Huesca

MERCADILLO

Inquietud en el mercadillo de Huesca por las obras en Ramón y Cajal

Los vendedores quieren seguir en otro punto del paseo o en calles cercanas

Los vendedores del mercadillo de Huesca proponen trasladarse al centro por las obras del Coso Bajo
Los vendedores del mercadillo de Huesca proponen trasladarse al centro por las obras del Coso Bajo
R.N.

HUESCA.- El ánimo general de los vendedores del mercadillo de los sábados en Ramón y Cajal es de "intranquilidad" tras la propuesta inicial del Ayuntamiento de trasladar estos puestos junto a las piscinas de San Jorge mientras duren las nuevas obras de remodelación del paseo. Israel Cortés, representante del colectivo, explicó que la contrapropuesta de este casi medio centenar de comerciantes es que el Consistorio les reubique en el mismo paseo, en un lugar diferente al de las obras, o en las calles adyacentes durante la segunda fase de remodelación de la avenida.

El Ayuntamiento señaló este jueves que informará de dónde reubica el mercadillo cuando esté todo decidido y resaltó que todavía no hay fecha de inicio para las obras ya que la adjudicación aprobada hace dos semanas sigue en plazo de recurso.

El pasado 20 de diciembre, la Mesa de Contratación acordó adjudicar la reurbanización en el tramo que va desde José María Lacasa a Camila Gracia a la empresa Copha por 1,38 millones de euros. Los trabajos se alargarán diez meses.

El representante de los vendedores confía en "el talante y voluntad" del alcalde y el Ayuntamiento para llegar a una solución acordada por ambas partes. "Voluntad en el Ayuntamiento hay, pero hace falta un espaldarazo de Luis Felipe y conocemos positivamente el talante del alcalde", agrega Cortés.

El colectivo ya ha tenido algunas reuniones con la concejala de Desarrollo, Rosa Gerbás, y ha manifestado su rechazo a ir a San Jorge. "No lo vemos, llevamos ya bastante tiempo allí y bien, pero ir dos veces por semana al mismo lugar no lo vemos", indica el portavoz de los comerciantes, que poco antes de Navidad pidió por escrito una reunión con el alcalde para tratar de encontrar una solución definitiva durante las obras.

Para Cortés, el traslado a dicho lugar no supondría ningún beneficio, ya que los vecinos cercanos a San Jorge no irían dos veces al mercadillo por semana en lugar de una, y "muchos de los vecinos de Ramón y Cajal no irían porque está muy lejos y se prefiere la cercanía".

La alternativa que dan los vendedores a las opciones del Ayuntamiento son o bien situarse en otro punto de Ramón y Cajal -los 49 puestos ocupan 390 metros, precisa Cortés- o moverse a una calle del entorno.

EL MERCADILLO, "ELEMENTO DINAMIZADOR" DEL ENTORNO

Cortés argumenta que la ubicación en Ramón y Cajal no solo es buena para los vendedores ambulantes, sino también para los consumidores y para el barrio. El mercadillo "siempre ha beneficiado al consumidor, porque además da una vuelta, consume en los bares cercanos..." y también al entorno más general -comercios y vecinos- porque actúa como "elemento dinamizador".

La petición de los vendedores ambulantes, insiste su representante, es que el Ayuntamiento "agote todas las opciones" de nuevo emplazamiento temporal en Ramón y Cajal o en las calles cercanas.

Etiquetas