Huesca

MUNICIPIOS INCORPORADOS

El Consistorio cambia su modelo de relación con los barrios rurales de Huesca

Los alcaldes pedáneos pidieron reunirse tras años "ninguneados"

El Consistorio cambia su modelo de relación con los barrios rurales de Huesca
El Consistorio cambia su modelo de relación con los barrios rurales de Huesca
R.G.

HUESCA.- El gabinete de la Alcaldía oscense comenzará la semana que viene a reunirse con cada uno de los ocho alcaldes pedáneos de los municipios incorporados para conocer in situ, en cada uno de los ocho barrios rurales, sus necesidades y reivindicaciones. El gabinete de Alcaldía también será el interlocutor con los representantes de los municipios incorporados y estará al tanto de una de las mayores quejas de los barrios rurales, las inversiones que se anuncian pero luego no se materializan.

Asimismo, habrá reuniones "periódicas" con todos ellos, agregó el Ayuntamiento, que matizó que eso "no significa todos los meses".

Lo que no cambiará, aunque hubo una propuesta del Ayuntamiento, será el modelo de financiación, que permanecerá en 18.000 euros anuales en inversiones para cada municipio, 2.000 para mantenimiento y 1.000 para fiestas, un presupuesto "que no ha subido desde 2005", apuntó Mayte Miranda, alcaldesa pedánea de Bellestar del Flumen.

Este cambio en la relación del Ayuntamiento oscense con sus ocho barrios rurales se dio a conocer en la reunión que hubo el miércoles en el Consistorio entre representantes municipales (el alcalde Luis Felipe, la concejala de barrios rurales Rosa Serrano, el secretario, técnicos y los jefes de gabinete y de las brigadas, entre otros) y los ocho delegados de Alcaldía en cada municipio rural, más conocidos como alcaldes pedáneos.

Los ocho representantes de los municipios incorporados habían reclamado el pasado viernes y con la firma de todos ellos esta reunión tras años sintiéndose "abandonados" y "ninguneados" por el Ayuntamiento de la ciudad. "Ahora somos la Huesca vacía y no queremos ser la Huesca desolada totalmente", manifestó a este diario Tomás Escartín, alcalde pedáneo de Fornillos, para resumir el sentir generalizado de los barrios rurales antes de esta reunión.

La alcaldesa de Bellestar evidenció esa indiferencia que ha habido hasta ahora con el hecho de que "este mandato ni tenemos el teléfono de la concejala de barrios rurales. Es la primera vez que nos pasa. Nos dieron uno de un miembro de Alcaldía y contesta varios días después".

El encuentro con el Ayuntamiento ha hecho cambiar poco esa sensación, según la opinión mayoritaria de los delegados de Alcaldía consultados, hartos de "promesas que no se cumplen".

"Fueron los temas de siempre porque siempre estamos con los temas de siempre", declaró Miranda. "Me sorprenderá si nos hacen caso esta vez. Ojalá me equivoque pero la experiencia me dice que no".

"Les doy el beneficio de la duda, pero tengo mis reticencias", dijo en la misma línea José Antonio Torralba, alcalde de Cuarte. Ese resquemor viene porque hasta ahora han sido "bonitas palabras pero luego ni caso".

Más optimista se declaró David Sauras, de Banariés: "Es muy positivo hasta ahora. Si cumplen lo que han dicho estará muy bien". Y aunque "en los últimos cuatro años, siempre han sido intenciones", Sauras comentó que "hoy no tengo dudas porque salvo Luis Felipe, todos (los presentes en la reunión) eran nuevos".

También Mariano Allué es optimista, aunque con cierto escepticismo. Para el alcalde de Apiés, si lo anunciado por el Ayuntamiento se cumple, "sería un giro de 180 grados", pero por ahora "son todo promesas" y no hechos todavía.

Uno de los aspectos que más duelen son las inversiones que se aprueban cada año pero "muchas de ellas no se hacen", aspecto en el que coinciden todos los delegados de Alcaldía consultados, cada uno con ejemplos concretos de su propia localidad.

Allué afirmó que el año pasado el Ayuntamiento solo intervino en reventones; Escartín, de Fornillos, dijo que "a principios de año se decide qué hacer, pero como no hay seguimiento, se llega a fin de año, no se ha hecho y se pierde el dinero". Miranda, de Tabernas, agregó a esto su deseo de saber a qué se destina finalmente ese dinero que no se invierte en los barrios rurales.

También Sauras indicó que en Banariés, "como en todos los barrios rurales, hay obras que no se han hecho" por la causa apuntada por el alcalde de Fornillos.

Torralba, de Cuarte, apuntó que en 2019 "sí se ha ido haciendo más o menos todo pero después de molestar mucho" al Ayuntamiento.

El regidor oscense, Luis Felipe, se comprometió a cambiar esta situación, señalaron varios representantes de los barrios rurales.

Varios alcaldes pedáneos también reconocieron la dificultad que crea la nueva Ley de Contratación Pública, que obliga a que lo presupuestado para un año se gaste ese año. Si no es así, la actuación no se ejecuta. Una norma "leonina", en palabras de Sauras.

MENOS DEL 1 % DE LA POBLACIÓN DE HUESCA

Los ocho barrios rurales (Apiés, Banariés, Cuarte, Tabernas de Isuela, Fornillos, Buñales, Huerrios y Bellestar del Flumen) suman 410 habitantes, ni el 1 por ciento de la población total de Huesca. Los más poblados son Apiés y Cuarte, con casi 80 empadronados. El más pequeño, con menos de 30 residentes, es Fornillos (29).

Este casi irrelevante peso en el censo es la causa que atribuyen varios de los alcaldes pedáneos consultados al "ninguneo" al que les tenía relegados, al menos hasta ahora, el Ayuntamiento oscense.

A partir de ahora, la sensación común respecto a los compromisos del Ayuntamiento es un "ya veremos".

Este periódico intentó contactar con el resto de alcaldes pedáneos.

Etiquetas