Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Manuel Carrión desde la papelería Estilo de Huesca: “Cartulinas y folios es lo que más se demanda estos días”

Las papelerías de la capital altoaragonesa están con sus puertas abiertas para ofrecer material escolar y de oficina

Manuel Carrión desde la papelería Estilo de Huesca: “Cartulinas y folios es lo que más se demanda estos días”
Manuel Carrión desde la papelería Estilo de Huesca: “Cartulinas y folios es lo que más se demanda estos días”
P.S.

El Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo de 2020, por el que se declara el estado de alarma, indica, en el artículo 10, sobre las medidas de contención en el ámbito de la actividad comercial, que las papelerías pueden permanecer abiertas. El motivo es que se considera esencial que se pueda suministrar material de papelería a los estudiantes y a los trabajadores que están confinados en sus hogares y también a las empresas que continúan a pleno rendimiento, como pueden ser las gestorías o las aseguradoras.

El gobierno, con la normativa aprobada, no obliga a nadie a tener sus establecimientos en funcionamiento sino que recomienda los que deben abrir por considerarse necesarios. Este es el caso de las papelerías, y varias en la capital altoaragonesa abren estos días, aunque extremando las precauciones. "Estamos aquí, no por capricho, sino porque así lo decidió el Consejo de Ministros y hacemos lo que podemos para evitar el contagio", aseveran.

En Huesca, muchas de las papelerías son también librería y aseguran que esta situación es de "ruina total" y ya dan por perdida la fiesta del libro del 23 de abril. Sus miras de recuperación se ponen en la Feria del Libro, a principios de junio. "Pero ya veremos cómo va discurriendo", dicen. Ese es el sentir general de los responsables de papelerías y librerías que miran a Italia y ven cómo allí siguen confinados.

Así lo valora Chema Aniés, propietario de la Librería Anónima, cerrada al público durante todo el estado de alarma. "Estoy solo para recoger pedidos porque esto no es un bien de primera necesidad. Ya haremos cuentas cuando esto termine porque ahora solo hay pagos y ningún ingreso", afirma. Todo el trabajo editorial se ha parado y se han suspendido todas las presentaciones.

Y es que libros no se venden estos días a pie de calle, pero cartulinas y folios, muchos. "Es lo que más estamos vendiendo: cartulinas para los niños que tienen que hacer trabajos para el colegio y folios", desvela Manuel Carrión desde la papelería Estilo. "Prácticamente no viene gente, por eso hemos reducido el horario y solo abrimos por la mañana", asegura Carrión. Es que esta situación, dice, "es de desastre, en general, para casi todos los sectores".

Desde la librería Másdelibros, su responsable, Ludi Escartín, explica que ellos también han abierto la tienda por si se necesita algún artículo de papelería, pero asegura que "se nota muchísimo el estado de alarma, la gente lo toma en serio y no se ve movimiento". "Eso es bueno", dice esperanzada, porque "si lo hacemos bien, esta situación va a durar menos tiempo".

Y aunque desde su página web indican cuáles son las medidas tomadas para abrir sin riesgos, como mantener la distancia de seguridad o no entrar más de tres personas en la tienda, afirma que no son necesarias: "Primero porque la gente se las sabe y las respeta y, segundo, porque ni se ha dado el caso de que haya más de dos personas en la tienda. Aquí no se forman colas como en la frutería o en la farmacia". "Tenemos un 75 por ciento menos de actividad que cualquier día normal. Eso es que los oscenses están en casa".

La misma sensación tiene Fernando Arguis, gerente de la Librería Santos Ochoa, quien pide además a los ciudadanos que se queden en casa. "Ya llevamos nosotros el material que necesitéis", indica. Así trabajan estos días: recogen pedidos por teléfono y los llevan a las casas. "Repartimos en Huesca capital con un patinete y una bici y, por supuesto, siguiendo todas las medidas de higiene". En este sentido, explica Fernando que aun con este servicio, hay personas que prefieren comprar de manera presencial. Para ellos también extreman las precauciones con geles hidroalcohólicos, medida de la que dispone también en el resto de papelerías. "Y vamos a colocar unas pantallas, de cristal laminado porque el metacrilato se ha terminado, para evitar contagios".

Ante esta escasez de entradas registradas, las papelerías han reducido el horario de apertura y el número de dependientes, y sugieren a sus clientes el pago con tarjeta y que no estén mucho tiempo mirando en la tienda, ya que "cuanta menos exposición, menos contagio". Y ante cualquier duda, que les consulten por teléfono.

Etiquetas