Huesca

SEGURIDAD PRIVADA

El contrato de vigilancia privada puede formalizarse en días

La Junta de Gobierno Local se reunirá este martes

El contrato de vigilancia privada puede formalizarse en días
El contrato de vigilancia privada puede formalizarse en días
R.G.

HUESCA.- El contrato de vigilancia de edificios municipales llegará a la Junta de Gobierno Local del próximo martes, informaron este viernes fuentes del Consistorio, por lo que la asunción de estas labores por parte de una muy mermada plantilla de la Policía Local podría acabar en breve.

El retraso en la adjudicación de este contrato llevó a que, pocos días antes de las Navidades, la Policía Local tuviera que asumir estas funciones, entre las que se encuentran la vigilancia del parquin del Ayuntamiento, de los Servicios Sociales o del Centro Cívico Santiago Escartín, así como la seguridad en eventos tales como la cabalgata de Reyes Magos.

Las demoras en el proceso de adjudicación de la vigilancia de edificios municipales comenzaron cuando el primer concurso quedó desierto. El segundo, ganado por la empresa Innovative Security Concept (ISC), se aprobó a escasos días de las Navidades pero el contrato con la anterior adjudicataria, Ariete, finalizaba a los pocos días y el Ayuntamiento no podía prorrogarlo por aspectos legales.

Desde entonces hasta que se formalice el contrato tras la comprobación de la documentación aportada por ISC -algo que podría suceder el próximo martes-, la Policía Local ha cubierto estos servicios pero la polémica ha sido intensa.

Los sindicatos con representación en el cuerpo municipal de Policía (CSL-Cipol y CSIF) criticaron con dureza esta situación que agrava todavía más la reducción de plantilla que ha sufrido la Policía Local desde que se implementaron las medidas de austeridad contra la crisis. Hoy, el cuerpo policial cuenta con alrededor de unos 30 agentes en activo menos que a comienzos de la crisis, lo que ha llevado a que en los últimos años no se hayan cubierto los servicios mínimos de manera reiterada.

La obligación de cubrir las labores del contrato de vigilancia agravó esta carestía de efectivos, ya que estos servicios son "fijos y prioritarios", lo que supone que aproximadamente se pierdan unos tres agentes por turno, efectivos que en lugar de estar en la calle tienen que estar vigilando el parquin del Ayuntamiento, el edificio de Servicios Sociales o el del Centro Cívico Santiago Escartín.

MÁS PROBLEMAS POR EL NUEVO CUADRANTE

Al problema causado por tener que asumir estas labores se sumó además el nuevo cuadrante de la Policía Local, que entró a vigor con el cambio de año.

Según los sindicatos policiales, el nuevo cuadrante es inaplicable en estas circunstancias, sobre todo por la falta de plantilla, y el principal perjudicado de que en bastante turnos no se llegue a los servicios mínimos es el ciudadano, "que tiene a dos agentes menos en la calle como poco". Esta situación, auguran, va a ser habitual hasta que no se eleve la plantilla.

Etiquetas