Huesca

CONCIERTOS

Conservar la esencia

Tequila despidió la música de las fiestas con una gran actuación

Conservar la esencia
Conservar la esencia
V.L.

HUESCA.- La veteranía es un grado. Lo sigue siendo, incluso aunque haya quienes han advertido cierto aroma a oportunismo en el regreso (y posterior despedida) de Tequila, uno de los indiscutibles pilares sobre los que se asienta el edificio del rock español. Tequila vivió una vida efímera, tan solo de 1976 a 1982. Tras su disolución, hubo un tímido regreso en 2008, y el año pasado iniciaron una larga gira de despedida. Y no creo equivocarme al pensar que su actuación fue la mejor forma de despedir estas fiestas. Porque el grupo de los argentinos Ariel Rot y Alejo Stivel, únicos supervivientes de la banda, posee un arsenal de canciones de esas que están hechas con el material que se construyen los sueños, como el mismo Hollywood. Canciones que evocan recuerdos a los más veteranos y que continúan sirviendo de banda sonora de las fiestas de muchos jóvenes que, al fin y al cabo, saben que canciones como éstas no se componen todos los días. La prueba está en que más de 6.000 personas se reunieron en el Palacio de Congresos para disfrutar de un concierto que, a pesar de que en algunos momentos podía parecer una faena de aliño (o un trabajo alimenticio), en otros momentos encendió esa pasión que solo el mejor rock & roll sabe prender. Un rock & roll que nunca dejó de lado las melodías del mejor pop nuevaolero y que, como dijo el propio Alejo Stivel, es la mejor manera de conservar la esencia.

Con un público predispuesto desde el minuto 1 a disfrutar de la velada, Tequila arrancaron su actuación ya por todo lo alto, con "Rock & roll en la plaza del pueblo", uno de sus mayores hits. A partir de allí se fueron sucediendo algunos de sus temas más emblemáticos, que se fueron alternando con otros de creación reciente como ese "Yo quería ser normal", que compusieron para la banda sonora del filme basado en el personaje de cómic "Super López" interpretado por Dani Rovira, y que adobaron con una cita a Machado. Tequila, que siempre admiraron (¡y se nota mucho en los riffs de sus canciones!) a los Rolling Stones, no se dejaron en el tintero tampoco "Quiero besarte", un tema disco-funk que es algo así como su particular "Miss you". Fue maravilloso el homenaje que Ariel Rot le hizo a Moris con su preciosa versión de ese gran himno que es "Sábado a la noche". Y los riffs stonianos se volvieron a apoderar después de "Ring ring", al que siguió uno de los temas de la carrera en solitario de Alejo Stivel, "Yo era un animal".

Y tras interpretar un excitante "Hace calor" de Los Rodríguez (grupo en el que Ariel militó junto a Andrés Calamaro), Tequila enfiló una recta final apoteósica en la que sonaron "Que el tiempo no te cambie", "Dime que me quieres" y "Me vuelvo loco", con la que el público, literalmente, se volvió loco. Un público que a esas alturas ya estaba rendido a sus pies y que reclamó un bis que se quedó reducido a una sola canción. ¡Pero qué canción! Porque "¡Salta!", con su ritmo vibrante y su estribillo contagioso, resume, sin duda, el espíritu de la fiesta. Una fiesta que, tristemente, ya se ha acabado.

Etiquetas