de oportunidades de competir?

- Tras mucho retraso, el 21 de febrero se aprobó por el Congreso la Ley Reguladora de los contratos de Crédito Inmobiliario, que da al prestatario poder elegir y contratar sus seguros con la Aseguradora que libremente elija, sin verse obligado por el banco. Teóricamente supone eliminar las ventas vinculadas, es decir, puede elegir el cliente contratar sus pólizas de hogar, vida o protección de pagos con quien desee sin que la entidad bancaria pueda variarnos el tipo de interés ofertado, que además el banco tendrá que entregar por escrito al prestatario. Ha entrado en vigor el 16 de junio. Se está pendiente de la trasposición en España de la nueva Directiva de Distribución de Seguros, para regular el seguro minorista, incidiendo en la protección y transparencia hacia el consumidor, donde se pretende igualar la competencia de los distintos operadores.

¿Tiene el titulado cierta sensación de pelear en la jungla?

El asegurador es un mundo muy vivo y de gran competencia, busca la innovación en todos sus procesos, pero con necesidad de crecimiento constante. De ahí las permanentes políticas de cambios y mejora de productos con injustificadas guerras de precios, fórmula de trabajo que hace que el sector no alcance la notoriedad y fuerza que debiera en la sociedad. Todos los canales de distribución pretendemos obtener los mejores rendimientos, pero el control de calidad y la respuesta profesional y responsable hace de los Mediadores de Seguros Colegiados un valor añadido.

¿Progresa adecuadamente la cultura aseguradora en el consumidor? ¿Es responsable?

El consumidor necesita del seguro en todos los actos de su vida, y el sector está haciendo un ingente esfuerzo para que el consumidor conozca lo que puede ofrecerle. Se potencia la cultura aseguradora en los jóvenes, con contactos en las universidades y sería importante que figurara como una materia que dejara constancia al final en el curriculum de todo estudiante. El cliente requiere cada vez mayor especialización e inmediatez de respuesta y utiliza para ello tanto los canales tradicionales como tecnológicos; pero demanda y valora la calidad de la información sobre el producto, no se gana su confianza únicamente en el precio y el conjunto de esos campos es lo que le hará fiel a la marca. El Mediador Profesional Colegiado sigue trabajando en satisfacer las necesidades de todos sus clientes y ofrece un nivel permanente de adaptación al mercado, utiliza las nuevas tecnologías, pero no abandona sus principios con formación y asesoramiento garantizado.

¿Cuál es la mayor preocupación en el sector?

Dar satisfacción permanente al consumidor, adaptarse a los constantes cambios. Ya no solo la evolución del método de venta y contratación, sino en las nuevas necesidades de aseguramiento. Necesita recuperar un prestigio del que sí goza, pero a mi criterio nos hemos dejado arrastrar por errores y la imagen ofrecida a la sociedad en campañas publicitarias negativas y de aproximación a los problemas graves de las entidades financieras, de los que única y exclusivamente han sido responsables ellas por su mal uso y abuso.

Hablamos del sector, pero, ¿cómo evoluciona el Colegio?

Con gran actividad, proporcionando seguridad, servicios, formación, apoyo y prestigio profesional a sus colegiados.

¿La formación sigue siendo su gran fortaleza?

Es uno de los valores, el empeño en la formación continua permite facilitar un asesoramiento profesional de calidad y hace que se mantenga la confianza del consumidor de seguros, objetivo primordial en que no podemos defraudar ni un solo día, pues de lo contrario la evolución no se correspondería con la tendencia. Es una gran fortaleza que no puede decaer, sino todo lo contrario, debe potenciarse al máximo para sacar el mayor partido posible que nos lleve a la excelencia empresarial, como objetivo a seguir en el mundo asegurador y poderlo ofrecer al cliente. Esta exigencia y rigor profesional constituye un elemento diferenciador de la más alta calidad.

¿Qué papel juegan hoy las tecnologías?

Cada día más importante, a pesar de que se siga trabajando la atención y trato directo con el consumidor como preferente, en especial en corredurías medias y pequeñas. Es necesario aplicar tecnología que ayude a mejorar el proceso y la comunicación de forma rápida, con respuesta inmediata. El sector es conservador por tradición y exigencia, prudencia, estabilidad, confianza… Son valores muy arraigados de los que al aplicar nuevos métodos tecnológicos no deseamos desprendernos. El mediador de seguros tradicional deberá especializarse y adaptarse.

¿Puede describir someramente la situación y expectativas en cada uno de los ramos?

Se consolida un crecimiento sostenible respecto de 2017 del 1,5% hasta un volumen de primas de 64.377 millones de euros. Los seguros de Vida han alcanzado un volumen de primas de 28.995 millones, repartiéndose los seguros de Vida riesgo un crecimiento del 12,3 %, mientras que los de Vida ahorro han decrecido en torno al 3,70% por el poco atractivo de las bajas tasas de interés. Los seguros No vida crecieron en volumen de primas, respecto del año 2017 sobre el 4%, y alcanzando 35.382 millones. Incremento en Hogar del 3,30%, Multirriesgos del 4,02%, Autos del 1,90% y el seguro de salud crece un 5,60% por la mejora del empleo. Se espera continúen las dificultades y el estancamiento del ramo de autos por los cambios normativos. Las previsiones responden que el seguro seguirá creciendo en España para 2019.

Etiquetas