Huesca

POLÍTICA MUNICIPAL

Los barrios de Huesca reclaman soluciones para problemas enquistados durante años

El patrimonio, la seguridad o el Parque son algunas de las principales reivindicaciones

Los barrios de Huesca reclaman soluciones para problemas enquistados durante años
Los barrios de Huesca reclaman soluciones para problemas enquistados durante años
P.S.

HUESCA.- Las asociaciones vecinales de la ciudad enumeran sus reivindicaciones más acuciantes a escasas semanas de que empiece un nuevo curso del Ayuntamiento. Las demandas, en muchas ocasiones, insisten en problemas que llevan sin solucionarse desde hace años pero también inciden en la falta de participación y comunicación.

Una de las principales propuestas desde Santo Domingo es realizar actividades en las bibliotecas públicas. Para ello, Antonio Tuda, de la Asociación de Vecinos del barrio, confirma que tienen una reunión pendiente con el concejal de cultura para hablar sobre este asunto. En cuanto al tema medioambiental, quieren conocer "cómo llevan las obras del Parque de San Martín". Tuda explica además que la intención desde la asociación es conocer cómo van a reanudar las obras de Ramón y Cajal.

Tuda ha resaltado el tema de la seguridad ciudadana y advierte que les "preocupa". Durante las obras de Ramón y Cajal "hubo algunos percances en cuanto a robos". La circulación de los patinetes y las bicicletas por las aceras y plazas "sin ningún control" preocupa a muchos de los vecinos que conviven en el barrio de Santo Domingo. Tuda afirma que "no es un sitio para ir a esa velocidad" y hace un llamamiento para que se regule el tránsito de estos vehículos.

Desde el barrio de San Lorenzo piden una reforma en la calle Padre Huesca. Cristina Betrán, presidenta de la Asociación de Vecinos, explica que cuando llueve mucho "siempre se inundan los patios". Por ello, reclaman una mejora cuanto antes para paliar este defecto.

Por otra parte, también reclaman una limpieza del local pues su tejado no está en las mejores condiciones. "Tiene goteras", afirma Betrán y sería interesante que "lo mejoraran" en los próximos meses. La iluminación es otra de las asignaturas pendientes del barrio. La asociación cree que sería necesario "mejorar la iluminación, sobre todo la de la Calle Cabestany" ya que de noche "no se ve casi nada".

La asociación tiene incertidumbre por saber qué pasará con los pisos de la zona, como La Merced. No tienen constancia "si van a empezar a construirlos cuanto antes o si por el contrario no comenzarán" hasta pasado un tiempo.

La Asociación de Vecinos del Perpetuo Socorro resume sus peticiones en que el Ayuntamiento "se tome en serio al barrio". La presidenta vecinal, Minia Díaz, recalca que tras los últimos cuatro años -"bastante nefastos" para el barrio-, la Asociación "no ve mucha voluntad política" por parte del gobierno municipal para "integrar el barrio en la ciudad" y pone como ejemplo el pleno de agosto "en el que se cargaron lo poco que se había hecho bien", en alusión a Barrioh!.

Díaz, que critica "la diferencia de trato respecto a otras zonas de la ciudad", enumera pese a todo tres reivindicaciones muy importantes para el barrio, como son la seguridad, el futuro Centro de Salud del Perpetuo Socorro, el Colegio Pío XII y "que el Ayuntamiento ponga algo de dinero para desarrollar alguna de las acciones" incluidas en el Plan Urbanístico y Social del barrio elaborado por la entidad y vecinos del barrio. "Hay degradación y María Rodrigo (concejala de Urbanismo) la ha visto perfectamente cuando ha venido a ver el barrio", asevera Díaz.

DEFENSA DEL PATRIMONIO EN EL CASCO VIEJO

Susana Oliván, presidenta en funciones del Casco Viejo, explica que, en septiembre, formarán una nueva junta que tratará las reivindicaciones con más detalle. Por el momento, ha destacado algunas propuestas de los vecinos en torno a la defensa del patrimonio ya que se pretende "poner en valor todo lo que falta por poner". Más concretamente se ha centrado en los entornos de San Pedro y la Catedral, el Círculo Católico o el Seminario.

La urbanización es otro de los aspectos a tener en cuenta, pues la Calle Desengaño "está en muy mal estado" y los solares vacíos abundan en el Casco Viejo. Esta zona "no puede permitirse tener los solares en este estado", aclara. Finalmente, aludía al fomento económico del Casco, y es que tan solo "en la zona perimetral al Coso" hay movimiento económico, mientras que en el núcleo apenas hay actividad.

EL PARQUE, "EL MAYOR PIPICÁN DE ARAGÓN"

La primera demanda del barrio de San José es "en clave política" y no es otra que pedir "más participación de las asociaciones de vecinos en las decisiones". Fernando Anoro, presidente en funciones de la entidad vecinal, reclama que las asociaciones vecinales "no tengan que enterarse de las obras en sus barrios por los medios o por ver" los trabajos en la calle, todo ello con el propósito de "opinar en positivo".

Las otras dos reivindicaciones del barrio son más concretas y tienen que ver con Textil Bretón y con el Parque Miguel Servet.

Respecto a la primera, Anoro apunta que ahora que hay una posibilidad de que se construya una residencia de la tercera edad en el solar "es el momento para acabar bien el resto de la manzana". Así, pide que se abra una vía peatonal entre "la escombrera" -en el centro del solar- y la calle Ingeniero Bello y "que se hable" de lo que se hará en la zona pública de Textil Bretón, "si es aparcamiento, que es muy necesario, si es zona verde, que quizás haya suficientes ya, o si hay un edificio de uso público".

En cuanto al Parque Miguel Servet, la asociación, "preocupada" por su estado, critica que "se ha convertido en el mayor pipicán de Aragón" y denuncia que ahora "es una zona privativa para los perros, que cagan y mean donde juegan los niños".

Desde María Auxiliadora, el presidente de la Asociación de Vecinos explica que las demandas del barrio vuelven a ser las mismas de cada año debido a la parálisis de los asuntos reclamados, como la retirada de la subestación eléctrica de la avenida Doctor Artero. "Estamos muy decepcionados con el PSOE y Luis Felipe a la cabeza y Urbanismo a la cabeza, porque en el anterior mandato sólo enviaron una carta a Endesa", manifiesta Javier Moreno, lo que lleva a tener "poca confianza" en que haya avances.

También demanda una mayor preocupación con las antenas de telefonía aplicando el "principio de precaución" e integrar el Isuela en el barrio. Asimismo, lamenta que las últimas obras en el distrito "no hayan servido para apaciguar el tráfico".

Y desde la junta gestora de Santiago, Maribel Abril pide más comunicación con el Ayuntamiento y que "compense" el próximo año que este "no ha habido nada para fiestas". También reclama arreglos en las aceras e iluminación del barrio, aspectos "que dan pena" en algunos puntos de Santiago. En resumen, "que el Ayuntamiento se moleste en venir y escuchar" las demandas de los vecinos.

Pedro Pérez, presidente de la Encarnación, espera "ceder el testigo" a final de año una vez solucionado el tema de las subvenciones con el Ayuntamiento. Por este motivo y debido a la falta de personas "comprometidas" con el barrio, no ha habido reivindicaciones.

Etiquetas