Huesca

ALTO ARAGÓN ECONÓMICO

El riesgo del nuevo SMI en el empleo crece según la Ceoe

Agricultura, hostelería, empleo doméstico, dependencia y limpieza, sectores más sensibles a la afección de la medida

La patronal aragonesa demanda "flexibilizar más" los créditos ICO
La patronal aragonesa demanda "flexibilizar más" los créditos ICO
D.A.

HUESCA.- La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) acordada entre Gobierno, Ceoe, Cepyme, UGT y CCOO, preocupa a las empresas de Aragón, obligadas a asumir en dos años un alza del 29,1 por ciento que, si bien directamente tiene una afección minoritaria para empresas y trabajadores, repercute indirectamente en el conjunto del tejido empresarial y el mercado laboral.

Los trabajadores que perciben el SMI en Aragón son 61.902 (en España 2.089.048), lo que supone el 13,06% de los asalariados y el 10,6% del total de ocupados (incluyendo a autónomos). De hecho, la gran mayoría de los convenios en Aragón y en España fijan sus salarios inferiores por encima del SMI.

Son la agricultura y los servicios de limpieza junto a los afiliados al Sistema Especial Hogar de la Seguridad Social, los que concentran la mayoría de trabajadores con el Salario Mínimo. A ellos se unen en el ámbito nacional parte de los sectores de comercio y hostelería.

Estas actividades, intensivas en mano de obra, pueden ver comprometida la viabilidad especialmente de pequeñas empresas y, por tanto, de sus empleos, ya que los costes laborales representan un porcentaje muy importante de su volumen global de costes y se ven obligadas a aplicar esta subida se produzcan o no aumentos de productividad y precios que permitan afrontarla. El incremento supone, además, un alza de la cotización a la Seguridad Social tanto en la cuota empresarial como para los trabajadores.

La combinación de estos factores puede llevar al recorte de las horas de los contratos o la reducción del empleo. En el peor de los casos, especialmente en el ámbito de los empleados del hogar, puede producir un repunte de la economía sumergida, con efectos negativos para trabajadores, empleadores y Administración, puesto que se traduciría en menores cotizaciones y pagos de impuestos.

Ceoe Aragón ve muy previsible que la suma de subidas continuadas del SMI presione al alza en la negociación colectiva del resto de trabajadores y repercuta, así, negativamente sobre el clima laboral general.

Aun con el punto positivo de que se haya consultado in extremis a los agentes sociales y rebajado el aumento inicialmente anunciado, preocupan mucho los anuncios del Gobierno en el conjunto del terreno laboral, que debe mantenerse estrictamente en el ámbito del diálogo social si se quiere propiciar un clima laboral y una implicación positiva del tejido productivo.

MENOS EMPLEO

Ceoe Aragón calcula que en la comunidad podrían haber creado al menos 1.333 empleos más en 2019 (casi 4 al día) si no se hubiese producido el alza de 2019. Es una estimación a partir de las diferencias de cotizantes a la Seguridad Social, con la que el BBVA ha cifrado en 45.000 los asalariados menos alcanzados en 2019 en España respecto a su potencial aumento si no se hubiese elevado el SMI. Este efecto sobre el empleo del primer año se incrementará progresivamente por la afección a la cuenta de resultados de las empresas.

Ceoe Aragón recalca que los salarios deben ir ligados a la productividad y al reparto de los ingresos de una empresa que se establece a través de la negociación colectiva entre trabajo, impuestos y margen. Si no es así y los salarios crecen por encima de los ingresos, la empresa está abocada a pérdidas y, si persisten, al cierre; con la pérdida parcial o total de empleos.

Otro problema que plantea la subida forzada del SMI es el desfase de los contratos públicos firmados contemplando los salarios previos a estas alzas. Las empresas no deben ni pueden asumir las pérdidas sobre lo contratado que les supondrá La subida.

Ceoe Aragón pide evitar en otros ámbitos medidas negativas en plena desaceleración.

Etiquetas