Huesca

DESPEDIDA AL SANTO

Las fiestas laurentinas entonan su canción más triste, la del "Adiós, San Lorenzo, adiós"

Un mar de pañoletas ha inundado la propia plaza San Lorenzo

Las fiestas laurentinas entonan su canción más triste, la del "Adiós, San Lorenzo, adiós"
Las fiestas laurentinas entonan su canción más triste, la del "Adiós, San Lorenzo, adiós"
R.G.

HUESCA.- Una cada vez más multitudinaria despedida al santo se ha convertido en el acto probablemente más triste de San Lorenzo pero, aunque de manera paradójica, es también uno de los más emotivos. La plaza San Lorenzo se ha queado absolutamente pequeña para acoger a los cientos de oscenses que han acudido para sumarse al coro de voces que decían un hasta luego a San Lorenzo, un adiós de 358 días hasta las fiestas del año que viene.

Un mar de pañoletas ha inundado la propia plaza San Lorenzo y las calles que desembocan en ella durante los últimos minutos de las fiestas.

De tal magnitud era la concentación de personas que estiraban como podían la recta final de la semana laurentina que desde bastantes minutos antes de que comenzara el acto -a las once y media de la noche-, resultaba imposible entrar en la plaza dedicada al patrón oscense y hacerse un hueco para seguir la despedida a San Lorenzo.

Cientos de voces se han fundido en una única para entonar todas juntas el triste "Adiós, San Lorenzo, adiós". Pero la tristeza también destilaba algo de optimismo, porque al igual que la canción supone el final de las fiestas laurentinas actuales, también conlleva el inicio de la cuenta atrás para la próxima semana laurentina. Todo depende de la perspectiva con la que se mire.

Independientemente de todo ello, no cabe duda de que este acto impulsado por las peñas cada vez tiene más arraigo entre los oscenses.

Etiquetas