Huesca

SECTORES ECONÓMICOS

Optimismo en el comercio tras la reforma del paseo de Ramón y Cajal de Huesca

Hay satisfacción general sobre una reurbanización que se considera necesaria

Osca XXI pide mejorar la accesibilidad vial con motivo de las obras del Coso y Ramón y Cajal
Osca XXI pide mejorar la accesibilidad vial con motivo de las obras del Coso y Ramón y Cajal
P.S.

HUESCA.- Una vez concluida la pasada primavera la primera fase del proyecto de remodelación del paseo Ramón y Cajal, los comercios oscenses asentados en esta zona hacen balance sobre las consecuencias que han traído dichas mejoras. Los establecimientos son optimistas y confían en que con las obras mejore la afluencia de público de cara a los próximos meses. En todo caso, entienden que los efectos de la reforma se percibirán en toda su dimensión cuando culmine la reforma íntegra del paseo.

Desde la Librería Edelweiss piensan que "la cosa ha mejorado", pero no será hasta Navidad cuando "realmente" sepan lo que puede haber significado esta obra. En este tipo de negocios, explica, y en época de verano, "al ser una librería se vende menos".

Sin embargo, desde el comercio se muestran optimistas pues esperan "que la situación mejore" con el paso de los meses. En este mismo sentido, están satisfechos con las obras ya que, tanto en el tema de seguridad como en el de limpieza, "era necesaria" esta medida. Por el momento, "todo es positivo" pero lo que reclaman ahora es "que arranquen con la siguiente fase cuanto antes y lleguen hasta el Coso".

Las obras comenzaron en el mes de septiembre del año pasado y finalizaron a finales del mes de mayo. El tramo en el que se trabajó tenía una longitud aproximada de 150 metros, desde el cruce de la avenida de los Danzantes hasta el de la calle José María Lacasa, por lo que muchos comercios no han notado en demasía las reformas.

Es el caso de Visual Factory, que afirma que "no ha notado" una diferencia en cuanto a la afluencia de público a su negocio y cree que habrá "afectado más" al tramo de más abajo, junto al puente.

Asimismo, asegura su responsable que durante la obra tampoco notó "ningún cambio, es decir, los que tenían que venir venían".

Incluso confirma que, "cuanto más follón había en la calle, más gente había porque eso gusta" a muchas personas. Lo que más han notado desde este negocio ha sido "la visibilidad" al frente que proporciona el renovado paseo, pues ahora es mayor que antes.

Este proyecto completo tiene un presupuesto total de 6,3 millones de euros destinado a la mejora del pavimento, iluminación, mobiliario y renovación de las redes de agua y saneamiento.

Está previsto que la segunda fase del proyecto se ejecute desde el próximo mes de septiembre y se actuará desde José María Lacasa hasta la calle Luis Mur Ventura. Desde Visual Factory, apuntaban que, hasta que no se comience dicha fase, ellos no han vislumbrado ningún cambio apreciable. Una vez que den comienzo las obras, "ya se verá", concluyen.

Desde Tecnocasa sí que han notado una mayor afluencia de gente gracias a las obras pero en verano "es más complicado decir a ciencia cierta". Creen que, a partir de septiembre u octubre, se podrá evaluar lo que ha significado este cambio para el paseo Ramón y Cajal, pero seguro que "será positivo".

La gente "viene a pasear, a mirar, se ha dado un poco de vida y se ha modernizado" la zona, asegura. Para ellos es "algo muy importante" y esperan que todo el sacrificio hecho durante las obras "merezca la pena para el futuro.

EL SEGUNDO PROYECTO, A EXPENSAS DE LAS ALEGACIONES

La segunda fase de la reurbanización del paseo de Ramón y Cajal tiene el proyecto en fase de alegaciones. El Ayuntamiento abrió a principios de mes el correspondiente periodo de exposición pública.

Este segundo tramo, entre el final del recién reurbanizado y la calle de Camila Gracia, cuenta con un presupuesto de contrata de 1,8 millones de euros, a invertir en dos ejercicios.

Para este año, la previsión presupuetaria aproximada es de 900.000 euros. El gobierno local tiene intención de financiarlo con parte del supéravit del año pasado, además de una partida de 300.000 euros ya incluida en el presupuesto de este ejercicio.

La reurbanización será integral, como en la primera fase, con sustitución de redes de agua, alcantarillado y alumbrado; canalizaciones para telecomunicaciones y estructura viaria con criterios de movilidad.

Quedará una tercera fase, hasta completar el tramo que se inicia en la plaza de Santo Domingo.

En este último sector del proyecto de reforma habrá dos aspectos de particular interés: la reordenación del tráfico en el cruce con la ronda de Montearagón y la calle de Cañellas mediante una rotonda y la eliminación de una decena de árboles en mal estado, entre ellos dos cedros que presentan peligro.

Según un estudio encargado por el área de Medio Ambiente, era necesario talar 15 árboles en el conjunto del paseo: seis de los 21 cedros, otros tantos cipreses y tres olmos.

Cabe señalar que el Consistorio prevé concluir la reforma completa del paseo en el año 2021.

Etiquetas