Huesca

GALARDONES DE LA DPH

El XXII Galardón Félix de Azara premia el compromiso con el entorno de los guardas de refugios de montaña

La DPH ha entregado la máxima distinción a estos profesionales en una gala en la que Miguel Gracia ha reclamado una nueva política forestal

El XXII Galardón Félix de Azara premia el compromiso con el entorno de los guardas de refugios de montaña
El XXII Galardón Félix de Azara premia el compromiso con el entorno de los guardas de refugios de montaña
P. S.

HUESCA.- El colectivo de guardas de refugios de montaña del Alto Aragón ha recibido este viernes el XXII Galardón Félix de Azara de la Diputación Provincial de Huesca (DPH) en una concurrida gala que ha puesto en valor esta profesión vocacional y comprometida con el entorno natural que cuenta con más de 40 profesionales en la provincia.

El salón de actos de la institución provincial ha acogido este acto en el que también se ha distinguido a otros colectivos, entidades y particulares y que ha estado conducido por Mariano Navascués, presentador y gran conocedor del territorio aragonés.

El grupo Ensemble Más que Voces, ha amenizado el inicio de esta velada con una actuación tras la que se ha dado paso a la entrega de una larga y merecida lista de premios.

CLICA AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE FOTOS

En las butacas del salón de actos ha habido muchos escolares.Más de una veintena de alumnos del CRA Alta Ribagorza de Benasque han asistido a la gala para recoger un premio por su trabajo ‘Convivencia en el parque natural Posets Maladeta’. La categoría de Premios escolares también ha tenido un accésit para el IES Ramón y Cajal de Huesca, por su trabajo sobre un jardín vertical para el centro y otro más para el CRA Baja Ribagorza de Capella, por ‘Herbetas que nos aduyan’.

El primer premio de fotografía ha sido para Jorge Ruiz del Olmo por su instantánea ‘Árbol, dulce hogar’, y el accésit ha recaído en Carlos Giménez Pradas por ‘Amanecer en la alberca de Alboré’. Además, Pablo Lozano ha sido distinguido en el apartado de Medios de Comunicación Social por su documental ‘Salvar al bucardo’ y el accésit lo ha recogido Sergio Sánchez, por sus reportajes ‘Vive experiencias únicas’ y ‘Conocer y sentir la cara B del Pirineo’.

Tras las Becas a la Investigación y las Ayudas a la Edición, finalmente, se ha hecho entrega del XXII Galardón Félix de Azara a los profesionales que mantienen los 16 refugios de montaña guardados que hay en la provincia de Huesca, que alcanzan casi las 100.000 pernoctaciones al año.

Xaro Cantanero, guarda forestal titular en el refugio de Lizara, y Joaquín Sánchez, en el de Estós y con 30 años de profesión a sus espaldas, han hablado en nombre de este colectivo y se han mostrado “muy orgullosos” por recibir este premio que reconoce la labor que desarrollan.

“Es un galardón que distingue muchos años de experiencia y de trabajo, la verdad es que es una labor muy peculiar, en la que somos muy pocos, por lo que nos sentimos muy agradecidos”, ha comentado Joaquín Sánchez.

Ambos han explicado que su trabajo “totalmente vocacional” forma parte de una profesión “muy particular”, cercana a la naturaleza, muy sacrificada y con muchas horas de soledad. De su día a día han detallado que consiste en hacer “de todo un poco” y que se basa en hospedar a la gente, realizar un mantenimiento de los refugios, además de prestar su ayuda a los grupos de rescate.

Por su parte, Xaro Cantanero ha manifestado que suele pasar “días y hasta semanas de soledad absoluta, en función de la meteorología, y otros con mucha afluencia” en jornadas en las que se levantan a las cuatro y media de la mañana y trabajan hasta la noche. Su compañero, ha apuntado que “simplemente cuando uno de cada cien agradece tu labor, solo por eso merece la pena”.

El presidente de la DPH, Miguel Gracia, ha puesto el broche a esta gala desde la que ha destacado la labor de los guardas de montaña porque su trabajo "es la muestra del compromiso con el entorno natural, dais visibilidad, generáis conciencia entre los más jóvenes del valor de nuestro territorio y, sin lugar a dudas, contribuís a enriquecer el patrimonio científico y natural".

Ha añadido que estas personas "parten de un denominados común: su vocación por vivir de una forma sostenible en la montaña, implicados con el territorio que los acoge, a veces en contextos no fáciles, de varios días aislados en soledad".

Asimismo, Miguel Gracia ha destacado a su vez la incorporación de la mujer a estos trabajos y puesto de manifiesto la tradición de estos espacios. "Los refugios son herederos de los antiguos hospitales de montaña, que daban cobijo y alimento a los viajeros y peregrinos que recorrían el Pirineo bien por motivos comerciales o religiosos principalmente. Hoy son otros los motivos: el deportivo y el turístico, además de la curiosidad humana de conocer lugares de alta montaña".

Su intervención también ha servido para reclamar una nueva política forestal, "para trabajar más el campo preventivo, y propiciar y contar con las personas que viven en los pueblos".

"Estamos viendo estos días movilizaciones de la gente que trabaja en esa agricultura y ganadería que se resiste a perecer, y que aparte de los productos de proximidad y cercanía, es necesaria como elemento de sostenibilidad".

Finalmente, el presidente de la Diputación ha manifestado que "es tiempo de actuar volviendo la mirada hacia el territorio, como valor contra esa lucha del cambio climático, que tanto altavoz encuentra en las grandes ciudades. Lo rural y lo urbano lo necesitan y ha desellarse una alianza entre ellos".

Etiquetas