Huesca

SUCESOS

La bebé que cayó a una piscina en Banariés recibe el alta hospitalaria

La pequeña pasó varios días en la UCI Hospital Miguel Servet de Zaragoza y luego pasó a planta

La bebé que cayó a una piscina en Banariés recibe el alta hospitalaria
La bebé que cayó a una piscina en Banariés recibe el alta hospitalaria
D.A.

HUESCA.- La bebé de poco más de 1 año de edad que cayó el domingo día 1 de marzo a una piscina privada en Banariés ha recibido el alta médica este miércoles tras permanecer ingresada durante once días en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, según nos han confirmado fuentes relacionadas con el caso.

En un primer momento, tras el incidente la pequeña estuvo en la UCI pediátrica del dicho centro hospitalario en la capital aragonesa y pasó a planta el martes día 3 continuando con el tratamiento hasta hoy, 11 de marzo.

La bebé de un año de edad cayó a una piscina privada en el barrio rural de Banariés y en el momento de los hechos, un enfermero de urgencias del San Jorge que pasaba por la zona mientras entrenaba tuvo que practicarle las maniobras de reanimación hasta que llegaron los sanitarios del 112. El enfermero fue ayudado por una pareja del pueblo, médico él y enfermera ella.

Tras esta primera intervención, es mismo domingo día 1, un helicóptero del 112 la trasladada a Zaragoza e enicialmente su estado de salud era muy grave ya que había sufrido una parada cardiorrespiratoria.

Según confirmó aeste periódico la Policía Nacional, la bebé cayó a la piscina de manera accidental. Sus padres se percataron en seguida y la sacaron en ese mismo momento del agua, llamando acto seguido al teléfono de emergencias 112.

El suceso ocurrió a primera hora de la tarde del domingo. Y por suerte, un enfermero de Urgencias del Hospital San Jorge, Álex Gállego, corría por Banariés mientras entrenaba para la media maratón de Zaragoza. "Vi a un señor mayor que corría y, pocos metros más adelante, a dos personas que pedían ayuda e intuí que algo grave estaba sucediendo".

Como profesional sanitario, Gállego entró al jardín donde habían ocurrido los hechos. La bebé, recuerda, estaba en parada cardiorrespiratoria. "Empezamos a hacerle las maniobras y creo que la premura fue clave".

A la vez que trataba de reanimar a la bebé, el enfermero se preocupó de que llegaran más profesionales sanitarios y se aseguró "en tres ocasiones de que habían llamado al 061".

Antes de que llegara el refuerzo del 061 lo hicieron dos vecinos de Banariés, "un médico y una enfermera", que ayudaron con las maniobras "hasta que llegó la UVI móvil".

La bebé salió finalmente de Lla parada cardiorrespiratoria y el helicóptero del 112 se la llevó a Zaragoza, concluye Gállego, que destacó "el gran equipo" que formaron profesionales y todos los implicados en la reanimación de la niña y expresó su deseo de que se recupere.

Etiquetas