Huesca

BARRIOS

En el aire el futuro de cuatro asociaciones de vecinos en Huesca capital

San José, María Auxiliadora, Encarnación y Santiago podrían desaparecer

En el aire el futuro de cuatro asociaciones de vecinos en Huesca capital
En el aire el futuro de cuatro asociaciones de vecinos en Huesca capital
R.N.

HUESCA.- El movimiento vecinal en Huesca, bastante alicaído en los últimos años, se encuentra ahora en un momento muy delicado y hasta cuatro de los ocho barrios de la ciudad corren el riesgo de perder su asociación de vecinos en los próximos meses.

La primera asociación de vecinos que va a tratar de asegurar el relevo en su junta -y con ello la continuidad de la propia entidad- va a ser la de San José.

Su presidente en funciones, Fernando Anoro, explica que el 6 de septiembre, el próximo viernes, habrá una asamblea -a la que se invita a todos los vecinos del barrio, sean socios o no- con la intención de que surjan voluntarios para formar tanto grupos de trabajo como una nueva junta directiva.

Si de esta asamblea no sale ningún voluntario, se celebrará otra en diciembre en la que se tratará si la asociación sigue o no, caso en el que se nombraría una "gestora para cerrar" la entidad vecinal.

Pese a este calendario de posible final, Anoro manifiesta tener "toda la confianza del mundo" en que haya voluntarios la próxima semana.

Este "ánimo positivo" también lleva a que las actividades que organiza la asociación comiencen en septiembre y sigan "igual" que hasta ahora.

El futuro de la Asociación de Vecinos de María Auxiliadora pasa por la importancia que dé el nuevo Ayuntamiento a la participación ciudadana y al movimiento vecinal.

Javier Moreno, presidente de la entidad, recuerda que la renovación de la junta está en "stand-by" hasta que el nuevo gobierno local responda a la carta que la entidad envió en julio para conocer la postura en participación y asociaciones vecinales. "El anterior mandato no hubo receptividad y se entrometieron en fiestas", en alusión a la orquesta que organizó el Ayuntamiento el 24 de mayo -un día antes de elecciones- pese a que la asamblea del barrio había decidido no organizarla.

Por ahora, María Auxiliadora concede "los cien días de cortesía" al nuevo Consistorio para que responda sobre su postura en movimiento vecinal.

Situación similar y por causas parecidas se da en el barrio de Santiago, regido desde hace años por una gestora. Maribel Abril, portavoz de la gestora, informa de que habrá una asamblea en octubre para buscar voluntarios que conformen una junta directiva, que no gestora.

"Si no hay voluntarios, iremos al Ayuntamiento para ver qué hacemos con las llaves (de la entidad y local social) y si quiere tener asociaciones vecinales o no", agrega Abril.

La portavoz de la gestora de Santiago, en la misma línea que el presidente de María Auxiliadora, atribuye la situación a "la falta de caso" por parte del Consistorio -"ni siquiera nos recibe"- , lo que "afecta" a la poca o nula implicación de los vecinos.

El presidente del barrio de la Encarnación, Pedro Pérez, reclama un mayor "compromiso" ya que en los últimos años ha sido un aspecto que se ha echado en falta. A raíz de ello, Pérez afirma que su intención ahora mismo es dejar solucionado el tema de las subvenciones con el Ayuntamiento "para a final de año ceder el testigo". Desde su postura reclama un mayor número de "personas comprometidas", ya que ahora no hay y "estoy yo solo desde hace casi 2 años". Al Consistorio le pide un mayor compromiso con las fiestas del barrio, pues ha habido casos en los que "se les ha pagado una orquesta que cuesta el doble o el triple que las nuestras".

El Casco Viejo formará nueva junta en el próximo mes de septiembre. Susana Oliván, por el momento, ejerce de presidenta en funciones.

Etiquetas